Por: Steven Oviedo.   10 septiembre
Jaime de la Pava antes del partido del Herediano ante Liga Deportiva Alajuelense. Fotografía José Cordero

El extécnico florense, Jaime de la Pava, se caracterizó por señalar los errores puntuales de sus jugadores tras los resultados adversos de esta temporada.

La política de De la Pava es poco usual en los entrenadores del balompié costarricense, una actitud que causó molestia dentro del vestuario. La Nación conoce de una fuente confiable que la forma en que el estratega recriminaba los rendimientos individuales en las conferencias de prensa era mal vista entre los futbolistas.

De La Pava fue destituido por la dirigencia florense tras la caída ante la Liga. En un comunicado de prensa oficial, la dirigencia agradeció su labor y aseguró que se llegó a un acuerdo para rescindir su contrato.

Ver más!

Las críticas. La primera vez que el técnico puntualizó en los fallos de sus pupilos fue en el partido de ida de los octavos de final de la Liga Concacaf, cuando Pablo Salazar, Keyner Brown y Jairo Arrieta recibieron las críticas del cafetero, a razón de algunos yerros defensivos que se produjeron durante el cotejo.

“No fuimos claros en la salida, Pablo (Salazar) tuvo algunos errores, el mismo (Keyner) Brown, no fueron seguros. Jairo me tiene que dar goles, necesitamos que los delanteros empiecen a marcar, una cosa es tener delanteros y otra es tener goleadores. Jairo lleva tres juegos sin anotar”, destacó en esa ocasión.

Posteriormente, los rojiamarillos vencieron al Santos de Guápiles 3 a 0, pero eso no evitó que Jairo Arrieta terminara siendo el blanco de las críticas del entrenador.

“El goleador en la etapa preparatoria fue Jairo Arrieta, por eso empezó (como titular). Marcó siete goles en la etapa preparatoria, pero el goleador en la fase competitiva, que es la más importante, es José Guillermo Ortiz”, explicó.

El juego de vuelta de los octavos de final de la Liga Concacaf ante el Santa Tecla, fue el turno para Omar Arellano y Jahmir Ordain, a quien les cuestionó pasar de ser figuras a bajar su rendimiento en la cancha.

En la derrota del Team ante el Deportivo Saprissa, el mexicano Omar Arellano salió del campo por una razón muy clara.

“Omar Arellano no estaba haciendo un buen juego”, sentenció.

Pablo Salazar pelea el balón con el delantero manudo, Róger Rojas. Fotografía: José Cordero.

Pasaron dos partidos en los que el estratega no evidenció las falencias de sus jugadores, ante Grecia y en la ida de los cuartos de final de la Liga Concacaf ante el Universitario de Panamá; partidos que el equipo ganó con facilidad.

No obstante, al ceder un empate en casa ante el Cartaginés, en un duelo donde cambió a los 11 jugadores titulares de su equipo, evidenció su disgusto con el trabajo de Heyreel Saravia, Jahmir Ordain y Esteban Espinoza.

“Otros detalles pesaron, como a Heyreel Saravia y Esteban Espinoza que les faltó claridad y no tuvieron buen juego. Hubo un rendimiento bajo y regular en algunos casos. Hay un esfuerzo físico pero no una claridad... Si ves a Ordain no tuvo su mejor partido”, argumentó.

Pese a que logró sellar la serie ante el Universitario de Panamá con un global de 5-1, las críticas llegaron para el joven Jimmy Marín.

“Nos faltó un poco más de claridad en la llegada de Jimmy Marín, creo que en esa característica de velocidad y desborde pudimos haber aprovechado más”.

De la Pava evitó las críticas hacia sus jugadores en los cotejos ante Pérez Zeledón y Carmelita, pero repitió la norma en la escandalosa goleada de 6-1 ante la Liga.

“Esteban Granados no tuvo un buen partido, de lo contrario lo habríamos equilibrado más”, dijo el entrenador.