Steven Oviedo. 29 noviembre, 2018
Aldo Magaña lucha por la pelota con Alejandro Cabral en el juego de vuelta de la semifinal entre Saprissa y Herediano. Fotografía: Rafael Pacheco

La temporada de los cuatro mexicanos del Club Sport Herediano no ha sido nada fácil, pero fueron fundamentales en la serie semifinal ante el Deportivo Saprissa.

Gerardo Lugo, Omar Arellano, Aldo Magaña y Antonio Pedroza no han logrado estabilidad en la formación titular de los rojiamarillos, pero también se tiene que tomar en cuenta que hubo tres entrenadores a lo largo de la campaña.

Pese a ese poco protagonismo, Jafet Soto tenía claro que la experiencia con la que cuentan estos futbolistas aporta mucho en instancias finales de campeonato.

En el caso de Omar Arellano, quien ha sido de los más criticados, demostró su calidad en un puesto en el que no es habitual verlo, al ocupar la posición de lateral derecho tras la salida por lesión de Heyreel Saravia.

Arellano tuvo que colocarse en dicho sector de la cancha por 75 minutos y tenía en frente a Christian Bolaños, que fue el mejor de los morados en toda la serie.

“Él es un gran jugador, por ahí en los mano a mano me ganó uno, le gané algunos. Creo que fue un gran duelo. La clave fue que estaba concentrado, que estaba metido en lo mío y cambié el chip rápido de volante a lateral”, detalló Omar Arellano

Omar Arellano ha participado en 21 encuentros del Herediano en este semestre, tomando en cuenta torneo local y Liga Concacaf, en los que ha acumulado 1.324 minutos.

“No desconozco para nada esa posición, ahí debuté, con Pachuca en mis inicios jugaba como lateral. Con los años y con la experiencia uno aprende mucho, si me toca jugar ahí o de volante uno lo tiene que hacer de la mejor manera”, explicó.

Arellano fue el único que empezó como titular ante los morados; sus compatriotas tuvieron que esperar en el banquillo por una oportunidad.

Los jugadores del Herediano durante los lanzamientos de penal ante Saprissa. Foto: Rafael Pacheco

El primero en entrar de cambio fue Aldo Magaña, quien ha venido siendo la variante recurrente por Yendrick Ruiz, quien ya estaba un poco desgastado por el trabajo que había realizado.

Con Arellano y Magaña en cancha fue el turno del experimentado Gerardo Lugo para ingresar al terreno a falta de 11 minutos para que terminara el tiempo regular, en lugar de José Guillermo Ortiz.

Lugo les dio más posesión a los rojiamarillos y manejó los tiempos del partido con mayor tranquilidad, para que el equipo no sucumbiera en los tiempos extra.

Para el tiempo extra fue el turno de Antonio Pedroza, enviado a la cancha para tomar el puesto de Jimmy Marín.

“Creo que hemos sufrido bastante, sabemos lo que es sufrir, dimos un paso más. Lo decidimos (los lanzadores de penales) por quien se sentía con confianza y así los tiramos, el que tiene más pantalones y está más seguro”, explicó Antonio Pedroza

Al final los tres aztecas que ingresaron a la cancha fueron designados para lanzar penales y todos vencieron a Kevin Briceño para darle el pase al equipo de Jafet Soto.