Fútbol Nacional

Los árbitros en la hora del misterio

Seguimos sin conocer cuáles dirigentes y en qué tono llamaban por teléfono a los árbitros antes de los juegos. Mientras tanto, los silbateros intentan defender su imagen disparando tarjetas.

Antes les decían malos, incompetentes, localistas o prepotentes. Ahora le suman una denuncia más grave: La de influir en los resultados intencionalmente.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.