Por: Cristian Brenes.   22 marzo

El árbitro Cristian Rodríguez levantó sus brazos y señaló el final del juego entre Cartaginés y Pérez Zeledón. Los reproches e insultos de los aficionados brumosos llegaron de inmediato al sentirse perjudicados, pero esta arremetida fue un detalle mínimo, en comparación con lo que le esperaba al réferi y sus compañeros en la zona mixta.

Rodríguez y sus asistentes, José Montes, Luis Granados y David Gómez, apenas dieron unos pasos en la zona de vestuarios del Fello Meza y de inmediato fueron abordados por dirigentes y jugadores blanquiazules. La temperatura subió a lo más alto en segundos, las ofensas iban y venían y de no ser por la seguridad privada, aquello parecía destinado a salirse aún más de control.

Dirigentes y jugadores de Cartaginés increparon al cuerpo arbitral encabezado por Cristian Rodríguez. Las acciones ocurrieron en la zona mixta, tras la derrota de los brumosos 2 a 1 ante Pérez Zeledón. Fotografía: Cristian Brenes.
Dirigentes y jugadores de Cartaginés increparon al cuerpo arbitral encabezado por Cristian Rodríguez. Las acciones ocurrieron en la zona mixta, tras la derrota de los brumosos 2 a 1 ante Pérez Zeledón. Fotografía: Cristian Brenes.

En medio de discusiones, encaramientos y una serie de acusaciones, Karina Rodríguez, comisaria de la Unafut, salió desesperada del lugar gritando: “llamen a la Policía”. La cara de la delegada denotaba angustia y desesperación, la escena la desbordó y la llevó a clamar por más ayuda para que no se dieran agresiones.

"El tema de las sanciones es competencia del Tribunal Disciplinario de la Federación, que aplicará el reglamento a todas estas personas". José Pablo Molina, jefe de prensa de Unafut.

Los refuerzos llegaron en segundos, aunque ya todo estaba bajo control y no hizo falta que la Fuerza Pública tomara medidas. Eso sí, los hechos bochornosos habían dejado sus huellas; los centenarios perdieron la cabeza, no precisamente los fanáticos, sino los propios miembros del equipo, quienes ahora deberán afrontar las consecuencias.

(Video) Gustavo Roverano, técnico del Cartaginés

Martín Arriola, Geovanni Clunie, Verny Ramírez y Dylan Flores aparecen mencionados en los informes de los silbateros y la comisaria, así como directivos del club. Todos ellos podrían ser suspendidos y también se daría una multa a la institución, aunque aún no hay claridad en el posible tiempo de suspensión y los montos de multas.

“La comisaria manifiesta en su informe que se dieron incidentes al finalizar el partido en la zona de camerinos, en donde algunos directivos de Cartaginés se abalanzaron contra el cuarteto arbitral de forma agresiva y se dieron insultos. De forma general, se expone que insultaron, tiraron objetos y gritaron fuerte algunos improperios”, señaló José Pablo Molina, encargado de prensa de la Unafut.

Los brumosos se quejaron de varias acciones, entre ellas un gol mal anulado a Néstor Monge y una amarilla que no le correspondía al jugador, una mano del generaleño Kevin Sancho dentro del área y una falta previa al primer tanto de los generaleños, así como los cuatro minutos de reposición que se dieron y en los que cayó el gol del triunfo de Pérez Zeledón, 2 a 1.

En la Vieja Metrópoli descartaron que se diera algún tipo de agresión física a los árbitros. No obstante, no ocultan que la impotencia y la frustración por las equivocaciones los llevó a reclamar airadamente.

“Voy a ser clarísimo y no voy a ocultar nada. Dirigentes, entres ellos me cuento, encaramos al árbitro y le dijimos lo que sentíamos, pero la seguridad los protegió perfectamente y a ningún árbitro se le tocó, aunque sí se dieron reclamos fuertes de nuestra parte porque nos sentimos perjudicados”, señaló Luis Fernando Vargas, jerarca blanquiazul.

Vargas reprochó la actitud de los réferis y aunque sabe que los castigos se darán y quedarán aún más diezmados para luchar por no descender, recalcó estar cansado de una situación que cataloga como frecuente y perjudicial para su equipo.

“Ellos tomaron una actitud de encarar y la misma seguridad es testigo de esto. Hay un nivel de frustración alto y un nivel de presión aún más alto y ante estas injusticias uno explota… Como que escogen los (árbitros) más malos y los mandan a Cartago, estamos cansados y si nos quedamos callados, va a seguir sucediendo lo mismo. O reacciona la Comisión y hace algo diferente o nos arrinconan más”, concluyó el dirigente.

"Es duro contenerse ante tanta injusticia. Ahora debemos ver con qué jugadores nos quedamos", Gustavo Roverano, técnico de Cartaginés.

El Tribunal Disciplinario de la Federación se reunirá este jueves y luego de analizar los informes de los silbateros y de la comisaria establecerá las medidas en contra de quienes participaron en los actos bochornosos en el Fello Meza.

Luis Fernando Vargas (presidente de Cartaginés): 'Agresión al árbitro no se dio'

Luis Fernando Vargas, presidente de Cartaginés

—¿Qué ocurrió en la zona mixta con el cuerpo arbitral?

—Hay un nivel de frustración alto y un nivel de presión aún más alto. Ante estas injusticias uno explota y es que no se puede permitir que pasen estos abusos.

”Sí podemos al menos hablar y al menos decir algo, que es más un derecho al berreo, lo vamos a hacer. Sabemos que vienen sanciones, porque en eso se escudan. Estamos en un estado de indefención total, lo que ellos dicen es santa palabra y lo nuestro apenas un reclamo. Fue descarado lo que pasó, la mala actuación de estos señores (árbitros) fue evidente y no queda más que explotar”.

—¿Qué medidas van a tomar?

—El exárbitro Wálter Quesada nos dio una charla, hablamos y nos colaboró en temas de reglamentos y demás, pero por más capacitaciones y paciencia que tengamos para hacer las cosas diferentes, como que escogen los más malos o a los que quieren probar y los mandan a Cartago. Estamos cansados y si nos quedamos callados, va a seguir sucediendo lo mismo

”¿Qué puede pasar? O reacciona la Comisión de Arbitraje y hace algo diferente o nos arrinconan más, pero nos tenemos que arriesgar a esto. Que esto no sea justificación del rendimiento deportivo, estamos conscientes de que no hemos tenido los resultados que se requieren, pero situaciones como estas agotan la paciencia”.

—¿Agredieron físicamente al árbitro?

—Agresión al árbitro no se dio, creo que la seguridad privada actuó de buena manera. Lo que se dieron fueron palabras, pero no fuertes, sino que se les dijo que eran malos y epítetos similares, porque hasta en eso debíamos cuidarnos por las sanciones. Sin embargo, ellos tomaron una actitud de encarar y la misma seguridad es testigo de esto.

”Ahora lo que pasa es que nos van a sancionar y ya, pero uno se cansa”.

—¿Conocen que se darán sanciones a jugadores?

—Tenemos sanciones a jugadores, pero que los logren identificar, porque ni yo puedo decir quiénes estaban ahí, no logro identificarlos. Vamos a esperar lo que dicen.