Por: Steven Oviedo 24 abril, 2017
La celebración de Miguel Marín tras anotarle al Saprissa.
La celebración de Miguel Marín tras anotarle al Saprissa.

El Estadio Juan Gobán no estaba ni al 50% de su capacidad en el juego ante el Saprissa, pero esto no sorprendió a los jugadores de Limón.

Los caribeños eran conscientes de que el cierre del torneo, en que cayeron goleados ante Pérez Zeledón, Herediano y Belén, les iba a mermar la cantidad de público en las gradas.

"Ustedes vieron el estadio, que no estaba creyendo en nosotros. Considero que no estaban creyendo por esos tres partidos malos que tuvimos, pero demostramos que estamos para grandes cosas", explicó Miguel Marín, volante limonense.

Los 11 goles en contra y las tres derrotas consecutivas en el cierre del torneo, afectaron claramente la taquilla de los caribeños, pese a tener al campeón nacional en su casa.

Las dudas que podían tener los aficionados verdiblancos se disiparon con los cinco goles.

"Nosotros sabíamos que no iba a estar lleno por esos resultados. Duele que la afición no crea en nosotros, pero hoy (este domingo) les demostramos para que sigan creyendo", comentó Marín.

En la fecha 16 de la fase regular, al partido entre Limón y Saprissa llegaron 2.370 personas y se recaudó ¢16,1 millones, pero dichos números distan mucho de lo que reflejaba el Juan Gobán este domingo, aunque aún no se ha dado a conocer la asistencia y recaudación.

En lo que va del torneo, Limón FC es el octavo equipo en ingresos por taquillas, con ¢58,2 millones dejados por 11.997 aficionados.

Etiquetado como: