Por: José Pablo Alfaro Rojas.   6 septiembre

El portero de Alajuelense, Mauricio Vargas, asegura que el fallo cometido ante San Carlos se produjo por un error de comunicación con Porfirio López. El guardavallas se lanzó para cortar un centro rastrero de Diego Madrigal, pero se quedó corto, lo que le permitió a Álvaro Saborío recibir la pelota y anotar el segundo gol del duelo al 71′, en la caída de los erizos de 2 por 1 en el estadio Carlos Ugalde Álvarez.

Vargas acumulaba tres partidos sin recibir anotaciones desde que asumió la titularidad en lugar de Patrick Pemberton. Este miércoles acabó su buena racha en suelo norteño, a razón de la efectividad de Saborío y del error cometido en la segunda anotación, cuando la Liga trataba de igualar el cotejo.

Vargas recibió dos goles ante los norteños. Fotografía: John Durán.

“Hubo un error de comunicación. No escuché en ningún momento a López. Él me habló, pero le desvié el balón. Lastimosamente le quedó a Saborío. Son situaciones de las que uno tiene que levantarse", explicó Vargas.

Fue un partido difícil para el cancerbero, quien no tuvo tanto trabajo pero recibió dos anotaciones. El primer gol también fue obra de Saborío desde el manchón blanco.

“Como portero sé que estoy en riesgo de que me anoten. Estos tres partidos con el marco en cero no fueron casualidad. Se tuvo un tropiezo”, agregó el arquero.

En contraparte, Saborío volvió a marcar un doblete contra la Liga. La última vez que perforó las redes por partida doble ante los rojinegros se produjo en la temporada 2002-2003, cuando aún era jugador de Saprissa.

“Siempre pienso positivo, siempre quiero anotar y ayudar al equipo. Soy el mismo Saborío, solo que tal vez ahora disfruto un poco más el fútbol”, concluyó el delantero.