Daniel Jiménez. 14 agosto
Saprissa le pasó por encima a Jicaral con suma facilidad. Fotografía: José Cordero
Saprissa le pasó por encima a Jicaral con suma facilidad. Fotografía: José Cordero

Ganarle a Alajuelense en el Morera Soto fue el envión anímico que necesitaba Saprissa para comenzar a buscar el liderato en el campeonato nacional con argumentos sólidos.

Tras pasarle por encima a Jicaral con un contundente 4-0 y sin despeinarse, la S asume el lugar de honor de la tabla por primera vez en este certamen.

Eso sí, los morados quedan a la espera de lo que ocurra este jueves a la 11 a. m., en el Allen Riggioni, cuando los manudos visiten a Grecia.

Saprissa hizo lo suyo no solo el sábado en Alajuela, sino que ahora también presiona a la Liga, forzándola a ganar si quiere recuperar ese sitio de privilegio y tan cotizado en la tabla.

Es una puja que está completamente abierta por ese primer lugar y que es la posición que tanto desea la S.

Además de eso, los morados terminan de disipar dudas, van de menos a más, desaparecen las críticas hacia el sistema de Wálter Centeno, la afición le da un voto de confianza a Paté al ver que el equipo muestra más dinamismo y pareciera que ahora sí, el Monstruo despertó y despegó.

Vale recordar que los saprissistas debutaron con derrota ante el campeón en Ciudad Quesada (1-0), luego vencieron a Pérez Zeledón en la Cueva (3-0), cayeron en Guápiles contra Santos (4-0), se impusieron en Tibás frente a Guadalupe (4-1), sumaron tres puntos en el clásico y ahora amarraron un tercer triunfo en fila.

Saprissa no contó con Manfred Ugalde por el mordisco a Junior Díaz que le deparó una sanción de dos fechas, pero la realidad es que el equipo no lo echó de menos.

Un doblete de Suhander Zúñiga, un gol de Johan Venegas y otro de Christian Bolaños fueron suficientes para que los tibaseños cumplieran su tarea contra el equipo de Jeaustin Campos.

“Me voy contento porque lo importante son los tres puntos, contra un equipo motivado que le había ganado a Heredia”, mencionó Zúñiga, ese hombre que en este torneo sí se hace sentir con los morados.

Un reencuentro. Adolfo Machado regresó al Ricardo Saprissa, pero esta vez, el excapitán morado lo hizo con el uniforme de Jicaral y ahí sintió el gran aprecio que le guarda la afición morada.

“Tuvimos una primera parte muy mala, no supimos cerrar los espacios el Deportivo Saprissa los aprovechó muy bien. Estoy agradecido, era un sueño siempre volver, pero no se pudo con Saprissa, estamos defendiendo otros colores y estoy agradecido con la afición como me ha recibido”, comentó el panameño.

Machado no fue visto como un rival, firmó autógrafos y más de alguno le pidió una foto.

“Siempre he tenido buena aceptación por la afición morada, por el trabajo que se hizo”, reseñó el experimentado canalero.

Saprissa tendrá otro reto importante el sábado, cuando reciba a Cartaginés.

Después de eso, la S le hará frente en Tibás al primer juego contra el Alianza de El Salvador en los octavos de final de la Liga Concacaf.