Fanny Tayver Marín.   3 febrero
Jonathan Moya aún no ha anotado en este torneo. Fotografía: John Durán

Anotar se convirtió en una tarea compleja para Liga Deportiva Alajuelense en lo que va del Clausura 2020 y es por eso que Andrés Carevic dice que quizás a los rojinegros les ha hecho falta un poco de suerte.

Las decisiones de los manudos frente al marco no han sido certeras.

Según estadísticas recopiladas por La Nación, la Liga ha generado 70 remates en sus seis presentaciones ante Limón, Pérez Zeledón, Herediano, Universitarios, Cartaginés y San Carlos.

Esa cifra es reveladora, porque demuestra que el equipo no se olvidó de generar fútbol ofensivo, pero que la falla está en la precisión y la efectividad frente al marco.

De esos 70 intentos, apenas nueve terminaron en gol y aunque las comparaciones son tediosas, para estas alturas del torneo anterior, los manudos ya habían conseguido 14 conquistas.

Aparte de los nueve goles manudos marcados hasta el momento, las restantes 61 ocasiones fabricadas por los liguistas se reparten en 24 remates directos, 32 tiros desviados y cinco balones estrellados en el palo.

“Entre más oportunidades de gol, más oportunidades vamos a tener de anotar, eso es un hecho. Tenemos que prepararnos los delanteros y los volantes, las opciones van a quedar, hay que mentalizarnos en concretar. Hemos fallado muchísimo en los partidos anteriores y hay que ponerle especial atención a eso, a lo táctico, las ganas, la intensidad, eso es importante, pero hay que anotar, hay que ser contundentes y hay que volver a nuestras raíces, a lo que hicimos en el torneo anterior, donde éramos muy contundentes”, expresó el delantero Jonathan McDonald.

Según él, la Liga tiene mucho margen de mejora frente al marco rival.

“No hay que quedarse diciendo ‘la próxima, la próxima’... Es la que hay, porque hay partidos en los que solo tenés una o dos opciones de gol y no es que vamos a tener, cuatro o cinco y meter una. Hay que ser efectivos y hay que ponerle especial atención a eso todos, no solo los delanteros, sino el equipo completo”.

El atacante indica que en el equipo tenían claro que el arranque de este Clausura 2020 iba a ser un poco más complicado que el del torneo pasado.

“Tuvimos prácticamente una semana para volver a ponernos a tono, a tener la sensación con la pelota y no es fácil, es la planificación de la que los jugadores nos quejamos, porque tenemos muy pocas vacaciones de un torneo a otro, muy poca preparación. Los equipos que quedaron fuera tuvieron más tiempo para ensayar jugadas de bola muerta, prepararse mejor física y tácticamente y nosotros sobre la marcha tenemos que ir corrigiendo errores en un calendario que no hay para nada espacio para trabajar. Por dicha tuvimos esta semana larga, pero después volvemos a lo mismo y es muy complicado”.

Por su parte, Jonathan Moya también es autocrítico, al señalar: “A los delanteros nos falta eso que teníamos en el torneo pasado, pero no hay que bajar la cabeza. Son rachas que pasan. En el momento que empecemos a meter goles el nivel va a aumentar, nosotros como delanteros tenemos que ayudar con goles. No lo estamos haciendo y hablo de mi parte también, son cosas y aspectos por mejorar”.

Moya también dijo que en la Liga todos tratan de trabajar extras en los entrenamientos, pero que en los partidos es otra cosa.

“A veces iniciás en los torneos bien, todas las bolas te entran y en otros no, pero no hay que bajar la cabeza, hay que seguir trabajando y al final, cuando empiece la seguidilla de goles va a venir un buen momento para todos”.

La Liga recibirá este martes a Grecia, a las 8 p. m., en el Morera Soto.

Ver más!