Franklin González . Hace 5 días
Wálter Centeno se lamenta luego de una ocasión de Saprissa en el clásico nacional. Fotografía: José Cordero.
Wálter Centeno se lamenta luego de una ocasión de Saprissa en el clásico nacional. Fotografía: José Cordero.

La llegada de Walter Centeno al banquillo tibaseño ha representado un cambio significativo para varios jugadores, para algunos positivo, pero para otros no tanto.

El estilo del Paté ha repercutido en el parado del equipo en la cancha. La utilización de Michael Barrantes como zaguero central ha sido una de las principales novedades, además, una de las causas por las cuales algunos futbolistas ya no gozan de la titularidad en el equipo.

Para casos como los de Juan Bustos Golobio y Luis José Hernández ha generado un impacto positivo, pues son sinónimo de resurgimiento, nuevas oportunidades y de confianza, misma de la que no gozaban con Vladimir Quesada.

Golobio ocupa ahora la posición en la que fungía Barrantes el torneo anterior, un volante de recuperación o mixto.

El mediocampista registra, entre la temporada anterior y la actual, solamente 10 partidos como titular, dos de estos de manera consecutiva de la mano del nuevo estratega, y nueve ingresando de cambio.

Hernández ya estuvo bajo las órdenes de Centeno en su paso por Grecia en el 2017, cedido a préstamo por el Saprissa. En su estancia con el equipo griego disputó 21 partidos de titular y anotó tres goles, este desempeño le valió que el equipo morado lo quisiera de vuelta en su club rápidamente.

(Video) Nación Deportiva: ¿Es riesgoso el discurso de Wálter Centeno?

Luis José, durante la era de Quesada como técnico, sí disfrutó de más minutos, empero, de manera intermitente y sujeto a muchas rotaciones. Hernández jugó 17 partidos como titular, también entre la temporada anterior y la actual, e ingresó de cambio en tres ocasiones.

“Tengo eso a favor, tengo tres aliados, tanto Barrantes como Luis José y Bolaños para que les hablen a los jugadores de que es lo que me gusta a mí. Me voy a apoyar en ellos para que sean el soporte dentro del camerino”, destacó Wálter Centeno el día de su presentación como entrenador del Saprissa.

Una realidad distinta viven jugadores como Jaikel Medina y Yostin Salinas. Medina fue suplente en el clásico nacional, mientras que Salinas ni siquiera estuvo en la lista de convocados.

Ambos fueron llamados por el estratega nacional, Gustavo Matosas, para el juego entre Costa Rica y Estados Unidos, el pasado 2 de febrero, y desde su reincorporación al equipo morado no han tenido participación.

Jaikel fue la pareja del argentino Alejandro Cabral en la defensa morada el torneo anterior, pero ahora con la idea del nuevo estratega solo uno de ellos podrá jugar, acompañando a Michael Barrantes. Quién será, todavía es una incógnita.

Cabral ha sido baja aproximadamente dos meses luego de sufrir una lesión y podría reincorporarse esta semana a los entrenamientos. Pese a esto, el nuevo timonel ha preferido al trinitario Aubrey David como acompañante de Barrantes y Medina ha sido suplente.

Medina fue indiscutible en el equipo titular con el cuerpo técnico anterior, al punto de registrar entre el anterior torneo y el presente, 21 partidos como titular.

En el caso de Salinas, no fue estelar en todos los encuentros de la S, pero sí jugó la mayoría de estos. Contabiliza 17 partidos desde el inicio en ambos campeonatos.

El lateral saprissista no fue convocado por decisión técnica para el partido contra Alajuelense, el sábado anterior.

Wálter Centeno ha dejado en claro que su equipo debe mostrar una idea de juego bien definida, con mucha posesión del balón.

Su método de juego y futbolistas de confianza para emplearlo están definidos y por esa razón ha realizado solamente un cambio en el equipo titular de un juego a otro, el ingreso de Rubilio Castillo por Randy Chirino para el clásico nacional.