Fanny Tayver Marín. 13 septiembre

Alajuelense tenía bien definido el camino al gol porque llegaba con facilidad, pero anotar no le resultó tan fácil, hasta que apareció Jonathan McDonald.

Jonathan McDonald se abraza con José Miguel Cubero, los dos anotadores de Alajuelense ante Guadalupe Fotografía José Cordero
Jonathan McDonald se abraza con José Miguel Cubero, los dos anotadores de Alajuelense ante Guadalupe Fotografía José Cordero

El melenudo atacante fue quien provocó que el grito de gol se detonara en el Estadio Alejandro Morera Soto en el minuto 64.

Por ser él y por ser un juego en el que los rojinegros no hallaban la fórmula de marcar, esa anotación se volvió un completo desahogo para el fiel pueblo liguista, que demostró que un viernes por la noche también es un buen día para ir al estadio.

McDonald destacó que no dejó de luchar por la pelota para concretar su gol.

Ya con el camino despejado y con el marcador a favor, cayó otro tanto, por intermedio de José Miguel Cubero, en el 79′.

Los manudos ejercieron un dominio asfixiante contra Guadalupe, pero en el primer tiempo no hubo efectividad.

Y no fue porque la Liga no generara. Al contrario, se vio un equipo centenario volcado al ataque, sin tanto toque y tratando de llegar más rápido al territorio rival.

Los hombres de Geiner Segura le entregaron la iniciativa por completo a los manudos y se veía una Liga más rápida que en los partidos de la primera vuelta.

Alajuelense lo intentó con Ariel Lassiter, Barlon Sequeira, Christopher Meneses, Marco Ureña, Jonathan Moya y hasta Junior Díaz.

Fueron múltiples llegadas, pero sin puntería.

En el complemento, Andrés Carevic primero sacó del banquillo a Jonathan McDonald y después a Alex López.

La película no variaba y Alajuelense seguía con su claro dominio.

Y es que la respuesta sí estaba en una suplencia de lujo, porque la llave al gol la tenía el segundo artillero histórico de los rojinegros, ese atacante que no se había mostrado tan fino después de que estuvo los primeros meses del año en Catar, pero que en cualquier momento penetra la puerta rival.

En este torneo, es la primera vez que Mac anota en el Morera Soto, pues lo había hecho en Grecia y en Cartago.

Después cayó el gol de Cubero. En el cierre, el central pitó la pena máxima y Frank Zamora descontó.

La Liga empezó la segunda vuelta con un triunfo en casa por 2-1 y mantiene la ventaja que tiene en la cima.