José Pablo Alfaro Rojas. 19 junio
Christian Bolaños es abrazado por el joven delantero, Manfred Ugalde. Fotografía: Mayela López.
Christian Bolaños es abrazado por el joven delantero, Manfred Ugalde. Fotografía: Mayela López.

Es probable que Christian Bolaños culmine la campaña como goleador con 36 años, la misma edad con la que el delantero norteño Álvaro Saborío fue el máximo romperredes en el Apertura 2018.

El mundialista morado suma 18 anotaciones, es el jugador de mayor edad en la tabla de goleo y el único volante que aparece entre los seis mejores artilleros.

Bolaños ni siquiera es un punta natural y antes de afrontar este torneo su mejor registro anotador fue de seis tantos. El alto rendimiento que muestra en la cola de su cola carrera podría considerarse una excepción en la regla, de no ser porque la recta final del campeonato evidencia otra realidad.

En Alajuelense, dos veteranos conforman su dupla de centrales, Júnior Díaz (36 años) y Adolfo Machado (35).

Mientras que dos de los pilares de la medular de Herediano en su último lustro superan los 35 años, Rándall Azofeifa y Esteban Granados.

El orquestador del eje de volantes de Saprissa, Michael Barrantes, cumplirá 37 este año.

La ‘edad del retiro’ es ahora la edad de las finales en el fútbol tico. El rendimiento y la regularidad de los hombres más veteranos refleja que, a pesar de los años, un jugador en buen estado de forma puede ser una pieza vital para su equipo.

Júnior Díaz disputa la pelota con el volante morado, Jonathan Martínez. Fotografía: José Cordero.
Júnior Díaz disputa la pelota con el volante morado, Jonathan Martínez. Fotografía: José Cordero.

Pero, ¿por qué marca diferencia un futbolista que, en la teoría, posee menos atributos físicos que sus adversarios y competidores directos por un puesto?

El veterano arquero Patrick Pemberton (38 años) fue compañero o rival de todas las figuras mencionadas y explica con ejemplos el éxito de cada caso.

La yunta Díaz-Machado sabe anticipar, agranda la cancha y lee el bloque con la sapiencia que no lo haría un futbolista joven.

El central suplente, Fernán Faerrón, tiene 19 años y llegó al club rojinegro al mismo tiempo que el panameño, pero acumula 1.207 minutos menos en el torneo.

Azofeifa y Granados ya conocen los desplazamientos que deben hacer, saben cuándo y en qué momento correr y el timing para lanzar trazos largos.

Bolaños se mueve con sutileza, lee la jugada para capturar los rebotes y aporta tanto en la fabricación de jugadas de gol como en su conclusión. Barrantes, en cambio, acierta en la mayoría de decisiones con la pelota.

Adicionalmente, Pemberton cree que existe una gran diferencia entre el futbolista joven y el que es considerado viejo, al menos en Costa Rica.

“El cuidado que tiene un jugador de nuestra edad es totalmente diferente. En lo que llaman el trabajo invisible, que es la alimentación, el descanso, ir en las tardes a hacer gimnasio y trabajar aspectos puntuales en lo físico”, explicó.

Esto sumado al avance en las buenas prácticas de los equipos, que ofrecen más recursos y apuestan por un entrenamiento más diferenciado, de acuerdo a las condiciones de cada jugador.

Azofeifa es uno de los pilares del mediocampo florense. Fotografía: José Cordero.
Azofeifa es uno de los pilares del mediocampo florense. Fotografía: José Cordero.

Un recuento elaborado por ‘La Nación’ refleja que la mayoría de futbolistas de edad avanzada que participan en el fútbol tico fueron regulares y estables en el once durante la actual campaña.

Por ejemplo, Déxter Lewis (39 años) culminó como el jugador con más minutos en Limón, después de acumular 20 partidos en el certamen.

Lo mismo que el defensor Keylor Soto, quien está a punto de cumplir 36 años y afrontó 20 cotejos con Pérez Zeledón. Su buen rendimiento le permitió recibir una oferta de San Carlos, con el que jugará la siguiente campaña.

El preparador físico de los manudos, Juan Carlos Herrera, comentó que con los jugadores más veteranos a veces es necesario tener algunos cuidados.

Dependiendo del caso, es importante que reciban una dosis menor de algún ejercicio específico, o que se regulen las cargas físicas a lo largo del certamen.

Sin embargo, la experiencia acumulada les permite ahorrar mucha energía en los partidos, pues toman decisiones más acertadas en los recorridos.

Herrera exhibe un ejemplo llamativo:

“Si pone a correr a Júnior Díaz con Jurguens Montenegro (19 años) en un desplazamiento con cierta distancia puede que saque ventaja Jurguens, pero si Júnior por su experiencia le ganó en anticipación, puede que no sufra tanto desgaste como el que acumuló Jurguens en ese recorrido”, comentó Herrera.

Otro factor clave que explica por qué los jugadores veteranos rinden mejor ahora que antes es la metodología de los entrenamientos.

La ciencia y la tecnología han permitido preparar prácticas en las que se trabajan factores más específicos del juego y en las que se reduce el riesgo de lesión.

Los más veteranos de la fase final

Christian Bolaños (Saprissa)

Bolaños, volante de Saprissa. Fotografía: José Cordero.
Bolaños, volante de Saprissa. Fotografía: José Cordero.

Edad: 36 años

Partidos jugados: 21 (1.891 minutos)

Michael Barrantes (Saprissa)

Michael Barrantes, volante morado. Fotografía: John Durán.
Michael Barrantes, volante morado. Fotografía: John Durán.

Edad: 36 años

Partidos jugados: 14 partidos (1.141 minutos)

Júnior Díaz (Alajuelense)

Júnior Díaz, defensor manudo.
Júnior Díaz, defensor manudo.

Edad: 36 años

Partidos jugados: 18 partidos (1.690 minutos)

Adolfo Machado (Alajuelense)

Adolfo Machado, defensa de la Liga. Fotografía: Rafael Pacheco.
Adolfo Machado, defensa de la Liga. Fotografía: Rafael Pacheco.

Edad: 35 años

Partidos jugados: 21 partidos (1.909 minutos)

Rándall Azofeifa (Herediano)

Rándall Azofeifa, volante de Herediano. Fotografía: Rafael Pacheco.
Rándall Azofeifa, volante de Herediano. Fotografía: Rafael Pacheco.

Edad: 35 años

Partidos jugados: 20 partidos (1.618 minutos)

Esteban Granados (Herediano)

Esteban Granados, volante de Herediano. Fotografía: José Cordero.
Esteban Granados, volante de Herediano. Fotografía: José Cordero.

Edad: 34 años

Partidos jugados: 22 partidos (1.817 minutos)

(Video) Diálogos: Randall Azofeifa