Esteban Valverde. 17 febrero
Keylor Navas viajó este lunes con el resto de sus compañeros a Alemania para enfrentar al Borussia. En la imagen compartió con Edinson Cavani, Ander Herrera y Mauro Icardi. Fotografía: PSG
Keylor Navas viajó este lunes con el resto de sus compañeros a Alemania para enfrentar al Borussia. En la imagen compartió con Edinson Cavani, Ander Herrera y Mauro Icardi. Fotografía: PSG

Keylor Navas y el París Saint Germain chocarán a partir de este martes a las 2 p.m. con su prueba más complicada de la temporada. El rival es difícil, el Borussia Dortmund alemán, pero sin duda el principal temor de los aficionados es la fase en la que están: octavos de final de la Champions League.

Los temidos juegos del PSG, en la primera serie ida y vuelta, en la Liga de Campeones de Europa se han convertido en un verdadero martirio para sus seguidores, porque en las últimas tres campañas han topado una y otra vez con marcadores increíbles que al final los terminan dejando por fuera.

Todo se inició en la temporada 2016 - 2017, cuando el Barcelona se repuso de un 4 a 0 en contra y en la vuelta le pasó por encima a los parisinos para ganarle 6 a 1 y dejarlos en el camino. Aquella serie marcó carreras, porque convirtió a Sergi Roberto en un ídolo culé, ya que fue el encargado de anotar la sexta diana en el último suspiro, pero también hundió a un entrenador.

“El Barcelona nos mató”, dijo con sinceridad y todavía algo de rabia Unai Emery, técnico del París en aquel momento, quien en 2018, dos años después todavía no digería bien lo sucedido.

Aquel batacazo dejó tan impactado al cuadro de París que en el siguiente mercado se fueron con todo por Neymar; el astro brasileño del Barcelona fue contratado como consuelo ante el fracaso.

Para la campaña siguiente, el turno de sacarlos del torneo fue del Real Madrid.

Keylor Navas, en el cuadro blanco en ese año, consiguió ahogar los gritos de gol de Edinson Cavani, Neymar y Mbappé, quienes buscaron dar el campanazo, pero quedaron demasiado cortos en la meta final.

El Real Madrid ganó ambos partidos, primero triunfó en casa 3 a 1 y luego se impuso 2 a 1 en territorio francés.

Un global de 5 a 2 hizo olvidar una fase de grupos espléndida, en la que el PSG solo perdió un partido y marcó 25 dianas en seis encuentros.

Otra eliminatoria sonada fue la última que disputaron, en la edición 2019, contra el Manchester United. La eliminación fue dolorosa, porque el París inició ganando la serie 2 a 0 como visitante, pero contra todos los pronósticos los ingleses remontaron con un penal en el 90'.

Una y otra vez, la prensa francesa ha insistido que la llegada de Keylor Navas para el presente certamen es una clara respuesta a los problemas que ha tenido el cuadro. En Francia aseguran que la mentalidad de un arquero que ha ganado tres Champions puede romper la barrera mental que significan los octavos de final.

Peligros. El DT del París, el alemán Thomas Tuchel, insistió en la conferencia previa al partido que la escuadra debe cuidar el poderío ofensivo con el que cuentan los teutones, porque son muy veloces y explosivos.

Los principales adversarios que Navas debe tener bajo intenso análisis son el portugués Raphael Guerreiro, un defensor con una proyección ofensiva envidiable que suma cinco celebraciones.

El experimentado Marco Reus tiene 11 celebraciones y la sorpresa de la artillería, el noruego Erling Håland acumula ocho tantos en cinco encuentros.

"Podemos enfrentar diferentes tipos de escenarios. Tienen mucha velocidad por delante. Será necesario anticipar sus movimientos ofensivos. Será especial jugar aquí. Debemos estar mentalmente preparados para hacer frente. Ahora es el momento de mostrar nuestras cualidades", pronunció el teutón.

El París llega con su confianza golpeada, debido a que en el último compromiso de liga empató 4 a 4 con el Amiens, un partido en el que no estaba presupuestado ceder puntos, no obstante se guardaron figuras como Mbappé y Neymar, entre otros.

Más historias: