Daniel Jiménez.   14 octubre

El portero del Deportivo Saprissa Kevin Briceño habló claro y directo. Le puso el pecho a las críticas y retrató qué es lo que sucede en el departamento de guardametas.

Briceño fue el primer jugador del Monstruo en salir a zona de entrevistas luego de la goleada 4-0 frente a Herediano en el Rosabal Cordero.

La Nación le consultó sobre el rumor de si él iba para el Herediano, pero afirmó que aún tiene contrato con la S.

Alejandro Gómez y Kevin Briceño junto a Roger Mora, preparador de porteros del Saprissa. Foto: Rafael Pacheco

—¿Qué pasó ante el Herediano?

No me gusta hablar tanto cuando no juego, pero obviamente sí es complicado, creo que no hay palabras para describir lo que pasa. Venimos de un marcador abultado en el clásico y venimos acá y nos meten cuatro. Es complicada la situación, pero hay que poner las barbas en remojo. Todavía estamos a tiempo.

—¿Están a tiempo para cambiar la situación?

Por dicha todavía estamos a tiempo de arreglar la situación y estamos claros que es un momento complicado, no podemos excusarnos de nada, lo que queda es trabajar, hacer las cosas de buena manera, tenemos un partido complicado el miércoles (contra Cartaginés) y tenemos que ganar sí o sí, porque se puede complicar hasta la clasificación; si nos estábamos dando permisos, creo que hoy era el último día. Tenemos que ir a Cartago y sacar un resultado positivo.

— Wálter Centeno se echa la responsabilidad de lo sucedido, pero, ¿es consciente el grupo de la responsabilidad que tienen los jugadores en los malos resultados?

Yo hablé de estar afuera porque no estuve ni en la banca, pero soy parte del grupo. Esto es un juego de equipo. Once son los que van a la cancha y posiblemente entran tres, quedamos diez o doce más afuera y al final es de todos.

“Al entrenador lo que hay que hacer es respaldarlo, siempre sale a las conferencias a ponerle el pecho a las balas pero a final tenemos que respaldarlo y la única manera es en la cancha. No es bonito perder y menos contra rivales directos de esta manera. A mí no me gusta perder pero ni jugando bolinchas, me entristece, me enoja, pero hay que trabajar, hay que seguir, hay tiempo todavía”.

Ver más!

—¿Cómo viven los porteros el presente del equipo porque al mínimo fallo van a la banca?

Es lo que ha decidido el profesor, hay que convivir con eso, saber que uno no se puede equivocar porque va para afuera y lo digo porque es algo evidente, no es algo oculto. Yo jugué 10 partidos de campeonato nacional, ganamos ocho y empatamos dos y me cobraron el puesto por un partido de Concacaf. Entonces es complicado, porque se está jugando con eso. Al final hay que mentalizarse, estar jugando con esa presión y poder aguantar esa situación; y no es solo los porteros, tal vez otros por ahí se equivocan y también van para afuera. Al final esto es competencia.

“Al final si vos te equivocás y te equivocás y seguís en el puesto, el que está atrás va a decir, estoy yo ahí y no me ponen, entonces también se incrementa la competencia”.

—¿Cómo analiza la actuación de Alejandro Gómez ante Herediano? ¿Cree que por los fallos de él le tocaría a usted atajar el miércoles?

Yo creo que los goles no son culpa de Alejandro. A mi parecer, él no cometió un error de bulto como el que cometí yo contra el CAI. Al final yo le hablo a (Roy) Miller; él me dice que me escuchó tarde, ya cuando va cabeceando y listo. Ya uno saca conclusiones. Si no salgo, si Miller no la toca y la agarro... al final el error ya pasó y me cobraron el puesto; no puedo decir nada.

“Lo que puedo hacer es seguir trabajando y en el momento que me toque la oportunidad hacerlo bien. Como digo: jugué diez partidos del campeonato y no me metieron gol de bulto, son cosas que hay que aceptar y seguir para adelante”.

—¿Cree que usted se juega el futuro de seguir en el Saprissa?

En todos los trabajos hay que hacer las cosas bien, somos conscientes de que las cosas no han ido bien. En mi caso siento que fallé ese día, y en los otros partidos hubo errores pero no pasaba nada, al final sí está en juego la continuidad del equipo y que la gente habla, hay que comérsela, como dicen. Y si toca salir en algún momento mientras uno está acá hacer las cosas bien, ser buen compañero y ante todo defender la institución, que siempre lo he dicho, Saprissa está por encima de cualquier jugador.

—Existe el rumor de un posible interés del Herediano por usted. ¿Eso es cierto?

Tengo contrato todo este año y seis meses más, no termino porque me quedan seis meses del otro año, mi cabeza está aquí. Los rumores sí andan y soy consciente de que si en un momento no voy a estar acá o se presenta una mejor oportunidad en otro equipo, si es por el bien mío y de mi familia, lo voy a aceptar.