Fanny Tayver Marín. 12 septiembre
Jurguens Montenegro y Freddy Álvarez celebran con euforia el gol con el que la Liga se adueñó de la victoria ante la UCR. Foto: Diana Méndez
Jurguens Montenegro y Freddy Álvarez celebran con euforia el gol con el que la Liga se adueñó de la victoria ante la UCR. Foto: Diana Méndez

Aún no tiene cédula porque cumplirá 18 años en diciembre y es el cachorro más joven que entrena y juega con el primer equipo de Alajuelense.

Se muestra muy tímido cada vez que le toca hablar en público, su disposición en las prácticas es buena y tiene un biotipo interesante, de delantero corpulento, potente y con gol, como lo dejó de manifiesto en el Cuty Monge.

Wílmer López lo hizo debutar en la máxima categoría el año pasado y desde entonces solo registraba 81 minutos en la Primera División.

(Video) Jurguens Montenegro: 'Este gol no lo olvidaré nunca'

En este torneo solo había jugado siete minutos. Este miércoles se convirtió en el segundo cambio de Luis Diego Arnáez.

Montenegro ingresó en el 78′, en lugar de Orlando Galo.

A pesar de que es un atacante nato, no entró en función de delantero como tal, pero fue el autor del gol con el que Alajuelense consiguió una victoria agónica de 2-1 a domicilio contra la UCR.

“Darle gracias a Dios por el gol. Yo no soy el héroe solo, es todo el equipo. Solo queda seguir trabajando para lo que viene. Este gol no lo olvidaré nunca, estoy agradecido con mi familia, compañeros y el profe Wílmer (López)”, apuntó el futbolista que este miércoles se estrenó en la lista de anotadores de Alajuelense.

“Dios es bueno en todo momento, recompensa el trabajo de uno. A los compañeros les agradezco porque me permiten trabajar mi técnica. Fue un momento inolvidable, le doy gracias a Dios", reiteró el juvenil de la Liga, oriundo de Fray Casiano de Puntarenas.

Montenegro proviene de una familia muy humilde y él agradece a todas aquellas personas de Puntarenas que le regalaban los pases para que pudiera ir a entrenar con la Liga, cuando los manudos lo descubrieron.

Inclusive, el día que debutó en la máxima categoría, él contó que a su mamá, Leticia Vallejo, le habría encantado irlo a ver jugar, pero que no lo hizo porque no le alcanzaba el dinero para pagar el bus.

Eso hizo que para el siguiente juego, el equipo fuera a buscar a sus familiares a Fray Casiano y así lo acompañaron.

"Yo siento que voy a llorar cuando llegue a mi casa, es una alegría inimaginable. Este gol va dedicado a mi abuela, María Barahona, que está en el cielo, mi familia y mis amigos que siempre están ahí”, indicó.

Montenegro no sabía ni qué hacer, estaba en el camerino y su celular timbraba y timbraba, pero no tenía chance para contestar. Sin fijarse en la pantalla, él estaba seguro que quien lo llamaba con tanta insistencia era su mamá, porque ella siempre está pendiente de él.

Y con ese gol que levantó de sus asientos a los liguistas que estaban en el estadio o que seguían la transmisión del juego por televisión o Internet, también provocó una algarabía en Fray Casiano.

Pero él sigue los consejos de sus mayores y no quería caer en euforias ni desubicarse por ese gol, porque al igual que sus compañeros, él quiere seguir jugando.

Alajuelense con Arnáez consolida un equipo, pero también le da mucha oportunidad a los jóvenes, como Orlando Galo, Barlon Sequeira, Alonso Martínez, Daniel Villegas y ahora también, el propio Montenegro.

“Todos los jóvenes somos iguales y así a como Barlon llegó a jugar más, todos podemos llegar. Lo importante es seguir trabajando fuerte, los minutos llegarán", indicó el cachorro manudo.

En el camerino, él tiene varios guías.

“Mucho me han ayudado, más que todo (Jonathan) McDonald, Porfirio (López)... Ellos me dan consejos, que mejore en la técnica y que confíe en mí”, añadió Montenegro.