Fanny Tayver Marín. 18 febrero
Junior Díaz durante la práctica de este martes en el Centro de Alto Rendimiento de Alajuelense en Turrúcares. Fotografía: José Cordero
Junior Díaz durante la práctica de este martes en el Centro de Alto Rendimiento de Alajuelense en Turrúcares. Fotografía: José Cordero

Junior Díaz piensa que cada quien es responsable de sus actos. El defensor no sabe qué opinión tienen del tema el volante José Miguel Cubero y el portero Leonel Moreira, pero asegura que en su caso, sabe lo que hará si le piden posar en la fotografía de Herediano el próximo 8 de marzo, cuando Liga Deportiva Alajuelense vaya al Rosabal Cordero.

Todo surge tras la polémica que se desató cuando Cartaginés visitó a los florenses y los hoy brumosos Heyreel Saravia y Jonathan Hansen accedieron salir en la foto de los rojiamarillos.

Algunas personas lo ven bien y lo catalogan como normal, otras están en total desacuerdo y lo consideran un total irrespeto, al punto de que Cartaginés optó por invitar a los jugadores a que le ofrecieran una disculpa pública a la afición blanquiazul.

“Se ha hablado un poco sobre ese tema y la verdad que es mi manera de pensar y le voy a decir, es mi criterio y yo siento que cuando he estado en cualquier institución me he entregado al máximo y para mí, ya aporté lo que tenía que aportar en esa institución, me entregué al máximo, di el 100%, ahora estoy con otra camiseta y ahora estoy defendiendo esta”, manifestó Díaz.

Y agregó: “Por mi manera de pensar y por lo profesional que trato de ser, trato de enfocarme en este equipo y trato de respetar también a la afición, porque ahora estoy acá, es a la que me debo y es donde me tengo que entregar”.

Su respuesta no estaba tan clara y al repreguntársele qué hará si los jugadores de Herediano lo invitan a la foto, contestó: “Ahorita, en este momento, si me invitan, les agradecería, la verdad, sumamente agradecido porque tengo amigos, en el equipo, en la administración, en la misma afición hay gente muy querida que me mostraron su apoyo y les agradezco esas muestras de respeto, pero ahorita estoy acá, estoy en Liga Deportiva Alajuelense y siento que tengo un compromiso acá, entonces por el momento, yo pienso que no”.

Dichas fotos es una práctica que los florenses implementan desde hace unos cinco años, solo que no había tenido mayor repercusión, hasta ahora que estalló la polémica por la fotografía de Saravia y Hansen. El sábado pasado, el sancarleño Esteban Ramírez hizo lo mismo.

Tampoco es que sucede siempre, ni con todos los jugadores que en algún momento militaron en el Team.

Por ejemplo, en el torneo pasado, Junior Díaz acudió en tres ocasiones al Rosabal Cordero con Alajuelense, en juegos correspondientes a la fase regular, a la fase final y a la gran final y en ninguno de esos encuentros se presentó una situación así.

“Ya usted lo dijo, he ido tres veces allá y no se hizo, entonces no sé si se va a hacer”, apuntó el defensor que llegó a la Liga en el torneo pasado.

A Cubero tampoco le han extendido la invitación para posar en una fotografía así y pareciera difícil que acceda a hacerlo, porque a inicios de año se viralizó una foto suya en un restaurante con Jafet Soto, que también se prestó para las especulaciones y por la que el contención en múltiples ocasiones se disculpó y optó por explicarle a Agustín Lleida qué es lo que había ocurrido.

El otro futbolista de la Liga con pasado rojiamarillo es el guardameta Leonel Moreira, quien ya ha defendido el arco de los rojinegro en cinco ocasiones. Al consultársele al club si le girarán alguna indicación especial al arquero para ese día en el que los manudos visiten a Herediano, la respuesta fue: “No es un tema relevante al que debamos referirnos”.