Fanny Tayver Marín.   18 septiembre
Junior Díaz llegó a Alajuelense para ordenar la defensa. Foto: John Durán

Junior Díaz ya sabe lo que es enfrentar a Herediano, pero el domingo será la primera vez que lo haga en el Estadio Eladio Rosabal Cordero.

El defensor volverá a un reducto que fue su casa por mucho tiempo, pero ahora lo hará defendiendo la camisa de Liga Deportiva Alajuelense.

Para él, el juego será especial. No sabe cómo reaccionaría si convierte ahí su primera anotación con los rojinegros, porque sería algo que dependerá del momento.

“La verdad que va a ser un partido lindo y para mí, especial también, porque fue el equipo en el que inicié aquí en Costa Rica y, bueno, ahora a defender esta camiseta”, citó el defensor.

Alajuelense tiene 32 puntos tras 13 partidos; mientras que el Team en 12 presentaciones contabiliza 19 unidades.

“Para defender el liderato tenemos que ganar todos los partidos, este martes fue Limón, el próximo es Herediano y en los juegos anteriores veníamos pensando partido a partido, se ha logrado y si ganamos de visita contra Herediano va a ser un golpe importante”, manifestó.

Los últimos partidos han sido exámenes difíciles para los manudos y aunque llevan cinco triunfos en fila, Díaz reconoce que deben mejorar para no sufrir tanto.

“Queremos terminar los partidos un poco más tranquilos, pero Limón también vino a hacer lo suyo, nosotros tuvimos la ventaja y después al final se nos vinieron encima. También tuvimos las opciones para el 3-1, pero fue un encuentro de ida y vuelta; el resultado es lo importante y seguimos arriba en la tabla”.

Y agregó: “Obviamente queremos ganar allá. Sabemos que de visita podemos jugar bien y sé muy bien que Heredia va a hacer una presión alta allá, ellos así es como sacan los partidos y yo siento que si hacen eso, pueden tener más mérito. Yo lo viví y esperemos que sea un buen partido y favorable para nosotros”.

Díaz también tiene una explicación del porqué a la Liga le cuesta más en el Morera Soto.

“Yo siento que a veces pecamos porque estamos en casa y tenemos mucho afán de ir hacia el ataque, muy directo, cuando el equipo rival está bien organizado. Más bien esa paciencia la hemos tenido de visita cuando manejamos más el balón, si el equipo rival se nos viene lo contraatacamos y si no, manejamos el balón de un lado al otro y así encontramos los espacios”.

Al pensarlo un poco más, el zaguero reitera que “tal vez aquí por el afán de estar en casa y la necesidad de querer ganar, jugamos más directo y por ahí vienen las imprecisiones”.

La Liga trata de recuperar pronto a los jugadores que se golpearon el martes. Kenner Gutiérrez pidió cambio contra Limón y Christopher Meneses salió renqueando.

El capitán Gutiérrez manifestó que antes de terminar el primer tiempo sintió una pequeña molestia y se lo hizo saber al cuerpo técnico. Lo inyectaron para ver si el dolor mermaba, pero tuvo un mano a mano con Jossimar Pemberton y no quiso arriesgar.

“Me parece que no es de preocuparse, lo que sentía era una pequeña molestia, porque si pido cambio es porque no estaba al 100%. Un pase simple que le di a Jhamir Ordain, ya no le podía pegar bien al balón y al comenzar el segundo tiempo trotaba y no me sentía seguro”, apuntó Gutiérrez,

Por su parte, Meneses indicó: “Es un torcedura en ambos tobillos, pero no es nada grave. Espero que con hielo y con descanso esté un poquito mejor”.

En el caso del hondureño Henry Figueroa, la evolución ha sido satisfactoria.

“Tiene una fisura en la tibia (derecha) desde la Copa Oro y se le han ido manejando las cargas, sobre todo por el tipo de impacto que podría causar algún tipo de problema en la lesión o fractura completa y se ha ido manejando así. Parece ser que en Honduras se le incrementó el dolor, hemos tenido un poquito de precaución, lo hemos parado estos días y espero que pronto esté de vuelta”, reseñó el gerente deportivo de los erizos, Agustín Lleida.

Según informó Alajuelense en su programa radiofónico Corazón Manudo, el catracho se integró este miércoles a los trabajos de alto impacto con el equipo y participó sin ningún problema de un colectivo.