Esteban Valverde. 1 agosto, 2018
Josué Mitchell fue el ariete estrella de Pérez Zeledón por dos torneos. Fotografía: Mario Cordero.
Josué Mitchell fue el ariete estrella de Pérez Zeledón por dos torneos. Fotografía: Mario Cordero.

Josué Mitchell tiene 28 años y en el último año ha vivido momentos que tienen su carrera en constante crecimiento. Por ejemplo, fue convocado a la Selección Nacional, logró el campeonato con los generaleños y llamó la atención del club más ganador del país: el Saprissa.

Según contó el propio futbolista, en estos momentos se recupera de una lesión, pues fue operado de los meniscos de una rodilla. De hecho, todo el certamen anterior jugó con el cartílago roto.

Josué Mitchell asegura que creció y ve los frutos de los ajustes que realizó

Mitchell está ansioso por volver a los terrenos de juego, para ayudar a Pérez Zeledón y demostrar que continúa en alto nivel para mantener el interés de los saprissistas.

El propio Josué confesó que hace dos meses los tibaseños se comunicaron con él para conocer su situación contractual.

“Les conté que me quedaba un año de contrato, pero ellos no negocian cuando queda un año, solo cuando restan seis meses. Si Dios quiere y todo sigue igual, se puede negociar en diciembre. Mi idea es mantener el interés de ellos para que me lleven”, señaló.

Un futbolista puede negociar con el club que quiera cuando le queden seis meses de contrato, según la reglamentación de la FIFA.

El nivel de Mitchell lo ha convertido en la referencia ofensiva del Pérez, al punto que en el Apertura 2017 consiguió 11 celebraciones y en el Clausura 2018 marcó seis goles. El ariete fue pieza fundamental para el cetro que consiguieron los generaleños en diciembre del 2017, ante Herediano.

El buen rendimiento también provocó que en el exterior se fijaran en sus condiciones.

“Una vez la MLS preguntó, con el Toronto FC, pero no se llegó a un acuerdo con Pérez, eso fue la temporada que quedamos campeones, pero no se dio, pero espero volver fuerte de esta lesión y dar el salto a Saprissa o afuera”, sentenció.

El problema que lo aqueja en un inicio lo preocupó mucho, debido a que tenían la sospecha que podía ser los ligamentos.

Antes y después de cada juego del certamen anterior, el futbolista se acostumbró a infiltrarse y empastillarse para paliar el dolor.

Cuando Josué notó que no tenía opciones para ir a Rusia 2018, habló con su familia y el cuerpo técnico comandado por José Giacone para operarse.

“Jugué el torneo anterior con muchísimo dolor. Después del llamado de la Sele fui a que me vieran más a fondo y me detectaron el problema, ahí decidimos acudir a la operación y ahora, el 8 de agosto, hay mucha probabilidad de que me den el alta”, explicó.

Actualmente Mitchell realiza ejercicios en el gimnasio para mantener su forma física y pese a que casi no siente dolor, todavía persiste una leve molestia.

Este futbolista alcanzó su mejor momento en la edad madura de su trayectoria y no quiere que se le escape el tren de un cuadro grande como el Saprissa, por lo que se propone continuar como la principal arma ofensiva de los Guerreros del Sur para dar el salto a Tibás.

“Siempre de pequeño he soñado con jugar en Saprissa. Tengo que seguir igual para que vuelvan a fijarse en mí”, concluyó.

El goleador espera estar de nuevo en los terrenos de juego en cuatro juegos, para demostrar su valía mientras hace un guiño a Tibás.