Juan Diego Villarreal. 16 septiembre
Rashid Chirino fue un verdadero dolor de cabeza para el florense José Mora (en el suelo) en el partido que San Carlos derrotó 1-0 al Herediano. Fotografía: Rafael Pacheco
Rashid Chirino fue un verdadero dolor de cabeza para el florense José Mora (en el suelo) en el partido que San Carlos derrotó 1-0 al Herediano. Fotografía: Rafael Pacheco

Ciudad Quesada. Rashid Chirino se ganó un puesto como titular en el conjunto de San Carlos, actual campeón nacional, ante jugadores de mayor experiencia, pero ese no ha sido suficiente argumento para ser tomado en cuenta en las selecciones menores.

Chirino, quien fue vital el torneo anterior al marcarle un gol a Carmelita (3-1) y al Herediano (4-1) en partidos decisivos, actualmente suma siete encuentros como estelar, cinco en forma consecutiva y dos como suplente.

Ya suma dos tantos en la actual campaña, ante Saprissa (1-0) y Guadalupe (3-1), y su fútbol crece con cada partido; no obstante, aún espera con ansias la oportunidad de vestirse con la camiseta de la Tricolor.

“La verdad no sé cuál es la razón que nunca me hayan convocado a una selección menor, sea Sub-17, Sub-20 o ahora la Olímpica. Vengo trabajando desde ligas menores, esperando la oportunidad. No he recibido ningún llamado y para mí sería lindo que lo hagan algún día. Estoy esperando, no sé qué me hará falta”, afirmó Chirino.

Con su fútbol pícaro y desequilibrante, es uno de los habituales en el esquema del técnico Luis Marín, quien le dio la oportunidad de debutar en la máxima categoría el torneo anterior y a quien no ha defraudado.

“Solo queda seguir trabajando. Sé que algún momento Dios va a premiar mi esfuerzo. Si viene pronto, pues la idea es aprovecharlo, de lo contrario tocará esperar la oportunidad y continuar entrenando igual para demostrar mis condiciones y seguir jugando en mi equipo”, añadió Chirino.

Rashid no esconde que siempre está atento en cada llamado para una representación menor, esperando escuchar su nombre y más en estos momentos cuando Costa Rica clasificó al Preolímpico en Guadalajara, México, en procura de un boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

"Siempre que se habla de un llamado a la Sub-20 y ahora a la Sub-23 estoy puntita de pie, como dicen, esperando que digan mi nombre, pero no se ha dado ese llamado. Una vez, cuando el entrenador de la Selección Sub-17 era Breansse Camacho, me había contactado, pero finalmente no me llamaron. El profe (Luis Marín) me dice que esté tranquilo, que en algún momento me convocarán”, agregó Chirino.

No obstante, el norteño es consciente que sería muy importante en su carrera deportiva ser llamado a disputar el Preolímpico, y más aún porque hay jugadores de mucha calidad.

“Sin duda la Sub-23 tiene grandes jugadores. Es un equipazo y hay mucha competencia para ganarse un puesto en la Selección; sin embargo, yo estoy esperando mi oportunidad y confío en aprovecharla cuando me la den. La posibilidad de clasificar a los olímpicos de Tokio 2020 me motiva, sería lindísimo tener esa experiencia”, subrayó Chirino.