Por: Fanny Tayver Marín.   16 agosto
José Miguel Cubero tiene tres semanas de entrenarse con normalidad. Su regreso ya es inminente. Fotografía: Prensa Alajuelense

José Miguel Cubero fue el futbolista de Alajuelense que sumó más minutos en el torneo pasado, pero esa regularidad que tuvo en su estreno con los rojinegros se cortó, debido a una lesión que no le permitió hacer la pretemporada con sus demás compañeros.

Desde hace tres semanas recibió el alta médica por parte del doctor Alfredo Gómez y durante todos estos días trabaja para obtener esa alta competitiva que le permitiría volver al ruedo.

En el cuerpo técnico de la Liga prefirieron no arriesgarlo y aunque él se sentía muy bien y en condiciones de jugar la semana pasada, el contención que también puede actuar como defensa central no estuvo en la convocatoria de Luis Diego Arnáez para ese encuentro que Carmelita ganó 3-2 en el Morera Soto.

Ver más!

Alajuelense visitará a Limón el domingo, a las 3:05 p. m., con la urgencia de ganar y en el Juan Gobán se topará un equipo que también tiene la necesidad de puntuar, tras acumular cuatro derrotas consecutivas.

Los rojinegros alistan ajustes en su funcionamiento.

Una de esas modificaciones sería el debut de Cubero en este Apertura 2018.

“El profe me conoce y sabe que si en cualquier momento me quiere utilizar en la media cancha, de cinco, solo, doble o mixto o central, lateral derecho, solo me falta de portero (ríe)… no es necesario que lleguemos a esa conversación de dónde, él sabe que donde me vaya a utilizar, trataré de hacer las cosas lo mejor posible”, manifestó el futbolista.

Para él, en estas semanas ha tenido que poner a prueba su paciencia, esa que solo la experiencia da.

“Cuando uno está lesionado es complicado, casi no hace nada, tiene que ir a terapia, acostarse en la camilla, esperar a que el fisioterapeuta realice su trabajo y ahora que uno siente que ya está, se desespera porque quiere aportar. El cuerpo técnico toma sus decisiones, quizás tengo que estar mejor preparado en otras cosas”, citó.

Sabe que en el fondo lo que buscan es que una decisión apresurada no pase la factura durante el resto del campeonato, pero insiste en que ya pasó el tiempo necesario para volver a sentirse en plenitud de condiciones.

“Yo ya estoy 100% listo, pero hay un respeto a compañeros que se comieron todas las semanas de pretemporada, que fueron muy fuertes, hay que respetar, pero también entra la parte de que yo quiero jugar", apuntó.

“Tenemos que ir a sacar los tres puntos, porque no hay de otra. Es uno de los aspectos importantes, ganar nuevamente la confianza de la afición. Entendemos esa parte, pero lo más importante es lo que hagamos nosotros, que sabemos que tenemos la capacidad para revertir cualquier situación”, José Miguel Cubero.

Y agregó: “Tenían muchas semanas de trabajo, el viaje a Honduras y había jugadores que hicieron las cosas bastante bien y se ganaron la titularidad. No sé cómo decirlo, pero yo todos los días trabajo para ganarme la titularidad, se lo pido mucho a Dios y trabajo la parte mía, porque eso no llegará por obra del Espíritu Santo. Tengo que irme ganando las cosas de nuevo”.

Él cree que puede aportar en ese nuevo sistema de El Flaco, con tres hombres en punta y que en algún momento se vuelve 4-4-2, o con un enganche.

“Son variantes que se tienen que tener. En mi caso estuve un tiempo fuera, no estuve entrenando con ellos y me imagino que tengo que ir poco a poco en los entrenamientos, ganando nuevamente, así que esperar el chance. Uno entiende que después de ocho semanas fuera, la parte física toma su rol importante, pero yo siempre quiero tener minutos”.

Cubero se las tiene que ingeniar para combatir la ansiedad, aunque sabe que su oportunidad ya está muy cerca.

“Son esas cosas que deja el fútbol, una lesión que te marca, te quita el ritmo de juego, no pensé que iba a parar tanto tiempo y al final lo tuve que hacer y ahora lo más importante para mí es estar lo más pronto posible, aportándole al equipo y en los entrenamientos y en el día a día se va ganando cualquier futbolista la oportunidad para ser tomado en cuenta”.

Pareciera que su retorno será como defensa, porque en este momento es la línea que se ve un poco más frágil, pero él insiste en que dice presente para el lugar en el que lo necesiten.

“Hablar de una línea es faltarles el respeto porque en este caso yo sé lo que trabajan los dos centrales de nosotros. Y abiertamente lo puedo decir sin ningún problema, el jugador que más se cuida de todo el plantel de Liga Deportiva Alajuelense se llama Porfirio López”, finalizó Cubero.