Fanny Tayver Marín. 1 agosto
José Miguel Cubero ya superó la lesión que sufrió al inicio de la pretemporada. Fotografía José Cordero
José Miguel Cubero ya superó la lesión que sufrió al inicio de la pretemporada. Fotografía José Cordero

José Miguel Cubero nunca sospechó que al llegar a la Liga tendría química inmediata con la afición y con sus compañeros.

Todo pasó muy rápido, tanto que en cuestión de dos o tres meses ya sabía que ahí se iba a quedar.

“La palabra es que estoy más que contento en Alajuelense, por el recibimiento, por el cariño que me han dado desde años anteriores que habíamos intentado venir y que por una u otra cosa no se había dado”, apuntó el hombre que juega como contención, pero que también se desempeña bien como defensa central.

“Desde el primer día me sentí muy a gusto y conforme van pasando los partidos, los entrenamientos, el día a día, no solo en la cancha, sino afuera, te vas ganando la confianza y el respeto”, agregó.

El viernes pasado, la Liga oficializó que Cubero ya era de su propiedad, al dar a conocer que lo renovó por dos años.

“Estoy muy contento y la verdad es que no tuve mucho problema para firmar, yo no soy de poner muchos peros ni nada y ellos tampoco, más cuando me han abierto las puertas de una gran institución como la Liga y me siento muy a gusto”.

Durante estas semanas se tuvo que llenar de paciencia. El futbolista se lesionó durante los primeros días de la pretemporada, justo cuando el equipo se fue a hacer trabajos físicos a Jacó y eso lo llevó a perderse el inicio del torneo.

Pero con su experiencia, también tiene claro que había que darle tiempo al tiempo, porque él sabe bien lo que quiere.

“No me puedo ir de Alajuelense hasta no salir campeón, ese es mi lema, mi consigna, no solo un campeonato, sino todos los que podamos. Hay tantos equipos ahora que se arman, que todos quieren buscar lo mismo”, confesó.

Él comprende que hay presión y que la Liga está necesitada del título que no consigue desde el Invierno 2013.

“Me pasó cuando estuve en Herediano que lo intentábamos varias veces y no pasaba; ahora estamos corrigiendo los pequeños detalles y este campeonato tiene que ser de nosotros”.

Más cerca de volver. A Cubero le dieron el alta médica y ahora trabaja la parte física con la pelota, la táctica y la técnica.

“Vamos a tratar de irlo acelerando hasta donde se pueda, porque tampoco podemos llegar a una recarga muscular o en alguna articulación, que no queremos que nos vuelva a pasar lo que vivimos”, señaló.

Indicó que a veces la misma ansiedad provoca que se cometan algunos errores.

“Por lo que viví en la pretemporada, que quisimos meternos antes de tiempo, me sentía bien y al final nos pasó factura, bastante, porque estuvimos como dos meses fuera”.

José Miguel Cubero está contento, pues al volver a entrenar no sintió ninguna molestia. Fotografía: Prensa Alajuelense
José Miguel Cubero está contento, pues al volver a entrenar no sintió ninguna molestia. Fotografía: Prensa Alajuelense

Durante estas semanas trabajó con los otros músculos para no perder tanto, “pero la mentalidad es muy fuerte. Siempre he sido muy fuerte con eso y me propuse volver mejor”.

Aún no sabe cuándo estará listo para jugar, pero dice que si Luis Diego Arnáez necesita que ayude en algo el domingo, ahí estará.

“Conforme vayan pasando los partidos se va retomando el ritmo y no es la primera lesión que he tenido, he tenido otras lesiones graves. Esta vez fue una inflamación, una tendinitis que se me hizo, producto de que comenzamos antes y esas cosillas que hablamos, pero ya llevo un poco de recorrido, había que manejarlo en la parte mental”.

Y agregó: “Para el domingo yo estoy anuente a cualquier necesidad que el equipo tenga, entiendo que hay compañeros que han hecho las cosas bien, durante la pretemporada se trabajó bastante fuerte y eso no me lo puedo brincar, pero el técnico tiene la última palabra”.

Al sentirse bien y estar metido de lleno en los entrenamientos con el equipo, Cubero sabe ya falta menos para volver a jugar.

“Tenemos algunos jugadores importantes lesionados, ya sabemos lo que pasó con (Luis) Garrido y con Róger (Rojas), que hay que ver cuándo volvemos a estar todos juntos. Jake (Beckford) viene haciendo las cosas bien, él puso la asistencia en el gol de Abdiel Arroyo y esos jugadores van tomando minutos, porque durante el torneo debemos estar todos”.

Después de ganarle a Grecia (4-1) y perder en el Morera Soto contra Pérez Zeledón (1-2), la Liga visitará este domingo a Cartaginés, a las 11 a. m., en el Fello Meza.

“Es obvio que toda derrota, y más en casa, golpea, eso es claro, pero dentro del camerino tenemos varios jugadores para los que esto no es nuevo, en el buen sentido de la palabra, en otros torneos lo hemos pasado y en el siguiente partido tenemos que ganar sí o sí”, indicó Cubero.

Mencionó que Cartaginés viene de ganar de forma contundente y jugando bien, pero que Alajuelense tiene un peso ofensivo muy fuerte.

“Ellos tienen que pensar cómo va a ser el partido, ellos están en casa, si bien es cierto nosotros venimos de una derrota, pero como en su momento que tuvimos que ir a Heredia a sumar un punto que veníamos de perder de una forma fea, fuimos tranquilos y ya lo hablamos”, finalizó.