Fanny Tayver Marín. 27 agosto
Jonathan Moya asistió a Jonathan McDonald en su anotación contra Santos. Fotografía: Rafael Murillo
Jonathan Moya asistió a Jonathan McDonald en su anotación contra Santos. Fotografía: Rafael Murillo

Los goles dan confianza y el cabezazo con el que Jonathan McDonald clavó la pelota en la portería del santista Bryan Morales, es muy significativo para el atacante de Alajuelense.

El delantero llegó a cuatro conquistas en el Apertura 2018, misma cantidad de anotaciones que contabiliza su compañero Jonathan Moya.

Para él resulta importante llegar encendido a lo que será, este domingo, el episodio 317 del clásico nacional.

Tras dos partidos a domicilio, en el regreso de la Liga al Morera Soto, Mac se topará con una de sus presas favoritas: el Saprissa.

Él sabe cómo hacerles daño a los morados, sacudiendo sus redes.

No en vano, el melenudo artillero es el futbolista de Alajuelense que más goles les ha marcado a los tibaseños en la historia, al registrar 15 tantos contra ellos, justo la cantidad de anotaciones que Evaristo Coronado le hizo a la Liga.

Desempatar ese registro con el actual gerente deportivo de los morados es algo que a Mac le llama la atención, igual que llegar a convertirse en el futbolista con más goles en clásicos, un atestado que sigue en manos de Rolando Fonseca, quien anotó diez tantos con la Liga y nueve con Saprissa.

Sin embargo, para el domingo, lo personal lo deja de lado y lo que sí será su verdadera lucha es contribuir a que Alajuelense puntúe por primera vez en el Morera Soto en este torneo.

Y para ese propósito, McDonald considera que el triunfo contra el Santos fue clave.

“Importante haber ganado, era un empujón anímico que necesitábamos, queríamos sacudirnos de eso que veníamos haciendo, de que se ganaba un partido y se perdía otro. Un rival complicado, que nos peleó el partido hasta el minuto 93. Es importante haber ganado contra un equipo que siempre nos ha complicado, que siempre nos sabe jugar y les motiva jugar contra nosotros”, reseñó el ariete rojinegro.

Según él, siempre resulta importante ganar antes de un clásico, porque eso ahuyenta las dudas y siembra más confianza en el grupo.

“Hay que insistir en lo que estamos haciendo bien. Anotar es importante, pero lo más importante es que el equipo ganó, sacó tres puntos y en sí el gol me da motivación, confianza para seguir creyendo en lo que estamos haciendo y seguir entrenando intensamente para que las cosas salgan bien en los partidos”.

Esta semana es distinta, porque el clásico siempre es un partido diferente y así lo reconoce Mac.

“Es un partido en el que se juega mucho, es un clásico, un partido totalmente aparte, que la afición de ellos ni de nosotros perdona perder un encuentro así. Así que vamos a estar en nuestra casa, en nuestra cancha, con nuestra gente y a demostrar y empezar hacer valer nuestra casa, que sea una enorme fortaleza para el resto del torneo”, destacó.

Su criterio es que este duelo será el verdadero parámetro para saber qué se puede esperar de esta Liga, que en casa perdió contra Pérez Zeledón y Carmelita, pero que de nuevo jugará en esa gramilla híbrida, esta vez ante los morados.

“No genera presión, genera motivación previo a un clásico. Lejos de presionarnos nos motiva a querer ganar y demostrarle a nuestra gente que también podemos ganar en nuestra casa. Nos han apoyado de visita, como lo vimos el domingo en el Nacional, y es importante que nos apoyen y nos llenen el estadio, porque la presión del Alejandro Morera Soto es importante”, acotó.

Y agregó: “Es un partido importante para la motivación del grupo, para la confianza, hay que seguir empujando al grupo hacia la mejora, hacia querer ganar siempre todo y yo creo que vamos por buen camino”.

Mac es consciente de que el partido no será fácil, pero considera que la Liga tiene con qué sacar un resultado importante.

“Espero un clásico intenso, con opciones en ambos marcos y que el partido sea un poquito abierto, que la gente llegue y disfrute y respetar a la afición que llega y paga su boleto para ver un buen espectáculo el domingo”.

Del Saprissa, McDonald no espera mayores sorpresas.

“Es el mismo cuerpo técnico, los mismos jugadores, muy pocos cambios, tal vez uno que otro cambio en posición, pero sigue siendo la misma ideología de trabajo, la misma metodología a la hora de jugar, así que esperemos estudiarlos bien, controlar las virtudes de ellos y después de ahí empezar a crecer en el partido”.

La Liga se tiene fe, con un ataque que gana fuerza, porque Jonathan McDonald volvió al gol, Jonathan Moya se complementa bien con él, genera desequilibrio y no hay egoísmos. Por lo que muestran en la cancha, lo que les interesa es que el equipo anote, sin importar el nombre de quién le ponga la firma a la anotación.

Barlon Sequeira, con su velocidad y sus desbordes, les ayuda mucho a los dos Jonathan y el goleador hondureño Róger Rojas volvió a jugar tras superar la lesión que solo le había permitido actuar ante Grecia.

Las prácticas durante esta semana serán intensas, de cara al clásico del domingo, a las 11:05 a. m., en el Morera Soto y las entradas saldrán a la venta este lunes al mediodía, con precios que van desde los ¢7.000 hasta los ¢25.000.