Fanny Tayver Marín.   22 abril
El árbitro Juan Gabriel Calderón le muestra la tarjeta roja a Jonathan McDonald, en el clásico en el Morera Soto. Fotografía: Mayela López

Ningún jugador de Alajuelense le ha hecho tantos goles a Saprissa como Jonathan McDonald.

El atacante le marcó este domingo a los morados por decimoquinta ocasión, igualando el récord de Evaristo Coronado como máximos goleadores en clásicos vistiendo una misma camisa.

Pero también, los clásicos se han vuelto dolores de cabeza para Mac, quien ha anotado en los últimos cinco partidos entre manudos y morados en el Morera Soto.

En este año, el día que rompió el récord de Errol Daniels no lo disfrutó, porque la Liga perdió 3-1 en el Nacional y en el pulso anterior, anotó mareado, porque jugó fracturado durante 30 minutos.

Ver más!

Y este domingo, en el inicio de la cuadrangular salió expulsado al final.

Alajuelense iba ganando 3-0, la S descontó y el marcador estaba 3-2.

Corría el minuto 90′ y llegó la desgracia para McDonald, por un majón en la espalda a Henrique Moura.

“Lo acepto, lo majo y sinceramente lo puedo jurar por Dios y mi vida que lo majo sin total intención. Es una jugada fortuita, donde los dos vamos rápido, yo cometo falta, buscando una falta largo de nuesta área para poder respirar y que ellos peloteen, era la intención mía, no voy a mentir”, manifestó el delantero.

Michael Barrantes trata de apresurar la salida de Jonathan McDonald, expulsado ante Saprissa. Fotografía: Mayela López

Y agregó: “No hubo un roce anterior, no hubo un encontronazo anterior para que digan sí McDonald estaba vuelto loco, estaba enojado, para nada”.

El futbolista admitió que la situación le duele, porque sabe que algo así es lo que estaban esperando sus detractores, al ser el principal protagonista de esas historias de amor y odio que se viven en el fútbol tico actual.

“Me duele, obviamente que todo va de la mano de mi vida anterior, el árbitro está muy largo para considerar si es con intención o sin intención y me duele muchísimo porque si yo digo, no mentí en la amarilla y me metieron 100.000 pesos, más no voy a mentir en esto, me duele y voy dolido para la casa, como todos”.

El melenudo jugador dice que no sabe en qué momento cayó en desgracia y la Liga se desplomó.

“No sé en qué momento pasó que ellos pudieron levantarse y empataron el encuentro, pero bueno, hay que seguir adelante y tenemos semana larga para sacar este fuerte golpe que tenemos”, apuntó.

Y en su caso personal, sabe lo que le espera.

“Yo sé que tengo que aguantar y soportar las críticas que se vienen, que otra vez Mac, pero se lo puedo asegurar por Dios y mi vida que no llevo intención de majarlo”.

“Lo boto, se cae y justo cuando yo doy el paso no sé si doy un paso extra o pego un brinco antes y de ahí el majón con todas las vueltas que dio, es la viveza de él y pasa”.

Henrique Moura despeja el balón ante la marca de Jonathan McDonald. Fotografía: Mayela López

McDonald dice que ya vio la imagen tras el majón e insiste en que es circunstancial.

“Doy el paso, no tiro la plancha para lograrlo majar y apoyo el talón y cuando apoyo la punta lo majo, sin culpa, pero es parte del fútbol”.

“Aguantar la crítica, aguantar la despedazada de la prensa también y levantarme, sacudirme, vienen cosas importantes adelante”.

El propio Mac sabe que lo sucedido este domingo Morera Soto jugará en su contra para esa esperanza que guardaba en sus adentros de ir con la Selección al Mundial de Rusia 2018.

“Me molesta y me duele, primero por lo que pasa después en el partido porque sé que ahora todo el mundo enciende las alarmas, la alerta roja nacional sobre el tema y se va a dimensionar y todos los detractores de McDonald van a aprovechar la oportunidad que les di para despedazarme en redes sociales, en la prensa y empezar a tirarme a la afición encima”.

“Tengo que soportarlo y aguantarlo una vez más, por Dios y mi vida no lo hago con intención, pero ahora toca aguantarlo, solo yo sé y Dios lo sabe si fue así. Nadie va a decir sí, fue sin intención, nadie me va a defender, así que aguantar y soportar”, añadió.

Al consultársele qué pensaba de que la afición de Alajuelense se metió con Nicolás dos Santos y pedían su salida del equipo, respondió que los jugadores apoyan al entrenador como él lo ha hecho con ellos.

”Él nunca ha salido a señalar a un jugador ni a criticarlo, es culpa de todos, tanto como nosotros que estamos en el terreno de juego y podemos controlar ciertas cosas y de él y de todo mundo, porque esto no es solo del planteamiento táctico, también de quién está en ese sistema táctico que él propuso y saber si cumplimos o no lo que nos pidió”.

Volviendo a la situación con Moura, insistió en que no tuvieron ningún roce, ni ninguna patada, ni siquiera un golpe.

“Es un jugador limpio, leal, va siempre fuerte a la pelota sin intención de golpear y no es que yo me le tiré por detrás o me le barrí o una jugada que sacamos los dos los codos y yo le pegué o él, no. Yo lo empujo para hacer la falta porque la bola iba para el tiro de esquina, Sé que estaba presionando solo y el grupo atrás”, recordó.

“Yo intento hacer la falta, él rueda, lo piso y ya. No sé, jugadas de esas pasan muchísimas veces. Tal vez si el línea hubiese estado de ese lado, tal vez el línea dice amarilla porque fue sin culpa, pero sé que tengo cierto grado de fama sobre la situación y obviamente los árbitros están predispuestos a no perdonar ni aguantarme absolutamente nada”, finalizó.