Fanny Tayver Marín. 14 septiembre
Jonathan McDonald fue la figura de Alajuelense en el partido contra Guadalupe. Fotografía: José Cordero
Jonathan McDonald fue la figura de Alajuelense en el partido contra Guadalupe. Fotografía: José Cordero

Minutos después de que Liga Deportiva Alajuelense venció 2-1 a Guadalupe, Jonathan Moya rescataba que el León sumó tres puntos, pero lamentaba que en lo personal no fue un buen partido para él.

Con autocrítica, dijo que más allá de que no anotó, dejó de hacer cosas importantes que venía aportando en juegos anteriores, pero que a pesar de su mala noche, lo tranquilizaba y lo alegraba ver que Jonathan McDonald salió del banquillo para cambiar la historia de un encuentro complicado y que el melenudo fue clave para esta cuarta victoria consecutiva de los manudos.

“No hay nadie más fuerte que cuando nos unimos nosotros, así que se nota en la cancha, se nota en el camerino, ha sido un tema que tuvimos que dejar de lado. A veces en camerinos grandes, con jugadores de tan alto nivel, con tanta trayectoria, con tanta historia, a veces el egocentrismo o el ego afectan y son cosas que hemos empezado a dejar de lado”, comentó McDonald.

Muchas cosas han cambiado en una Liga donde los jugadores saben que ninguno tiene la titularidad garantizada y que si las rotaciones han funcionado, lo más probable es que continúen, así que todos están avisados y no pueden bajar la guardia.

Por ejemplo, ante Guadalupe, Alex López y el propio McDonald estaban en la suplencia.

“Hay que aceptarla, hay momentos donde no ha sido fácil para mí y para otros compañeros. Es un tema del egocentrismo, hay que dejarlo de lado, a nadie le gusta estar en el banco, pero toca apoyar y hay que estar preparado”, citó.

Y agregó: “Hay que dejar todo eso de lado, en la casa, no llevarlo ni tan siquiera a los entrenamientos, porque ahí es donde se compite y la verdad que hay que aceptar lo que el profesor (Andrés Carevic) vino a plantear aquí y también Agustín (Lleida) y darle para adelante, no preocuparse por si juego o no juego, sino por si juego hacerlo bien y si no apoyar, esperar la oportunidad de entrar, hacerlo bien y demostrar que también uno quiere seguir jugando como titular”.

“Sabemos que la competencia es fuerte, es dura y cuando tenés competencia sabés que en algún momento vas a tener que ir al banco también, así que es lo que hemos hablado nosotros siempre, que hay que estar listo y preparado para el tiempo que sea, un minuto, 15, 20, lo que sea. Hay que estar listo y atento”, Jonathan McDonald.

¿Eso es lo que tiene a la Liga arriba? “Posiblemente, más todas las cosas buenas que hacemos adentro de la cancha, eso nos ayudó a unir más el camerino, a cerrar filas y sabemos que solo nosotros podemos sacar esto adelante y todos dependemos de todos”, respondió.

Dijo que él como delantero depende del mediocampo para recibir un pase, o de los laterales o los centrales y que quienes defienden también necesitan que arriba presionen, tiren para un lado o hacia el otro y cerrar el ángulo a la hora del pelotazo.

“Aquí dependemos de todos, ganamos todos, perdemos todos y el gol al final es un mérito de todos porque posiblemente la jugada salió de atrás o un compañero hizo un buen cierre y de ahí empezamos la jugada. El mérito es de todos, no de uno solo, porque al final salen quienes anotan, pero son jugadas colectivas. No es que de un saque de puerta alguien la para de pecho y la mete, dependemos de todos”, insistió Mac.

También reseñó que la unión que tienen todos en el camerino rojinegro se nota.

“La alegría, la felicidad, la tristeza, es la felicidad o la tristeza de otro, sabemos que hay compañeros que tal vez no la han pasado bien en algún momento de estos días y lo sentimos como si fuera un hermano, como si fuera a nosotros que nos está pasando y tratamos de buscarle la solución. Si es una dificultad personal, tratamos de sacarlo de esa zona, de alegrarle el día y desear que suene la alarma para ir a entrenar”.

Es decir, en Alajuelense no hay aburrimiento.

“Justo eso es lo que está pasando, deseamos llegar al camerino, donde nos llevamos bien, conversamos de todo un poco y eso es bueno, eso es positivo. Al final y al cabo, vale lo que pase en la cancha y hay que esperar el cierre del torneo que es lo más importante”.

El segundo goleador histórico de Liga Deportiva Alajuelense reseñó que en lo personal, esa anotación que consiguió ante Guadalupe era algo que necesitaba.

“Los delanteros vivimos de goles, es algo que me ayuda a seguir confiando, a seguir preparándome fuerte como siempre lo he hecho y al final es un voto de confianza, de que lo que estamos haciendo está resultando, así que la estrella es la institución, es el escudo que llevamos en el pecho y no lo que cada uno de nosotros haga. Al final es un resultado, en el que gana la Liga y todos nos vamos contentos para la casa”.

Alajuelense es líder del torneo con 29 puntos en 12 partidos disputados, pero el atacante insiste en que deben tener los pies sobre la tierra.

“Lo hemos manejado de buena forma y hay que seguir así, no hemos alcanzado nada, no hemos ganado nada, si bien es cierto seguimos líderes, sumando de a tres, pero falta torneo por delante, la segunda vuelta está arrancando, pero es la parte más complicada del torneo, donde se tiene que sacar el resultado sí o sí en casa y de visita”.

La Liga jugará su próximo encuentro el martes, a las 8 p. m., contra Limón, en el Morera Soto.