Daniel Jiménez. 19 enero

Johan Venegas se denomina un hijo adoptado del saprissismo. Llegó en diciembre del 2017 y una vez que finalizó su contrato, observó las ofertas que tenía y decidió quedarse.

La tranquilidad de sentirse como en casa no tiene precio para el ariete, quien ya celebró un título con los morados.

Su inicio fue difícil, pero según cuenta, poco a poco se ha ido calando en una afición que se caracteriza por ser muy exigente.

Johan Venegas fue el goleador morado la temporada anterior con 11 tantos. Foto: Rafael Pacheco
Johan Venegas fue el goleador morado la temporada anterior con 11 tantos. Foto: Rafael Pacheco

¿Cómo está físicamente?

Llevo un plan con mi preparador físico que me ha sentado bien, me he sentido muy bien. Espero que todo esté en regla.

¿Tomó la decisión correcta?

Sí, toda decisión que tomo siempre es basada mediante mi familia y Dios, creo que cuando uno toma esa determinación con ese respaldo todo sale bien.

¿Cuánto pesó el perder la final para quedarse en el equipo?

Yo lo dije durante el torneo, me siento bien en Saprissa, muy a gusto, la afición y la institución me trata muy bien, a menos que hubiera salido una oferta que uno no puede rechazar, me iría, pero de lo contrario, quiero seguir aquí muchos años y retirarme acá.

¿Cómo vio la respuesta de la afición con su permanencia en el equipo?

Creo que eso es muy importante. Todo inicio siempre es difícil, pero trabajé a consciencia y poco a poco me he ido ganando el cariño del aficionado morado y me siento un hijo adoptado del saprissismo. Estoy esperando las horas para poder jugar.

Hace casi cuatro años Saprissa no tiene un goleador de torneo, ¿Se lo pone como meta?

A uno como delantero siempre le van a exigir anotar, gracias a Dios el torneo pasado me tocó asumir ese rol, hice bastantes goles. Lastimosamente me perdí unas ocho o nueve fechas, que al final dieron al traste que no pudiera tener más anotaciones. Al final terminé con 11 goles en pocos partidos. Me quedó el sinsabor de cuántos goles hubiera jugado todos los partidos.

La gerencia busca un centro delantero extranjero. ¿Cómo toma esa competencia?

Bien porque este semestre nos jugamos muchas cosas como es el campeonato nacional y Concachampions. Todo jugador que venga a este club es bienvenido, va a venir a aportar, esperemos que tomen la mejor decisión a la hora de traerlo, va a ser bien recibido.

¿Cómo ha visto al Saprissa en cuanto a fichajes? ¿Cómo está el plantel?

Creo que bien, se mantiene una idea, se mantiene un proceso. Hubo cambios mínimos, eso es importante porque ya conocemos la idea. Este va a ser el tercer torneo jugando juntos y conforme pasen los campeonatos vamos potenciándonos como equipo. En lo personal lo veo muy bien porque se le da continuidad.

Ya como jugador de experiencia, ¿cómo darles apoyo a los jóvenes que tiene el club?

Es importante comenzar a sacar nuevas promesas para que se conozcan. Manfred Ugalde debutó muy bien. Creo que en los últimos años en el fútbol costarricense nos hemos quedado atrás un poco con ese tema, comparado a otras ligas como la mexicana. Vimos el caso del juvenil Diego Lainez, quien fue vendido al Betis de España, creo que nos hemos quedado un poco acá.

“Si queremos crecer, debemos enfocarnos más en este tema, darles proyección hacia el futuro para que puedan debutar bastante jóvenes y puedan competir para que nuestro fútbol crezca y por el bien de la Selección Nacional”.