Steven Oviedo. 26 abril
Yael López (blanco) y Rafael Núñez (azul) luchan por la pelota en el juego de Saprissa ante Jicaral Sercoba. Fotografía José Cordero
Yael López (blanco) y Rafael Núñez (azul) luchan por la pelota en el juego de Saprissa ante Jicaral Sercoba. Fotografía José Cordero

Desde su ascenso a la máxima categoría, Jicaral Sercoba ha venido mejorando tanto en la parte deportiva como administrativa, y sigue dando muestras del profesionalismo con el que se trabaja.

El cuerpo técnico de Jicaral, encabezado por Erick Rodríguez, tiene a su equipo bastante vigilado para estar en la mejor forma posible cuando se pueda regresar al campeonato local.

Los jicaraleños realizan videoconferencias diarias con todo el plantel, con el objetivo de fortalecer el grupo, realizar rutinas de ejercicio y fomentar los buenos hábitos alimenticios y del diario vivir.

“El cuerpo técnico realiza videoconferencias todas las mañanas para tenernos ahí, todos reunidos tempranito para tener el hábito de levantarnos temprano y compartir todas la mañanas”, explicó Rafael Núñez, capitán de Jicaral Sercoba.

Núñez considera que esta idea del cuerpo técnico les ayudará mucho a futuro cuando se pueda realizar el torneo, ya que los ha unido mucho como grupo.

“Muchos de esos días tenemos un plan de entrenamiento ahí mismo que el preparador físico, el profe Gabriel nos ve mientras hacemos los trabajos. A veces es solo para compartir y durante el día tenemos el plan de trabajo que hay que realizar”, destacó el defensor central.

El zaguero no esconde que ha sido complicado para los futbolistas tener tanto tiempo sin actividad deportiva competitiva, pues están acostumbrados a disputar tres puntos en el terreno de juego y ahora no pueden realizar trabajos con balón.

Rafael Núñez señala que las videoconferencias las hacen con la aplicación zoom y en las mismas hay momentos de esparcimiento, en los que se puede vacilar con los compañeros, quienes son como una segunda familia.

“Estamos en constante comunicación con los compañeros. Es importante, ha sido un parón atípico. De venir de estar a un 100% de actividad deportiva a estar detenidos casi por completo, nadie se esperaba esto”, añadió Núñez.

Pese a que la pandemia del covid-19 ha afectado a todo el planeta, Núñez ha tratado de sacarle provecho a la situación, pues por el fútbol siempre tiene que estar muy lejos de su familia, la cual vive en Barranca, Puntarenas.

“La paso con mi familia aprovechando el tiempo con ellos, pues cuando estoy en Jicaral estoy separado de ellos, aprovechando para estar con mi esposa y mi hijo. Siguiendo las rutinas que me manda día con día el preparador físico, para intentar estar de la mejor manera físicamente”, recalcó Núñez

El jugador recientemente cumplió 36 años, quiere seguir en el fútbol profesional, ya cuenta con la licencia B de entrenador y además es un apasionado de la cocina, por lo que también valora un futuro en ese entorno.

“Ya soy grande, ya tengo tiempo en esto y ahorita es disfrutar esto, disfrutar el tiempo que me de Dios en el fútbol. Yo quiero jugar hasta que Dios así lo quiera y me he puesto metas de torneo a torneo para ser competitivo y tener la mayor cantidad de minutos”, explicó.

Jicaral ocupa el cuarto lugar del Clausura 2020 luego de 15 jornadas disputadas y siete por jugar, tiene 22 puntos y está en zona de clasificación por tener mejor gol diferencia que el Club Sport Cartaginés.

El próximo partido de Jicaral será ante San Carlos en el Estadio Carlos Ugalde Álvarez y en su calendario restan las visitas a: Cartaginés, Saprissa y Guadalupe FC ;mientras que será local frente a: Grecia, La U y Alajuelense.

“Gracias a Dios pudimos tener un buen cierre, tuvimos un momento complicado antes de que se parara el torneo con una sequía de de buenos resultados, pero pudimos rectificar con una gran victoria en Limón y le ganamos a Santos en casa. Está reñida la clasificación”, finalizó Núñez.