Juan Diego Villarreal. 2 junio

Jicaral finalmente se olvidó de todos sus fantasmas y en el tercer intento consecutivo subió a la Primera División, pero el margen para celebrar es corto y el tiempo juega en su contra, de cara al añorado debut en la máxima categoría.

Las repercusiones del ascenso sin duda alguna que son positivas para el pequeño poblado peninsular. Sin embargo, el torneo de Primera se iniciará el próximo 21 de junio y esto limita el margen de acción, para un club que de entrada debe lidiar con usar un escenario alterno como casa, ya que la cancha de la Asociación Cívica Jicaraleña no cumple con la normativa de Unafut.

Con solo 49 días de tiempo, resulta imposible tener el estadio que prometió la dirigencia, por lo que en medio del festejo confirmaron que el Edgardo Baltodano de Liberia será su sede por seis meses, como mínimo. Es decir disputarán todo el Apertura 2019 lejos de sus aficionados.

02/06/2019 Cancha de la Asociación Cívica Jicaraleña, Jicaral de Puntarenas. La Asociación Deportiva y Recreativa Jicaral Sercoba recibió a la Asociación Deportiva Guanacasteca, en el partido de vuelta de la gran final de la Liga de Ascenso (Segunda División). Foto: Rafael Pacheco
02/06/2019 Cancha de la Asociación Cívica Jicaraleña, Jicaral de Puntarenas. La Asociación Deportiva y Recreativa Jicaral Sercoba recibió a la Asociación Deportiva Guanacasteca, en el partido de vuelta de la gran final de la Liga de Ascenso (Segunda División). Foto: Rafael Pacheco

Roy Barrantes, presidente del equipo, señaló que está todo en pie para la construcción del nuevo inmueble en la comunidad, que el proyecto es una realidad y ya cuentan con el terreno. No obstante, no será hasta enero del 2020 que se pueda utilizar, esto siempre y cuando se cumpla con lo proyectado.

“Los primeros partidos que jugaremos en Primera serán en el Edgardo Baltodano. Si toda la planificación se da como esta prevista, el nuevo estadio de Jicaral estará listo para el 2020. Este reducto se construirá a 600 metros del estadio actual, en barrio El Mango. El costo del estadio no lo puedo indicar todavía, porque es privado, pero será para unas 1.500 o 2.000 personas”, manifestó Barrantes.

El jerarca confirmó a Jeaustin Campos como entrenador y señaló que su deseo es mantener a la base del plantel que consiguió el boleto ante Guanacasteca.

La premura es total, toca ajustar presupuestos y son realistas en que hay una desventaja con el resto de inquilinos de la división de honor, debido a que la mayoría ya iniciaron con la pretemporada y realizaron retoques en sus planillas. Pese a esto, está confiado en que serán protagonistas.

“Tenemos muchos patrocinadores, hay respaldo local y también trasnacionales que confían en nosotros. Vamos a tratar de hacer lo máximo, para tener un buen desempeño... Es la primera vez en la historia que se tiene un equipo de esta zona en la Primera, esperamos que sea para bien y no para mal. Pueden esperar mucho de Jicaral, vamos a dar pelear, tal vez no seamos San Carlos, pero vamos a luchar.”, agregó.

El dirigente reveló que estuvo cerca de tirar la toalla luego de perder dos finales al hilo, pero se mantuvo luego de que un grupo de 500 seguidores lo visitaron en su casa hace un año y le pidieron que siguiera al frente del club.

Barrantes aseguró estar cansado tras una temporada desgastante. Sin embargo, su sueño era llegar a la Primera División y cumplir con un legado que le dejó su padre, quien inició el proyecto en canchas abiertas.

“Jicaral nació hace prácticamente 11 años con Francisco Torres, es más, esto es de mucho más atrás, con el famoso Huracán que tuvo mi padre y con el que trató de llegar a Segunda División. Esta semilla la sembró mi papá, Jorge Barrantes, y yo continué, porque era un sueño de toda la población de acá. Es una herencia familiar que llevo con orgullo, transmitida a todos los peninsulares que tenían este sueño”, concluyó.

Con lo que respecta a los futbolistas, tienen fijas sus esperanzas en continuar en el club y ayudar a garantizar la permanencia, para luego aspirar a algo más.

Eso sí, muchas de las figuras terminaron contrato, como el caso de Leaonardo Adams. Más allá de esto, confían en que tienen una buena estructura y no les pesará la máxima categoría.

“Roy Barrantes tiene un proyecto muy serio y este equipo tenía mejores condiciones que algunos que estaban en Primera División. Acá hay mucho potencial, se pueden estar muchos años en Primera y esperemos que en unos 10 años se pueda coronar con un campeonato en la máxima categoría”, señaló Wálter Chévez.