Juan Diego Villarreal. 2 junio

Jeaustin Campos tiene muy claro el sabor que deja ganar un título. Los cinco que levantó con el Saprissa le educaron el paladar; sin embargo, luego de coronarse con Jicaral en la Liga de Ascenso y lograr el boleto a la Primera División, aseguró que es mucho más complicado imponerse en la Liga de Ascenso.

Campos reveló que pasó un año y medio muy complicado y que le hacía falta colgarse una medalla nuevamente. El técnico considera que volvió más fuerte, aunque aún no está definido si seguirá con los jicaraleños en la máxima categoría, pues debe hablarlo con el presidente del equipo.

¿Qué sabor le queda tras coronarse campeón?

La honra es para Dios, creo que ha sido año y medio bastante duro para mí, pero lo que no me mató me hizo más fuerte. Ahora culminamos un torneo bastante bueno y le dedico esto a los jugadores y al pueblo, que ha tenido una larga espera.

¿Es el título más complicado en su carrera?

No, realmente que todos son complicados. Los campeonatos son como los partos para las mujeres, todos son difíciles, pero cuando se alcanzan, se pueden celebrar. Nunca ha sido sencillo ganar un título, todos son complejos.

Jicaral llegó a tres finales al hilo y no logró avanzar a la Primera División, hasta ahora. ¿Qué significado tiene para usted este logro?

No voy a sobredimencionar mi trabajo, porque sería opacar el de los muchachos y ellos han hecho algo impresionante. Se comprometieron, es un grupo muy sano y se merecen esto más que yo, porque me tocó llegar a los últimos partidos. Además, hay que resaltar el trabajo de Erick Rodríguez, quien estuvo desde el inicio y luego dije que se quedara ayudándome como asistente. Él llevó el peso de todo esto y yo llegué al final a ayudar y gracias a Dios los muchachos se aplicaron.

¿Este título es una especie de revancha y va dedicado para esa gente que ya no creía en su trabajo y lo daba por muerto?

Mi corazón no es tan grande para albergar a toda la gente que no le gusta mi trabajo o no me aprecia. Me debo a los que me apoyan, los que me quieren y que saben que soy un profesional incólume, que se entrega siempre por mi pasión.

¿Qué enseñanzas le dejaron estos meses en la Liga de Ascenso?

Veo una Liga de Ascenso muy bonita, en cuanto a lo competitivo, también veo una Liga de gente joven, de entrenadores muy curtidos y esto eleva el nivel. Considero que hay muy buen nivel, con las limitaciones que se tienen en infraestructura, cancha y al tener a jugadores que también trabajan. Es mucho más difícil ser campeón de Liga de Ascenso que de Primera.

¿Qué le aportará Jicaral a la Primera División?

Lo más importante es la parte competitiva, debemos ser competitivos. Sin embargo, este es un triunfo de toda la Península, no es solo de Jicaral, del pueblo o de Puntarenas, es de todos. Queremos desarrollar a estos muchachos jóvenes y es a lo que apostamos.

”Al presidente le dejé al equipo en Primera División y ojalá que él tenga la posibilidad de cumplir con lo pactado”.

Jeaustin Campos rompió la maldición de Jicaral, equipo que perdió dos finales al hilo y logró subir a la Primera División en su tercer intento. Fotografía: Rafael Pacheco
Jeaustin Campos rompió la maldición de Jicaral, equipo que perdió dos finales al hilo y logró subir a la Primera División en su tercer intento. Fotografía: Rafael Pacheco

Afirma que dejó al equipo en Primera División, ¿seguirá como entrenador de Jicaral?

No sé. Creo que por cautela nunca hablamos del día después. Lo primero era sacar al equipo, se hizo y el presidente se merece esto, más que cualquiera de nosotros, porque la vivió en carne propia en estos tres años. Ahora hay que ver qué decisión toma.

¿Le gustaría seguir?

Atendí la solicitud del presidente, Roy Barrantes es un amigo, así lo considero, es una gran persona, muy humilde y no me podía negar. Lo que hablamos era hasta hoy y ahora vamos a ver qué pasa. Como siempre lo digo, compro proyectos, no parches.

Este ascenso es algo nuevo para usted, ¿que sensación le queda?

Primero la satisfacción del deber cumplido, luego, que con orden, planificación y con elementos tácticos se pueden hacer cosas interesantes. Estoy muy feliz, porque tenía tiempo de no celebrar un campeonato. De repente, estaba en equipos en los que el éxito era otro objetivo, no el campeonato y no quiere decir que fracasamos.

¿Cómo hacer para que la estructura de Jicaral se expanda y puede competir en Primera División?

Esperemos, hay que dar unas horas, pero por supuesto que la idea es mantener a la base del equipo, salvo los que quieran marcharse. Además, hay que tener refuerzos que se ajusten al presupuesto.

¿Cuánto gana el fútbol costarricense al tener un equipo de Primera División de esta zona?

Para mí, esto es lo valioso. Por supuesto que está la parte competitiva de ascender, pero lo otro que viene es la posibilidad de desarrollar a estos jóvenes talentos, porque hay una gran cantidad de juveniles de 14 o 15 años que están y que hay que ver cómo se trabajan.

”El fútbol de Costa Rica necesita proyectos como este, porque sin menospreciar a la Selección, creo que no se trabaja bien a nivel menor. No es porque se gane o no una competencia, sino porque es una bola que cae a la Mayor y tener jugadores de más de 32 años en la Selección da mucho de que hablar, lo digo sin menospreciar. Recordemos a la Guatemala o la Honduras de los 80’s, estamos en un punto muy peligroso y nos podemos estancar.

”Espero que este ascenso sirva para desarrollar a los jóvenes de esta zona, porque hoy no subió la Península completa. Ojalá se dé un proyecto como se debe, pero lo primero será asegurar la permanencia, porque es muy complicado, ya que estamos en desventaja con respecto a los otros equipos de Primera”.

¿Jeaustin Campos será el de siempre en Primera División, defendiendo a capa y espada a Jicaral?

Sí, siempre. Lo primero es la honestidad en mi trabajo, al club al que me debo y donde esté, siempre defenderé los intereses de mi equipo, el que quiera contratar mis servicios sabe que así será. No voy a cambiar mi línea, aunque ya las canas y las experiencias le dan más enseñanzas a uno.

¿Tiene un valor agregado esta medalla?

Esta medalla es una bendición. Qué más satisfacción que tener una medalla en respuesta al trabajo, porque muchas veces se trabaja bien, se es profesional y se entrega todo, pero no se logran los objetivos. Es un premio al trabajo, a la perseverancia y a nunca caer.