Juan Diego Villarreal. 18 mayo
Yason Molina (azul) fue un verdadero dolor de cabeza para la zaga de Palmares. El jugador de Jicaral se caracteriza por jugar tanto de defensa como de delantero. Fotografía: Juan Diego Villarreal
Yason Molina (azul) fue un verdadero dolor de cabeza para la zaga de Palmares. El jugador de Jicaral se caracteriza por jugar tanto de defensa como de delantero. Fotografía: Juan Diego Villarreal

El técnico Jeaustin Campos encontró en la península de Nicoya a un jugador que bien podría ser un nuevo Kendall Waston, debido a su buen juego aéreo y capacidad ser delantero centro o defensa central.

Aunque no tiene la corpulencia ni la estatura de Waston (1,98 metros), Yeison Molina (1,80 metros) lo compensa con un muy buen juego aéreo. Es la carta que Jicaral Sercoba utiliza tanto en la parte baja como en la ofensiva y al hasta el momento ha dado resultado.

En el primer partido de la final de la Liga de Ascenso, el jicaraleño inició como artillero y fue un dolor de cabeza para la zaga de Palmares, mientras en el segundo tiempo se posicionó en la zona central de la defensa, con el fin de que Wilmar Núñez sorprendiera en el ataque y marcara los dos goles de Jicaral en el triunfo 2-1 ante los alajuelenses.

Este domingo será el duelo de vuelta en el estadio Jorge Palmareño Solís (2 p. m.), donde los puntareneses esperan ganar la serie y llegar a la final nacional frente a Guanacasteca.

Molina indicó que su puesto natural es defensa central, pero desde que llegó al cuadro de Jicaral los entrenadores lo han ubicado también como lateral derecho, volante y extremo, por lo que solo de portero no ha jugado.

Yason Molina con su 1, 80 metros de estatura tiene muy buen salto y eso es explotado tanto en la parte baja de Jicaral, como en la ofensiva Fotografía: Juan Diego Villarreal
Yason Molina con su 1, 80 metros de estatura tiene muy buen salto y eso es explotado tanto en la parte baja de Jicaral, como en la ofensiva Fotografía: Juan Diego Villarreal

“Para estas series el profe Jeaustin Campos me puso de delantero para jugar diferente, más directo, con el fin de aprovechar mi salto y tratar de pivotear a los demás compañeros. Así fue en la primera parte ante Palmares, pero en la segunda se cambió la idea de juego y pasé a jugar como central y por dicha salieron las cosas”, recordó Molina.

En la actual campaña el jugador de 23 años suma cuatro anotaciones jugando en diversas posiciones, entrando de cambio o bien de titular. Lejos está de compararse con el gigante Kendall Waston, pero es claro que domina las alturas y es el comodín de Jeaustin.

“Siempre me he caracterizado por ir bien arriba, desde que jugaba en canchas abiertas. Es una de mis virtudes. Empecé en mi pueblo, en Pilas de Bejuco en Nandayure, y con 20 años un árbitro me recomendó a Jicaral y el técnico Rónald Macho Mora me dio la oportunidad. Aquí estamos desde hace tres años, luchando por llegar a la Primera División”, comentó Molina.

Precisamente, el técnico Jeastin Campos aseguró que no improvisa con el Chon Molina, como le conocen en el plantel, y por el contrario, busca sacarle el máximo de réditos a cada uno de sus futbolistas.

“Es claro que con Molina buscamos explotar un estilo muy similar al de Kendall (Waston), me acuerdo perfectamente cómo funcionaba en el Saprissa. Pero este sistema lo trabajamos los últimos 15 días para afinarlo, así lo hicimos ante Garabito en semifinales y frente a Palmares. Lo importante es que estos jóvenes son como esponjas que absorben todas las enseñanzas, no tienen egos y tienen confianza en lo que estamos haciendo”, manifestó Campos.