Esteban Valverde. 1 marzo
Jeaustin Campos llegó en setiembre pasado al banquillo de San Carlos. Fotografía: José Cordero
Jeaustin Campos llegó en setiembre pasado al banquillo de San Carlos. Fotografía: José Cordero

Jeaustin Campos dejó de ser el entrenador de San Carlos ayer luego de la derrota que sufrió su equipo con Limón 3 a 0. La salida del timonel generó comentarios de todo tipo; sin embargo, tres llamaron la atención por tratarse de exfutbolistas norteños que recientemente estuvieron bajo su mando.

Jorman Aguilar, Julio Cruz y Javon East colocaron comentarios que dejan entrever alegría por la salida de Campos del banquillo. Los tres fueron jugadores de San Carlos en el último semestre del 2020.

East utilizó sus redes sociales para entablar un diálogo con Cruz, en el que el mexicano puso: “El chiste se cuenta solo, Grande Mourinho!!!” (en alusión al sobrenombre con el que muchos identifican a Campos en el fútbol nacional).

Otro que puso un comentario ante la salida del timonel fue el panameño Jorman Aguilar, quien posteó: ‘Discúlpate cuando haces mal y deja de buscar frases para apoyar tu estupidez’.

Ante esto La Nación contactó al timonel. El estratega no se guardó nada y fue enfático en que las críticas se toman de quien vengan y en este caso los tres jugadores, desde su punto de vista, no tienen mayor peso.

-¿Cómo toma lo dicho por tres exjugadores suyos en San Carlos ante su salida? Javon East, Jorman Aguilar y Julio Cruz parecen estar alegres con su salida o tener algún resentimiento.

Ni sé qué fue lo que pusieron.

-¿Usted tuvo algún problema con ellos o el manejo del camerino se le complicó?

El equipo está mejor sin ellos. Las críticas y las cosas se toman de quien vengan. Son jugadores que aquí son de medio pelo... ?¡imagínate en sus países! Independientemente de su desarrollo en cancha, pues me deja mucho que desear lo sucedido, porque eso habla del profesionalismo, eso habla de ellos más que de mí. Si juntamos a los tres, pues no han ganado ni la mitad de lo que yo he ganado.

-¿Pasó algo con ellos? ¿Hubo encontronazo en entrenamientos o algo?

Hay situaciones en las que tomamos decisiones, en ese aspecto yo las tomo desde el punto de vista profesional, no personal, pero ahí se nota la cultura futbolística, también hay que ver la madurez, pero son jugadores que han demostrado que no tienen lo profesional.

-¿Cómo digiere la salida ya más en frío? ¿Siente que se acabó su proceso con San Carlos o ya estaba desgastado?

Inclusive antes del partido contra Limón, antes de ese juego yo ya había comunicado que me iba. Si hubiésemos ganado yo me iba. Es una cuestión de prestigio, porque nadie me ha regalado nada, el profesionalismo, el estudio, todo eso me ha costado mucho, esta carrera no es fácil, yo siempre he dejado los equipos bien. Yo no puedo dejar mi prestigio en manos de algo que yo no puedo controlar.

-¿Pero qué pasó que el equipo ya no tenía química?

La manija ya yo no la tenía. En el primer tiempo contra Limón pudimos ganar pero la pelota no entró. San Carlos es un equipo con jugadores nobles, de nivel, pero los resultados no se daban, como te digo, antes de Limón yo sabía que me iba a ir. El dinero se puede recuperar si se pierde, pero el prestigio no.

-Vamos a ver... si a usted le iba mal con San Carlos, al final nadie le quitaba otros logros como ser el técnico más ganador con Saprissa, el ascenso con Jicaral... ¿Por qué dice que su prestigio estaba en juego?

Eso es historia, yo siempre he ido contra la corriente, cuando me nombraron la primera vez en Saprissa no me tenían fe, cuando llegué la segunda vez fue igual, pero esto es de todos los días y de demostrar constantemente. Yo no puedo vivir del pasado, ahora hay más detractores que fans, entonces yo creo que a nivel de medios y afición, dirigencia, hay que cuidar la reputación, yo puedo vivir tranquilo diciendo que soy el más ganador de Saprissa, pero quisiera que me contraten por mis condiciones, por mi honestidad y profesionalismo.

-¿Cuál fue su pecado en San Carlos?

Yo siempre he sido ofensivo, que recupero la pelota para ir a anotar, quiero imponerme. Pensé que tenía un equipo solvente, que tenía equipo mucho mejor de lo que estaba... Adolecimos de momentos claves de futbolistas, empatamos y perdimos mucho y no funcionó. Quedé invicto con todos los tradicionales, pero eso no es suficiente.

-El banquillo de Saprissa está con un interinato...

Siempre los equipos tradicionales tendrán un imán diferente, pero bueno, yo la verdad no he tenido nada con nadie, yo no descarto ni desecho nada. Yo vivo de esto, mi profesión es esta y lo que sea bueno para mí y mi familia pues me convencerá.