Fanny Tayver Marín. 25 marzo
Marco Ureña tenía que practicarse este lunes por la tarde la resonancia magnética. Fotografía: José Cordero
Marco Ureña tenía que practicarse este lunes por la tarde la resonancia magnética. Fotografía: José Cordero

En Liga Deportiva Alajuelense aseguran que su protocolo médico es estricto y riguroso cuando se presenta una lesión.

Marco Ureña fue titular contra Herediano en el Rosabal Cordero, justo en el partido que estaba regresando tras una lesión que sufrió en esa misma cancha el pasado 3 de marzo y al minuto 50 salió de cambio, porque tuvo una recaída.

Tras la derrota de la Liga (2-0) ante el campeón nacional, el atacante emitió unas declaraciones polémicas, al asegurar: “Hasta que al fin me van a hacer una resonancia en la Liga”, al tiempo que señaló: “Aquí son muchas limitantes que tenemos”.

¿Qué es lo que está pasando?

“Cuando Marco tiene el problema en el partido contra la UCR que fue en Heredia, fue el 3 de marzo. Él sale por lesión, el protocolo que se utiliza, según me explicó el doctor Alfredo Gómez, es esperar 24 horas para que la zona implicada en la lesión desinflame y para tener un mayor criterio a la hora de hacer un examen. Y a Marco se le hace un ultrasonido, que es lo que tocaba en ese momento”, expresó a La Nación el gerente deportivo de Alajuelense, Javier Delgado.

A partir de ahí, detalló que el delantero comenzó a recibir terapias en el Estadio Alejandro Morera Soto.

“Después de 11 días se hace un ultrasonido de control. Cuando se da el aval para que él tenga el alta médica y ya pueda ingresar al trabajo del equipo, él comienza a entrenar. Ya se encontraba sin dolor, los marcadores musculares se encontraban normales”.

Y agregó: “Se han hecho unos exámenes que se llaman CPK, que miden los factores inflamatorios en la sangre y salieron normales. Las pruebas de campo que se le realizaron, con los fisioterapeutas, que son entre el alta médica y el alta deportiva, que son los que trabajan al jugador en el campo y estaban en condiciones normales, sin ninguna dificultad”.

Ante eso, a Ureña se le autorizó para que comenzara a entrenarse con el primer equipo y hasta jugó 45 minutos en un colectivo de la Liga contra el Once de Abril.

“No tenía ninguna molestia y previo al partido del domingo, Marco no expresó ningún tipo de molestia ni dolor en la zona. Por eso fue incluido en la convocatoria, inclusive para que fuera titular. Previo a eso, a Marco se le habían realizado dos ultrasonidos, que es el protocolo normal que utiliza el doctor Alfredo Gómez”, relató Delgado.

Además, indicó: “Yo pienso que la confusión viene porque ahora lo que se va a hacer es una resonancia magnética, porque es un examen más exhaustivo, que es más que un ultrasonido y ¿por qué?, porque dio problemas nuevamente. Entonces, pareciera que fuera algo más. Cuando se presenta la situación anterior, se procede a hacerle la resonancia, que se la tenían que realizar en horas de la tarde de este lunes”.

El gerente deportivo de los manudos apuntó que él entiende a Ureña, porque aunque cree que sus palabras no fueron las más atinadas para explicar la situación, el jugador estaba molesto.

“Lo que pasa es que al calor del juego, al calor de un resultado, uno entiende la molestia que puede haber por perder un partido, por la situación, por salir lesionado y eso. Lo que se le olvidó a Marco decir es que se le habían hecho dos ultrasonidos, que es lo que tocaba. Uno para determinar la lesión en sí y otro de control y en eso, el protocolo está establecido así desde hace años de parte del departamento médico de la Liga”.

Algunas personas aseguran que hay más problemas de fondo y que Alajuelense tiene deudas con clínicas y hospitales para que se practiquen exámenes, lo cual, Delgado afirmó que es falso.

De hecho, indicó que la Liga tiene relaciones comerciales con clínicas y que los exámenes y los protocolos médicos se hacen a la brevedad, como había ocurrido con Alex López.

Otro ejemplo fue el de José Andrés Salvatierra, quien se lesionó el miércoles a las 8:45 p. m. y en menos de 24 horas ya lo habían operado para reconstruirle el tendón de Aquiles de la pierna izquierda.

“Usted sabe que si yo digo A, entonces dirán que dije A, B, C, D… Eso uno lo entiende y es bueno aclarar el asunto, porque la situación no es como la quieren poner muchos”, subrayó Delgado.