Fiorella Masís.   25 octubre
Jafet Soto durante el partido de Herediano ante Grecia, el sábado en el Allen Riggionni. Foto: Rafael Pacheco

El fútbol y su estilo han puesto muchas veces a Jafet Soto en el foco de la polémica. Es de sobra conocido por no tener pelos en la lengua y sus conferencias de prensa normalmente están llenas de frases de las que se hablan durante el resto de la semana.

Pero el estratega de Herediano también tiene otra faceta que pocos conocen. El sábado, tras el empate de 2-2 ante Grecia, fue uno de esos días diferentes.

Tras un juego que tuvo de todo, entre eso su expulsión, se esperaba a un Jafet molesto, directo a la controversia.

Nada de eso pasó e incluso en los últimos minutos enfocó sus palabras hacia un sentido llamado, si se quiere de deportividad, como él mismo lo calificó.

El Team presentó cuatro casos positivos de covid-19 antes de enfrentarse a los griegos, pero el juego se mantuvo intacto. Según Soto, el fútbol debe continuar, primero porque muchas personas dependen de esa actividad económica, y segundo, para llevar “algo” de alegría a los hogares.

“Teníamos que rearmar la línea, para no suspender, no empezar en ese juego de que no quiero jugar, aquí todos queremos fútbol y tenemos que hacer sacrificios para jugar y no parar esto, porque al final no solo es un tema deportivo, está el segundo punto, que es el económico”, dijo Soto.

“Todos los que estamos en esta sala vivimos de esto”, agregó en referencia a la sala de prensa donde dio su conferencia en el Allen Riggionni.

“Necesitamos que mucha gente, como nosotros, tengamos los ingresos, que patrocinadores estén contentos, están haciendo un gran esfuerzo, de que los medios de comunicación, que también aportan mucho, no tengan a medio salario a toda esa gente que está ahí”, continuó.

Aunque no se conocen los nombres de los contagiados, Soto salió con una defensa alternativa. Esa no era la idea, comentó, pero debió hacerlo.

Para pedir la suspensión de un compromiso por coronavirus, el equipo debe tener siete contagios, aunque entran otros criterios en análisis. Lo cierto es que en Herediano desecharon esa posibilidad.

“Teníamos cinco confirmados (el viernes se informó que eran cuatro), uno falso positivo, en posiciones determinantes. Hablamos con Fuerza Herediana, la junta directiva y decidimos jugar, y decidimos jugar porque creo que si tenemos que hacer un sacrificio lo vamos a hacer, por el deporte como tal, entonces me parece que es una responsabilidad”, agregó.

Soto no solo se centró en la parte futbolística, fue más allá y se acordó de las miles de personas que se han visto afectadas de una u otra forma por esta enfermedad.

“Me encantaría tener el equipo todas las fechas, pero a mucha gente también le gustaría tener a sus familiares en la casa y ya no están. Creo que si nosotros, que estamos bien, podemos darle algo diferente al país, mínimo que sea, algo de entretenerse, diferente a lo que estamos viviendo, que se nos fueron seres queridos que algunos enfermos... lo vamos a hacer, ¿por qué no vamos a jugar? Grecia también hizo su esfuerzo, ayer (viernes) terminaron cuarentena, entrenaron un día y lo hicieron bien también”.

Jafet Soto vio la tarjeta roja en el segundo tiempo ante Grecia. Foto: Rafael Pacheco

Finalmente dio la opción de utilizar jugadores de Alto Rendimiento para continuar con el desarrollo del certamen. En la Primera División ya ocho clubes han presentado casos positivos.

“Si están bien trabajados, démosle, hay que jugar, hay responsabilidad conjunta y no es solo cuando me conviene. (...) Eso es parte de lo que tenemos que cambiar, yo no pongo ninguna excusa, vamos a jugar con los que tenemos que jugar”.