Por: Cristian Brenes.   16 abril

El fútbol nacional vive un acontecimiento inédito, en 11 años nunca se dio, pasaron 19 torneos y jamás ocurrió. Quienes viven y se apasionan por el fútbol nacional son testigos ahora del primer campeonato corto en el que cuatro equipos llegan a la última fecha con opciones de ser primeros.

A falta del último suspiro de la fase regular del Clausura 2018, Herediano (42 puntos con +19), Saprissa (41 con +21), Alajuelense (40 con +19) y Santos (39 con +15) tienen alternativas reales de conquistar la cima y apoderarse del tesoro de una eventual final del campeonato.

Más allá de que los rojiamarillos son favoritos para ser el número uno, por encabezar la clasificación y ser el único club que depende de sí mismo, son pocos lo que pueden asegurar, sin dudar por un segundo, cuál de los involucrados termina en lo más alto.

Desde el Invierno 2007 (inicio del formato corto) a la actualidad lo más cerca que se estuvo de vivir un cierre tan vibrante fue en el Verano 2013, cuando con dos jornadas por delante el Team, Cartaginés, los morados y Pérez Zeledón podían ser líderes, aunque al llegar al último duelo ya los florenses habían ganado la primera etapa.

Al repasar todas las competencias hasta el 2007 se detecta que únicamente en el Verano 2012 y en el Invierno 2011 tres equipos llegaron con posibilidades de ser el uno, en el resto, o ya estaba todo cerrado o solo dos peleaban por el premio.

El panorama hace que las miradas se concentren solo en tres choques del miércoles. En primera instancia en el que sostendrá del Team contra los guapileños en el Rosabal Cordero, pero sin dejar de ver el de la S con Limón en la Cueva y de igual forma el de la Liga con Carmelita en el Morera Soto, todos a las 8 p. m.

Jafet Soto y sus jugadores aseguran la cima si ganan, cualquier otro resultado los pone a depender de lo que suceda en los otros juegos. En lo que respecta a Saprissa, necesita ganar y que el líder caiga o empate, también podría dejarse el botín si empata, Herediano iguala y los erizos también igualan o caen, esto gracias al gol diferencia de los tibaseños.

El santista Edder Solórzano (izquierda) y el florense Pablo Salazar (derecha) disputaron la pelota en la fecha 11 del Torneo de Clausura 2018, juego que terminó 0 a 0. Fotografía: Rafael Murillo.
El santista Edder Solórzano (izquierda) y el florense Pablo Salazar (derecha) disputaron la pelota en la fecha 11 del Torneo de Clausura 2018, juego que terminó 0 a 0. Fotografía: Rafael Murillo.

Por su parte, los manudos como primer paso deben triunfar sí o sí y que los florenses no sumen de a tres. Esta es la única combinación que los lleva a la punta, sin importar si Johnny Chaves y su plantel ganan.

Finalmente, los caribeños son los que parecen tener el camino más empedrado, pese a que no se les puede descartar. A toda costa deben salir victoriosos del Rosabal Cordero con diferencia de tres tantos y luego esperar que Saprissa muerda el polvo y que Alajuelense no gane.

Estos son los juegos que los propios involucrados hacen para cumplir el objetivo de ser los primeros y así acabar con la zozobra de un torneo inédito.

¿Por qué tanta paridad?

Tener cuatro equipos con posibilidades de ser líderes en la última fecha hacen que surja la duda del por qué ocurre esto. La respuesta va en la línea del equilibrio de fuerzas, la constancia y la competitividad del campeonato, algo que no se vivía de la misma forma antes, ya que dos o tres dominaban.

Más allá de que Herediano, Saprissa y Alajuelense tienen un presupuesto mucho mayor que el de Santos, los caribeños supieron equilibrar con un proceso y un técnico que se apega al libreto, se obsesiona por la táctica y sabe elegir sus fichas.

“Están dos equipos que se mantienen como Saprissa y Herediano, la Liga retomó su protagonismo y Santos es una realidad. Los guapileños son un ejemplo de planificación a mediano y largo plazo, al trabajo y la continuidad, esto sumado a Johnny Chaves, quien hace una labor impecable. No se puede predecir lo que pasará”, señaló Geovanny Alfaro, técnico y miembro de la Comisión de Selecciones Nacionales.

Los caribeños afirman que su surgimiento no es casualidad y más bien atribuyen a su momento el que el campeonato tenga tanta paridad y se llegue a un cierre como el que se vive.

“No competimos en lo económico, pero mantenemos un proceso y así redujimos distancias. Santos le pelea a los que invierten más. Es un tema de optimizar los recursos, porque cuánto le cuesta un punto a Herediano, Saprissa y Alajuelense y cuánto le cuesta a Santos. Tenemos posibilidades, vamos a hacer lo nuestro y esperar”, recalcó Chaves.

El párrafo final del campeonato aún no se escribe, todo está en suspenso y será hasta el miércoles cerca de las 10 p. m. cuando se tenga certeza.