Amado Hidalgo. 11 septiembre
22/04/2019. San Rafael de Alajuela, Proyecto Gol. Reunión de presidentes por alerta de amaños en fútbol de Costa Rica. William Sequeira, miembro del grupo de integridad de la FIFA realizó conversatorio con dirigentes del fútbol de Costa Rica de primera y segunda división. En la foto William Sequeira. Fotos Melissa Fernández
22/04/2019. San Rafael de Alajuela, Proyecto Gol. Reunión de presidentes por alerta de amaños en fútbol de Costa Rica. William Sequeira, miembro del grupo de integridad de la FIFA realizó conversatorio con dirigentes del fútbol de Costa Rica de primera y segunda división. En la foto William Sequeira. Fotos Melissa Fernández

Este viernes será reelecto William Sequeira Solís como fiscal de la FEDEFUTBOL, con lo cual superará una década en el cargo cuando se venza la designación. Su postulación provocó la salida de la directora Marjorie Sibaja, denunciando una escogencia a dedo e inconveniente hecha por el presidente, Rodolfo Villalobos.

Sibaja cuestionó el perfil del fiscal actual, la omisión de pronunciarse en casos relacionados a conductas de miembros del Comité Ejecutivo y, sobre todo, un proceso de escogencia desapegado a “los principios de trasparencia, apertura, discusión y análisis”.

La Fedefútbol se negó a atender a La Nación para consultas sobre el tema, pero remitió a un comunicado de prensa, en el cual rechazó esos argumentos y adujo que la presidencia del Ejecutivo no tiene que ver con la designación de los candidatos a la fiscalía.

Según los estatutos de la Federación en su artículo 18.5, la fiscalía debe velar por el cumplimiento de los mismos. Ellos regulan la relación de la Fedefútbol con todas las ligas. Sequeira, además, fue nombrado Oficial de Integridad de la FIFA, lo que lo obliga a intervenir en casos con dudosa participación de equipos, dirigentes o jugadores.

Sequeira llegó al cargo en el 2011, con Eduardo Li como presidente, sin mostrar desde entonces un rol de peso en una Federación que ha enfrentado muchos cuestionamientos. Después de la detención de Li, en el 2015, varios federativos, sobre todo Rodolfo Villalobos, cuestionaron una forma de gobierno presidencialista, absolutista y ajena a rendir cuentas, aparentemente sin mayor fiscalización.

Pese a ese papel inadvertido durante la presidencia de Li, Willian Sequeira fue reelecto varias veces y está a punto de iniciar un nuevo periodo.

Roles ajenos. En reportajes de este diario de octubre del 2013 y de un año después, trascendió que tanto los fiscales como el Gerente financiero de entonces, Gustavo Flores, acudían a los partidos de la Selección como delegados, adentro y afuera del país, cobrando viáticos y gastos de bolsillo. Se supone, y así lo establece el de Comercio de Costa Rica, que los fiscales no asumen las funciones de los directivos, pues su labor es precisamente ser vigilante de estas.

Fue la primera noticia de actos que parecían incompatibles con el cargo que debía estar ocupado por alguien neutral. Sequeira justificó el cobro señalando que perdía dinero al dejar su oficina de abogado para atender la fiscalía.

En su labor, no se le conoce como un fiscal de mano dura, sobre todo en temas como la llegada de empresarios cuestionados a diferentes equipos de primera división del fútbol nacional, entre ellos Marcelo Torres, asesinado hace menos de un año, tras un partido de su equipo U Universitarios. Tampoco ha tenido un rol protagónico sobre los cuestionamientos a la Liga Aficionada y su presidente. Menos lo ha hecho con la Liga de Ascenso, en momentos en que Sergio Hidalgo, jerarca, es objeto de cuestionamientos por el manejo de los equipos –con el descenso de Curridabat en la mesa– y contrataciones de los derechos televisivos en contra de los intereses de varios de sus asociados.

Tampoco se conoce que haya realizado alguna pesquisa en torno al anuncio hecho por la Fedefutbol en marzo del 2018, de que investigaría al empresario Michael Scott Brannon, tras haber dicho el entonces presidente de Fuerza Herediana, David Patey, que se trataba de un socio de la entidad y que además tenía casa de apuestas deportivas en Asia.

“Investigó” a Villalobos. El 30 de mayo del 2018, el Comité Ejecutivo acogió la recomendación de los fiscales de respaldar y no ejecutar acción alguna contra Rodolfo Villalobos, tras una denuncia de un proveedor de haberle entregado $2.000 en efectivo en cada juego de la Selección.

El Lic. Sequeira Solis se encargó de entrevistar a Gerardo Chavarría, vendedor de alimentos en el estadio, quien aseguraba que daba ese dinero para ayudar en un proyecto con los árbitros y que requería saber si se estaba empleandosegún ese destino. Villalobos negó la recepción de la plata y pidió a la Fiscalìa la investigación.

Tras la entrevista a Chavarría, en menos de 24 horas ya se había entregado el informe por los fiscales. Chavarría adujo que no se recibió a los testigos que él propuso, pero el fiscal Sequeira argumentó que el proveedor le había afirmado no tener prueba de ningún tipo.

La historia terminó con una querella de Villalobos en contra de Chavarría. En el juicio sí aportó tres testigos y resultó absuelto. Según la sentencia, aunque el querellado no logró probar fehacientemente la entrega del dinero, tampoco se podía descartar la hipótesis de que sí lo hizo.

A tribunales. El vicepresidente Víctor Hugo Alfaro está acusado penalmente por el presunto delito de entrega de dádivas a funcionaria pública, a raíz de un paquete mundialista otorgado a la alcaldesa de Alajuela para el Mundial del Rusia 2018.

Un reportaje de La Nación sobre este tema, constató que el esposo de la alcaldesa, además, había sido incorporado a una de las asociaciones que componen la Liga de Futbol femenino.

En su carta de renuncia, la Licenciada Marjorie Sibaja parece referirse a esta situación y la postura del fiscal. En una nota enviada a Rodolfo Villalobos, previo a su dimisión, señaló que los fiscales deberían estar “rigurosamente atentos a pronunciarse cuando una instancia del Estado le llama la atención a un miembro del Ejecutivo por una falta ética”. La Procuraduría de la Ética fue la que presentó la denuncia penal.

Bendijo la elección. Cuando se presume que su rol debe ser vigilante, tanto el fiscal titular como el financiero constituyeron la comisión electoral, de previo a la Asamblea de agosto del año pasado, donde se reeligió a Villalobos, Sergio Hidalgo y Víctor Hugo Alfaro, entre otros.

Todo el proceso estuvo muy cuestionado, hasta que la Asamblea fue fiscalizada por petición del grupo opositor y tanto el registro Público como el Tribunal Registral Administrativo, encontraron tres irregularidades, incluyendo la asistencia de delegados de la Liga de Ascenso que no debían estar en la Asamblea.

Más de un año después, la Fedefutbol sigue con una inmovilización registral, lo cual le impedirá inscribir este nuevo nombramiento de fiscales. Los opositores a Villalobos denunciaron, el dia de la Asamblea e incluso hoy, que la actuación de los fiscales fue complaciente a favor del jerarca reelecto.

En entrevista con La Nación, el 10 de marzo del 2020, Sequeira negó cualquier favoritismo. En ese momento se acababa de pronunciar el Registro Público y sobre el fallo dijo que era cuestión de opiniones jurídicas, que no las compartía.

Hoy Sequeira sería reelecto tras haber sido postulado por Unafut y las ligas que apoyaron la reelección de Rodolfo Villalobos (Fútbol Femenino, Liga de Ascenso y el Fútbol Playa).

Tal vez por todo esto, Marjorie Sibaja apuntó en su carta a los asambleístas que: “muy a mi pesar, he constatado que en el proceso de Selección de los candidatos a fiscales que se elegirán esta semana, privaron criterios diferentes a los que creo requiere la Federación para seguir recobrando credibilidad”.