Por: Antonio Alfaro, Amado Hidalgo.   1 junio
Jeffrey Webb era el presidente de Concacaf cuando fue arrestado en 2015. Según la fiscalía de EE. UU. utilizó una empresa en Panamá para recibir sobornos. Fotografía Szilard Koszticsak/MTI via AP

Forward Sports International Management INC., la compañía que recibió $172.000 de la Fedefútbol por la supuesta compra de balones y uniformes, fue la empresa creada por Canover Watson, exvicepresidente de la Unión de Futbol del Caribe, para recibir $1.1 millones pagados por Traffic Sports como soborno a Jeffry Webb, según el periodista Michael Klein, del medio The Cayman Islands Journal.

El reportaje también denuncia que esa sociedad hizo un supuesto préstamo por $600.000 a la Federación de Futbol de Islas Caimán el 31 de diciembre del 2013, que en el 2015 fue rediseñado por las autoridades de esa entidad como un regalo.

Por esa razón, el encargado de realizar una auditoría a la Federación caimanés, por la firma Rankin Berkower, se negó a firmar los estados financieros y reportó el caso a la policía.

El artículo indica que Forward Sports (PVT) Ltd, es una empresa real, situada en Pakistán y dedicada a manufacturar ropa y balones deportivos, entre ellos la Brazucca, balón oficial del Mundial del 2014. El manager a nivel mundial de la compañía, Shakeel Khawaja, fue entrevistado por Klein.

Él contó al periodista que le pidió ayuda a Canover Watson para abrir una sucursal en Panamá (Forward Sport Inc.) con el fin de usarla para distribuir sus productos en Centroamérica y el Caribe, pero que en el 2014 se enteró de que Watson también había creado en ese país Forward Sport International Management, lo cual nunca autorizó.

Aseguró que tampoco ordenó ni firmó la apertura de una cuenta bancaria para dicha sociedad y negó haber hecho pago alguno a la Federación de Fútbol de Caimán.

Según el pakistaní, no fue hasta noviembre del 2014 cuando se enteró que tenia un socio en Forward Sports Inc. (Green Day Foundation, y que además había sido creada otra empresa Forward sin su consentimiento)

Todas fueron creadas en Panamá por medio de una corporación que daba servicios a su empresa, denominada Asiaciti. Esta última, junto a Latam Foundation Services Inc y Latam Council Services se utilizaron como fundadoras de Forward Sports International Management, para preservar el anonimato de los inversionistas reales.

El periodista continúa su relato recordando que Forward Sports International Management, aparece implicada en la investigación de Nueva York, a la orden de la cual le fueron depositados a Webb $1.1 millones por comisión por los derechos de televisión de la edición 2013 de la Copa Oro y 2013-2014 de la Concachampions vendidos por CONCACAF a Traffic.

“Cuando Webb y Sanz (Seretario General de la Conacacaf) discutieron acerca de cuál era la mejor forma de efectuar los pagos, Webb decidió usar una compañía manufacturera de uniformes y balones deportivos. Un socio cercano a Webb, el co-conspirador 24, lo conectó con la “Soccer Uniform Company A”, reproduce el diario de Caimán como parte de la acusación en Estados Unidos.

“Webb finalmente mandó (a Sanz) a presentar una factura falsa para Traffic USA por 1,1 millones de dólares para pagar a la Compañía de Uniformes de Futbol A”, reseña el periodista con base en el expediente judicial.

También relata que el 4 de diciembre del 2013, el pago del soborno para Webb por $1.1 millones se hizo desde una cuenta de Traffic en el Delta National Bank & Trust en Miami, a una cuenta empresarial de la Wells Fargo en Nueva York, con destino final a la Compañía de Uniformes Deportivos A, en su cuenta del Capital Bank de Panamá.

El periodista identifica al coconspirador 24 (citado así, sin nombre, en la acusación de la fiscalía estadounidense) con Canover Waston. El coconspirador 24 es descrito en la acusación como un alto oficial de la FIFA y de la Confederación de Fútbol del Caribe (CFU), así como un empresario. Precisamente, Watson era el tesorero de la federación de Caimán, miembro del Comité de finanzas y Auditoria de FIFA y vicepresidente de la Confederacion del Caribe, cuando Forward Sports en Panamá donó $600.000 para el fútbol caimanés.

Canover Watson gestionó la creación de las empresas Forward, en Panamá. Hoy purga siete años de prisión por fraude contra el gobierno de Islas Caimán, en el área de la salud pública, en complicidad con el expresidente de Concacaf Jeffrey Webb. Foto cortesía Cayman Compass

Paso a paso. Según Khawaja, conoció a Watson en mayo del 2012, en un Congreso de la FIFA en Budapest, donde se mostró muy interesado en adquirir implementos de su empresa para programas desarrollados por la Federación de Islas Caimán y la Unión Caribeña de Fútbol. Un año después, en Londres, Watson le pidió que fuera patrocinador de los programas de esas dos entidades y que a cambio le garantizaba la compra de implementos anuales por $750 mil para la CFU y $150 mil para el fútbol de la isla, todo el tiempo que durara el patrocinio.

El relato del periodista señala que según ese convenio, para julio del 2014 la compañía del paquistaní había dado como patrocinador más de $150 mil en efectivo y más de $200.000 en uniformes para suplir a varias asociaciones del Caribe. Y que por insistencia de Watson, también dio $100.000 en efectivo para UNCAF y que le suplió de implementos valorados en $120.000 por año.

Otra entidad de nombre similar, Forward Sports International fue creada en Islas Caiman y dada a conocer a Khawaja por Watson en una visita a ese país en el 2012, en la que, asegura, se enteró que sin su consentimiento figuraba como director y socio, junto a Joselyn Morgan, quien dos años después huyó del país, investigada por delitos asociados con Cannover Watson por un contrato público en el sector salud conocido como Care Pay.

Según explica la periodista Norma Connolly, editora del diario caimanés Cayman Compass, Watson, expresidente de la Autoridad de Servicios de Salud de las Islas Caimán, fue declarado culpable en febrero de 2016 de conspirar para defraudar al gobierno de las Islas Caimán, además de varios delitos relacionados con un contrato para un sistema de escaneo de tarjeta para pacientes en el sistema de hospitales públicos Care Pay. Se estimó que se habían beneficiado del plan en aproximadamente $6,8 millones entre 2010 y 2013.

Según la investigación del diario The Cayman Islands Journal, Morgan y un sujeto llamado Eldon Rankin fueron testaferros para encubrir a Webb y Watson. El último fue condenado por ese caso a siete años de cárcel y tiene apelada la sentencia.

Entramado de relaciones en caso de sobornos