Esteban Valverde.   12 abril
Hernán Medford gira instrucciones en un encuentro de Cartaginés, en la presente temporada. Fotografía: Rafael Pacheco

Hernán Medford es claro en que se va de Cartaginés por mutuo acuerdo con la directiva.

El estratega sintió que este ciclo como blanquiazul se había terminado, no obstante asegura que son más los elementos positivos que los negativos.

Medford se queda con la consolidación de juveniles como Christopher Núñez, Daniel Chacón y Carlos Barahona, además de las dos clasificaciones en los certámenes anteriores.

El Pelícano evaluó el paso que tuvo por la Vieja Metrópoli de 2019 a la fecha, donde fue enfático en que consiguió cambiar la mentalidad del camerino, no obstante queda con la espinita de no poder llevarlo a una final.

En la conversación también dio a conocer su sentir sobre que aficionados saprissistas lo pidan como nuevo técnico de los tibaseños.

¿Por qué se da su salida de Cartaginés?

Nos sentamos ambas partes y tuvimos opiniones diferentes, pero eso no quita el cariño y aprecio que le tengo al presidente y su hijo, quienes me dieron trabajo. Ellos siempre estuvieron ahí. Obviamente que no siempre estuvimos de acuerdo en todo, porque es parte del fútbol, pero hay un respeto total hacia ellos.

En la última conferencia dio la impresión de estar desgastado. ¿Se sentía así por el momento del equipo?

No, no, tal vez frustrado un poco porque cuando usted ve que un equipo genera y genera y afecta ese mal de la definición, como en el resto del fútbol nacional, pues uno se frustra, pero diay como seres humanos se falla y yo no voy a juzgar nunca a los jugadores porque uno como líder debe asumir la responsabilidad de lo pasa. Yo dejo al equipo a dos puntos de clasificar, creo que también si hacemos mejor las cosas pues estuviéramos más arriba, pero me voy de Cartago haciendo cosas muy buenas, por ejemplo dos clasificaciones, debuté muchos jugadores, consolidé varios jóvenes, eso me deja tranquilo a la hora de salir de Cartago.

¿Qué inclinó la balanza para que usted decidiera que lo mejor era llegar a un acuerdo e irse?

Es una cosa privada, es una cosa que hablamos entre dirigente y entrenador, entonces simplemente yo ya no estoy en Cartago y decir que se dijo y que no pues no viene al caso, porque el señor don Leo y el hijo merecen un respeto.

¿Qué viene para Hernán Medford?

Descansar y que aparezca un buen proyecto.

¿Notó que los saprissistas en redes sociales lo están pidiendo para el equipo?

Es que cuando uno está en un club y hace las cosas bien deja las puertas abiertas, en Saprissa lo hice, en Herediano también y en Cartago también. Los ciclos en el fútbol se cierran pero se vuelven a abrir, entonces eso es bueno.

Ahora el cariño que usted le tiene a Saprissa es diferente al resto...

Siempre le guardo un gran cariño a esa institución y la respetaré, uno se siente muy bien porque la gente aprecia lo que se hizo y eso me pone feliz.

¿Se imagina dirigiendo en Costa Rica o tomaría alguna opción afuera?

Lo que pasa es que cuando uno está en momentos así uno espera la propuesta más interesante, ahora quiero descansar y sé que en cualquier momento me saldrá un buen proyecto y esperamos con tranquilidad.

¿Cuáles son las principales satisfacciones de dirigir Cartaginés?

Queda la satisfacción y clasificar dos veces al equipo, salgo contento con lo que logramos porque consolidamos a Núñez, Barahona, Chacón, son jugadores jóvenes que consolidamos y eso uno se lo deja al equipo.

Cuando usted llegó a Cartaginés habló de cambiar mentalidades, sobre todo porque se tenía como una barrera mental con la victoria. ¿Lo logró?

Claro que se cambió, ahí pasaron cosas que no pasaban. A veces el equipo iba perdiendo y nunca remontaban, ganar partidos por goleada, hay muchas cosas que se hicieron buenas, obviamente agradecido con los jugadores y la directiva que me dio la oportunidad.

Pero no llegó a la final...

Tal vez era lo que uno quería, pero a veces se cortan las cosas y uno no puede estar pensando en lo que no se hizo. Ahora solo queda pensar que las segundas oportunidades llegan.

¿En qué le ayudó a crecer como técnico Cartaginés a usted?

Cambié la mentalidad de una institución, ahora estamos en un bache pero no es tan malo porque estamos a dos puntos de clasificar, ese tipo de cosas lo marcan para bien a uno. Al final lo único que tengo que hacer es agradecer a los que me apoyaron, a todo el equipo de trabajo, mis jugadores y cuerpo técnico.