Rompen récord de asistencia al Rosabal en un torneo corto y crecen en taquillas

Por: Daniel Jiménez 12 mayo, 2016
José Sánchez (izquierda), Esteban Ramírez (29) y Jonathan Hansen (atrás) abrazan a Rándall Azofeifa en la celebración de su gol ante Belén en semifinales. | GRACIELA SOLÍS
José Sánchez (izquierda), Esteban Ramírez (29) y Jonathan Hansen (atrás) abrazan a Rándall Azofeifa en la celebración de su gol ante Belén en semifinales. | GRACIELA SOLÍS

El Herediano está a las puertas de cerrar un torneo brillante por donde quiera que se mire.

El club llega al segundo juego de la final con todos los atestados a su favor: tiene ventaja (1-0), las estadísticas están a su favor, cierra en casa donde está invicto; por si fuera poco, tiene en el Rosabal su récord de asistencia. Además, igualó su mejor rendimiento en torneos cortos con un 73%.

A criterio de la dirigencia herediana, esto se debe a la campaña que elaboró el club de entradas a ¢1.000 para algunos partidos... pero ¿cómo le fue en la recaudación previo al juego de final?

El Team ya superó en cuatro millones más lo recaudado en el Invierno 2015 (¢67 millones), según el último corte que registra la Unafut, en el que aún no ha contabilizado lo ingresado a las arcas del club en el juego de la vuelta de la semifinal ante Belén.

“La propuesta era darle una mayor fidelidad al equipo, intentar que para el aficionado fuera una necesidad ir al estadio”, dijo Orlando Moreira, vicepresidente de Fuerza Herediana.

Moreira argumentó que al equipo sentirse arropado por jugar a estadio lleno le permitió al plantel terminar la fase regular con 11 triunfos en su casa, es decir un 100% de rendimiento. Además, sigue invicto en su fortín, pues empató en la semifinal de vuelta contra Belén (1-1).

Esto ha permitido que el plantel iguale el mejor rendimiento que ha registrado en un torneo corto con un 73%, mismo que consiguió en el Invierno 2013.

“Eso obedece a que el club se siente bien jugando a estadio lleno y le ha podido corresponder a la afición ese apoyo”, acotó.

Además, Moreira fue enfático en que poco le importan las críticas que ha recibido por las entradas a un rojo: “Tenemos que poner oídos sordos porque los resultados dicen lo contrario”.

infografia
Protagonistas. Las voces del camerino florense también respaldan la versión del dirigente.

Por ejemplo, el contención Rándall Azofeifa afirma que el club sabe manejar la presión de jugar a estadio lleno.

“Tenemos más motivación, eso clarifica el camino por estar en un ambiente positivo”, manifestó Azofeifa, quien se recuperó de su lesión en el tobillo derecho y está disponible para el segundo juego de la final este sábado a las 8 p. m. en el Rosabal Cordero.

Por su parte, el atacante argentino Jonathan Hansen concuerda con Azofeifa: “Anímicamente es importantísimo ese apoyo, es un estadio que mete presión al rival y nos ayuda”.

Los seguidores florenses le volvieron a corresponder a su equipo, pues ayer el club anunció en sus redes sociales que ya están todas las entradas agotadas.

En las afueras del reducto rojiamarillo se puede apreciar algunos revendedores que podrían tener en su poder unas 80 entradas.

En reventa se pueden encontrar boletos con un aumento de ¢10.000 en relación con el precio en que salieron a la venta.