Por: Steven Oviedo.   5 septiembre
José Guillermo Ortiz (izquierda) y Heyreel Saravia (derecha) fueron los dos anotadores del Herediano ante Carmelita. Fotografía José Cordero

El Herediano no juega bien. Esa es la realidad del equipo que dirige el colombiano Jaime de la Pava, pero con la salvedad de que tiene jugadores que resuelven por si solos.

Los goles de Heyreel Saravia al 45’ y de José Guillermo Ortiz al 70’ son jugadas aisladas en un partido en el que los rojiamarillos no tuvieron un gran derroche de fútbol.

Ganar es ganar, pero las formas en un equipo como el Herediano son importantes y la versión del Apertura 2018 dista mucho del fútbol fluido con el que los florenses le pasaban por encima a sus rivales.

Tener a Yendrick Ruiz, José Guillermo Ortiz, Gerardo Lugo y Antonio Pedroza es sinónimo de calidad, pero si el conjunto del equipo no funciona llegará el día en que las individualidades no puedan salvarle el resultado al club.

En la primera parte el Herediano no encontró la fórmula para adueñarse de la pelota, pues los verdolagas plantearon un buen bloque defensivo y salieron en contragolpe.

Los florenses no hallaron cómo hacerle daño a los carmelos y las caras de descoordinación reinaron en los rostros de los locales en gran parte del duelo.

José Leitón le reclama a Esteban Espinoza, Esteban Granados le señala una trayectoria a Gerardo Lugo tras un pase errado, así se resumieron los primeros 45 minutos.

Tuvieron que aparecer jugadores brillantes como Yendrick Ruiz para inquietar con un gran cobro de tiro libre al minuto 31, pero las jugadas trabajadas, esas que hacen los equipos que saben a lo que juegan, no se ven en este Team.

Yendrick Ruiz fue titular en el partido ante Carmelita. Fotografía José Cordero

El Herediano gana, pero por sus individualidades, pues el trabajo colectivo no se ve, el mes y medio de anticipación con el que el estratega colombiano de los heredianos llegó al equipo no se nota.

El gol de Saravia es un tiro de esquina en el que el portero Brayan Rodríguez salió pésimo y le dejó la pelota servida al zaguero para abrir la cuenta.

La segunda parte fue más de lo mismo, José Guillermo Ortiz se encontró un rebote con el marco vacío y esas nunca las va a perdonar un goleador, pero no fue una opción armada.

Las jugadas de pie a pie no se vieron en ningún momento y esto no es solo del partido frente a Carmelita, pues el Herediano viene dejando muchas dudas sobre su funcionamiento.

Esas dudas se van a poner a prueba este domingo cuando visite el Estadio Alejando Morera Soto para medirse a una Liga que viene de morder el polvo a manos de Álvaro Saborío.

Si bien es cierto los florenses tenían cuatro bajas por la Selección Nacional, Carmelita saltó a la cancha del Rosabal Cordero sin su goleador Bryan Rojas, el volante Jonathan Martínez, el marcador Bernal Alfaro y el zaguero Erick Cabalceta.

Jaime de la Pava tiene mucho trabajo que hacer, los resultados se le han dado, pero no le ha ganado a un equipo grande y eso no se perdona en Heredia.