Cristian Brenes. 10 septiembre

En Herediano se vieron obligados a tomarse un respiro, bajar las revoluciones y dirigerir con calma el empate 0 a 0 en casa ante los Universitarios, en el inicio de la segunda vuelta del Torneo del Apertura 2019.

En el papel, los florenses eran los grandes favoritos y debían sumar de a tres, si se toma en cuenta que venían de golear, están en ascenso y se medían al penúltimo lugar del campeonato. Sin embargo, la realidad fue muy distinta en el Rosabal Cordero y más que nunca se ratificó que los partidos hay que jugarlos.

El conjunto rojiamarillo fue más entrega y empuje que claridad y buen fútbol. Además, se topó a un adversario que le complicó todos los caminos hasta llevarlo a la ira y la frustración.

El Team se quedó con las ganas de ligar una victoria más, para continuar en la persecución de Alajuelense (líder del certamen). El traspié no cae nada bien en un plantel que tiene prohibido pecar en su escenario, pero por segunda oportunidad en el Torneo deja ir puntos ante oponentes que no son directos (derrota 2 a 1 con Jicaral en fecha cuatro).

El florense Yeltsin Tejeda (izquierda) no pudo quitarse la marca del universitario Cristian Montero, en el duelo que abrió la fecha 12 del Torneo de Apertura 2019. Fotografía José Cordero
El florense Yeltsin Tejeda (izquierda) no pudo quitarse la marca del universitario Cristian Montero, en el duelo que abrió la fecha 12 del Torneo de Apertura 2019. Fotografía José Cordero

Ahora Herediano deberá esperar por lo que hagan los manudos y el resto de rivales que están en la parte alta.

De tú a tú. La U llegó al Eladio Rosabal Cordero a proponer, complicó desde la inicial con una presión alta, marca férrea en la medular y orden en su último cuarto de cancha. Sin embargo, no se limitó a meterse atrás.

Por el contrario, tuvieron propiedad con la pelota y entraron en un tú a tú con los dueños de casa. Incluso, la oportunidad más clara en la primera etapa estuvo en los pies de Michael Soto, quien fue habilitado con un pase milimétrico de Diego Estrada, pero no pudo festejar, por culpa de Luis Torres y su buena intervención en un mano a mano.

Los florenses apenas pudieron realizar un disparo directo en los 45 minutos iniciales. Más allá de tener mejor posesión de la esférica, el Team presentó dificultades para elaborar, le costó nutrir a sus atacantes y llevarles la redonda con ventaja.

Es más, los costados no fueron productivas para Jafet Soto y los suyos en la primera etapa, al punto de irse con un amargo 0 a 0 al descanso.

Soto no se anduvo con rodeos y ajustó de inmediato durante el receso. Netaly Rodríguez y Rándall Azofeifa ingresaron para intentar aportar velocidad y ganar duelos, así como mejor manejo y trazos largos.

Los movimientos surtieron efectos a medias. Azofeifa controló los tiempos y distribuyó balones profundos y participó directamente en el compromiso. No obstante, Rodríguez estuvo muy lejos de su zona más influyente y pese a su deseo por mostrarse, fueron pocas las ocasiones en las que se impuso en el mano a mano.

Eso sí, la U perdió todo lo bueno que hizo en ataque en la inicial y se vio obligada a retroceder. Los académicos armaron un bloque compacto y terminaron con una línea de cinco, para contener a unos floresens que arriesgaron con Yendrick Ruiz.

El sacrificio y el apego al libreto de los dirigidos por Minor Díaz les permitió no pasar grandes sobresaltos, pese a estar dedicados a defender.

Los experimentados Cristian Montero y Johnny Acosta se encargaron de controlar su zona y así conseguir un botín para un plantel que es penúltimo en el Apertura.