Steven Oviedo. 13 febrero
Omar Arellano marcó el primer gol del Herediano en la victoria 3-2 ante Santos de Guápiles. Fotografía: John Durán
Omar Arellano marcó el primer gol del Herediano en la victoria 3-2 ante Santos de Guápiles. Fotografía: John Durán

Christian Reyes se convirtió en el salvador de un Herediano que tuvo exceso de confianza ante un Santos que muestra su peor versión en muchos años.

A los rojiamarillos se les vio demasiada pasividad en un partido que ganaban 2-0 con los tantos de Omar Arellano y Pablo Salazar, hasta el minuto 68.

Empero, en un par de desatenciones, esa ventaja se esfumó con las anotaciones de Douglas López y Reimond Salas en los últimos 20 minutos del compromiso.

Un encuentro en que el Herediano se encontraba frente a un Santos en ruinas, ni parecido al equipo que Johnny Chaves clasificó en cuatro ocasiones a la segunda fase del torneo.

El equipo de Hernán Medford se confió al tener el 2-0 y se encontró con una paridad a diez minutos del final que le ponía una lápida a sus aspiraciones de clasificar.

No obstante, apareció el defensor Christian Reyes para hacer un gol más obra del empuje y ganas de Gerardo Lugo que de la formación de una gran jugada, pero le valió el triunfo, al 90'.

A los ocho minutos de juego se iniciaron las malas noticias para los locales, luego de una falta artera de Pablo Arboine sobre Luis Díaz, en la que la rodilla del florense se vio bastante afectada, por lo que tuvo que salir de la cancha.

Dos minutos después, parecía que la ofensiva de los locales reaparecía con la anotación de Mynor Escoe, pero el delantero marcó en posición adelantada.

En el 13′, el mismo Escoe estrelló la pelota en el poste, cuando tenía todo el marco a su disposición tras un balón suelto en un tiro de esquina.

Herediano presionaba, pero sin opciones claras, hasta que Michael Barquero le metió la mano a la pelota dentro del área y Henry Bejarano no dudó en señalar el punto de penal, en el minuto 25.

Omar Arellano fue el encargado de mandar el balón al fondo de las redes con un fuerte disparo de derecha.

Pese a estar con el marcador a favor, al Herediano le costaba generar peligro en el marco defendido por Bryan Morales, por lo que Yeltsin Tejeda tuvo que intentar ampliar la cuenta con un fuerte remate de larga distancia, que acabó en las manos del arquero santista.

A tres minutos para el final de la primera parte, salió lesionado Gerson Torres tras una serie de faltas de Juan Diego Madrigal.

La segunda parte se inició con un dominio claro del Herediano, pues el Santos tenía problemas para generar jugadas de peligro en el marco de Daniel Cambronero.

Arellano se inventó la jugada del segundo gol florense con un amague de remate y un centro para hallar la cabeza de Pablo Salazar; el capitán rojiamarillo la colocó en el ángulo a la hora de partido.

Los rojiamarillos tienen 11 puntos en ocho partidos realizados y pese a estar en la novena posición del torneo, se encuentran a tan solo tres puntos del cuarto lugar del certamen, que hoy es ocupado por la S con 14 unidades.

El nivel de los florenses no es bueno, pero se acerca a la zona segura.