Daniel Jiménez, Juan Diego Villarreal. 22 agosto

El Herediano sacó su colmillo y afiló sus garras para el juego ante el Universitario de Panamá. No solo lo hirió, sino que le hizo daño a su rival al vencerlo 3-0, en la ida de los cuartos de final de la Liga de Concacaf.

En una lluviosa noche en el Rosabal Cordero, el Team del técnico Jaime de La Pava repitió alineación por primera vez y le surtió efecto.

Esta es la acción del primer gol de la noche realizado por el florense Jimmy Marín. Foto: Rafael Pacheco
Esta es la acción del primer gol de la noche realizado por el florense Jimmy Marín. Foto: Rafael Pacheco

El acierto de darle confianza al equipo estelar, incorporar a Jimmy Marín y jugar con dos delanteros hace ver a un equipo rojiamarillo como nos tiene acostumbrados: con mucho poderío en ataque.

Marín fue el primero en abombar la red con un disparo de pierna derecha que engañó al portero Vladimir Vargas.

La acción fue a los 20 minutos, luego de una potente ofensiva que en tres pases le permitió al equipo estar en terreno del enemigo.

El joven herediano aporta cambio de ritmo y desequilibrio en ofensiva, características nada despreciables si se quiere marcar diferencia en una planilla muy completa.

Lo contrario a Diego Estrada, a quien le costó mucho el partido, no solo por ser un futbolista intermitente en el medio campo, sino también por el fuerte aguacero.

Se sabe que en una cancha sintética mojada es más difícil el control del balón y eso lo resintió en demasía el volante.

Estrada también se mostró muy individualista, principalmente en una acción en el primer tiempo, en la que intentó un remate de pierna derecha (no es su perfil), aunque había tres compañeros dentro del área a quienes servirles el balón, pues estaban mejor posicionados.

Una fuerte lluvia se hizo presente durante la primera parte del torneo. Foto: Rafael Pacheco
Una fuerte lluvia se hizo presente durante la primera parte del torneo. Foto: Rafael Pacheco

Por otro lado, el portero Leonel Moreira continúa siendo un punto alto en el desempeño del club. Es sinónimo de garantía. Mostró su juego con los pies al driblar a un atacante.

También efectuó una buena tapada en el primer tiempo.

La combinaciones florenses se centraron en lo que hiciera Allan Cruz, quien sí verticaliza el juego y se suma en ofensiva.

Al inicio del complemento, los florenses perdieron intensidad, mientras que el rival creció. Por eso el estratega De la Pava respondió. Ingresó a Gerardo Lugo y Yendrick Ruiz, quienes le dieron otro aire a lo que se veía en la cancha.

Del cuadro panameño se rescata poco, quizá mucho oficio en la marca o en el despliegue físico, pero técnicamente con el balón en sus pies no puso en peligro real el arco de Leo.

Volvió a aparecer Marín. José Guillermo Ortiz tuvo más protagonismo y los locales buscaban su segundo grito de gol.

La táctica fija continuó como un recurso importante, pues lo ha venido haciendo desde el inicio de temporada.

Un cobro de Lugo quedó perfecto en la cabeza de Pablo Salazar, pero un remate se fue desviado al saque de puerta.

El mismo Lugo protagonizó una gran acción personal que finalizó con un gol de buena factura de Yendrick Ruiz a los 78 minutos. Ruiz disparó de manera potente de derecha desde fuera del área y le dio tranquilidad al equipo.

Esa misma combinación Lugo-Yendrick dio réditos al 85’ para el 3-0 definitivo.

El próximo miércoles a las 8 p. m., el Herediano disputará la vuelta en el Agustín Muquita Sánchez (La Chorrera).