Juan Diego Villarreal, Steven Oviedo.   28 noviembre, 2018
Allan Cruz fue uno de los jugadores más importantes del Herediano. Foto: Rafael Pacheco

Herediano se la devolvió al Saprissa, se la cobró, lo que quería Jafet Soto sucedió: sacó venganza ante el Saprissa que le quitó el título en el certamen anterior en penales.

Los rojiamarillos salieron con la frente en alto luego del cobro del quinto penal de Pablo Salazar, con lo que se mete a la final del torneo ante Liga Deportiva Alajuelense.

La serie de penales no fue fácil para los muchachos del Herediano; Junior Díaz falló el segundo lanzamiento y parecía que la historia se repetía.

No obstante, emergió la figura de Leonel Moreira, quien se convirtió en el gran héroe de los visitante, al detener el penal de Ricardo Blanco y el de Juan Gabriel Guzmán, para regresar la esperanza de su club.

El 20 de mayo de este año el escenario era muy similar, con la salvedad de que estaba el título de por medio, pero florenses y morados vivieron en Tibás una intensa tanda de penales que deparó en estrella número 34 de los tibaseños.

Aquella final terminó con un 1-1 en el global, tal cual sucedió en el duelo de este miércoles.

Saprissa tuvo un gran héroe en Kevin Briceño, quien detuvo el penal del que hoy es su compañero Jairo Arrieta y abrió el camino morado.

Posteriormente, Omar Arellano falló el quinto lanzamiento para el equipo de Jafet Soto, que salió del Ricardo Saprissa con las manos vacías.

Luego de lograr la clasificación a las semifinales, Jafet Soto dijo que tenía una revancha deportiva pendiente con la S y que así pensaba asumir el partido.

Al Herediano le había costado mucho los penales en los últimos años; perdió con Alajuelense en tres ocasiones y en otra con los morados; sumado a los triunfos que obtuvo contra los manudos en 2015 y frente al Cartaginés en el Verano 2013.