Juan Diego Villarreal.   26 octubre
Esteban Granados abandona la cancha tras ser expulsado ante Grecia, mientras Orlando Galo (izquierda) lo lamenta y Gerson Torres observa la acción. Fotografía: Rafael Pacheco

El futuro a corto plazo no parece alentador para el Herediano, que deberá enfrentar este martes el duelo ante San Carlos, por la fecha 11 del Torneo de Apertura, con numerosas bajas en su plantel.

Además, el Team por primera vez en el presente campeonato jugará como local en el Estadio Nacional, a las 8 p. m., tras dejar del lado el Jorge Cuty Monge de Desamparados. De acuerdo con el técnico Jafet Soto, las dimensiones no favorecían el juego por las bandas de sus dirigidos.

Los florenses no podrán utilizar frente a los Toros del Norte a Giovanni Arturo Campos, Óscar Esteban Granados, John Jairo Ruiz y Aarón Salazar, quienes vieron la tarjeta roja frente a Grecia (2-2), así como a su entrenador, también expulsado.

El cuadro rojiamarillo tiene cuatro bajas más debido a que dieron positivo por covid-19 y con los cuales tampoco pueden contar al estar en aislamiento.

A ellos se les une el defensor Keyner Brown, quien debió abandonar la concentración de la Selección Nacional, en los juegos ante Panamá, por una lesión muscular. Ante los griegos no vio acción debido a que debía cumplir un juego de sanción, tras ver la roja ante el Santos de Guápiles.

Frente a los griegos también llamó la atención la ausencia del defensor Ariel Soto y el delantero Jonathan McDonald, quienes precisamente son los jugadores de más tiempos en el campo por el Team durante el presente torneo, con 720 y 715 minutos respectivamente, por lo que serían duda.

El volante Rándall Azofeifa comentó que el empate 2-2 con Grecia fortaleció al plantel para el resto del torneo, por las situaciones que se dieron para lograr la paridad con ocho hombres. Así mismo, pese a las bajas, indicó que cuentan con un grupo comprometido para sacar adelante el duelo ante los norteños.

“Debemos corregir muchísimas cosas y entender que no se puede dar nada por perdido, ni por sentado. Es necesario continuar apelando al orgullo, entendiendo que con 11 jugadores estamos para grandes cosas. Es claro que un jugador inspirado está a dispuesto a dar más del 100% cuando nos vemos disminuidos, pero debemos ir en la dirección correcta y confiar en el grupo que tenemos para sacar los partidos adelante”, aseguró Azofeifa.

Otro de los inconvenientes que deberán afrontar los florenses son las ausencias en su zaga central, pues ante la expulsión de Granados, quien jugó allí contra Grecia, más la de Salazar, se une la incertidumbre de la situación de Brown y Soto, así como la del zaguero Christian Reyes, quien tampoco fue tomado en cuenta el fin de semana anterior.

El cambio de sede es otra de las situaciones que deberán afrontar los rojiamarillos. En el actual certamen venían jugando en el Jorge Cuty Monge, debido a que el Estadio Eladio Rosabal Cordero se encuentra en reconstrucción.

No obstante, tras perder 0-2 con Alajuelense e igualar 0-0 con el Santos, Jafet Soto indicó que el ancho del terreno de juego, la iluminacíón y otros factores perjudicaban el accionar de sus dirigidos, razón por la cual tendrán al Estadio Nacional para sus duelos, a pesar que es de césped natural, contrario al Rosabal Cordero y el Cuty Monge que es sintético.

“Lo que nos está pasando es nuevo para nosotros, porque antes entrenábamos en el estadio y jugábamos en el estadio. De alguna forma teníamos ciertas cosas controladas y eso nos daba ventaja. También esta la situación de la luz que tiene algunas diferencias. Pero sea cual sea nuestra casa, la tenemos que hacerla respetar", manifestó Azofeifa, días atrás en conferencia de prensa.