Fanny Tayver Marín. 10 febrero
Al minuto 8 salieron temprano salieron expulsados el manudo Alex López y el morado Manfred Ugalde. Fotografía: Rafael Pacheco
Al minuto 8 salieron temprano salieron expulsados el manudo Alex López y el morado Manfred Ugalde. Fotografía: Rafael Pacheco

La edición 323 del clásico nacional dejó un empate (1-1) entre Saprissa y Liga Deportiva Alajuelense; pero la historia no se acaba con ese punto que sumó cada equipo en la cancha.

Como ha sido habitual en todos los partidos dirigidos en este campeonato, Henry Bejarano anota en su reporte arbitral todos los incidentes que detecta y esta vez no fue la excepción.

En el clásico hubo dos jugadores expulsados en el minuto 8. El central primero le mostró la cartulina roja al hondureño Alex López “por conducta violenta, por dar una patada a un adversario con uso de fuerza excesiva, sin estar en disputa el balón”.

Luego expulsó al saprissista Manfred Ugalde “por conducta violenta, por darle un balonazo a un adversario con uso de fuerza excesiva”.

Pero esas expulsiones acarrearon algo más que será analizado por el Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol y es que en el apartado de incidentes, Bejarano anotó: “El jugador del Deportivo Saprissa Manfred Ugalde número 27 Manfred Ugalde Arce, después de ser expulsado al momento de dirigirse al sector de camerinos se refirió al cuarteto arbitral empleando lenguaje ofensivo e insultante”.

Inclusive, el silbatero apuntó la frase textual que le atribuye a Ugalde: “Siempre es la misma vara con estos hijueputas cagones”.

Los otros dos incidentes en el reporte fueron los momentos en los que tuvo que detener el clásico por los hechos violentos en la gradería sur del Estadio Ricardo Saprissa.

“Al minuto 25 el juego se detuvo por un periodo de 6 minutos debido a enfrentamientos en la gradería sur entre la barra de aficionados y los miembros de la Fuerza Pública”.

Y “al minuto 33 el juego se detuvo por un periodo de 12 minutos, ambos equipos y árbitros se trasladaron a la zona de camerinos, esto debido a los continuos enfrentamientos entre la barra de aficionados y la Fuerza Pública, misma situación en la gradería sur”.

Después de eso, en el reporte se detalla la razón de cada amonestación.

En Saprissa, las amarillas de Marvin Angulo y la de Aubrey David fueron por “realizar una entrada temeraria a un adversario” y la de Yostin Salinas por “dar una patada temeraria a un adversario”.

Mientras que en la Liga, la amonestación de Marco Ureña se mostró “por golpear a un adversario en forma temeraria” y la de Adolfo Machado “por desaprobar una decisión arbitral”.