Cristian Brenes. 17 febrero

Darryl Parker vivió uno de los momentos más críticos en su carrera deportiva. El retiro le pasó por la mente apenas a sus 26 años, pero en medio de las turbulencias, sus padres le dieron la mejor lección de vida, ya que pese a estar separados se unieron para ir al estadio y apoyarlo.

Parker volvió a sonreír por el fútbol, no solo porque fue figura en el triunfo de Cartaginés ante Limón (1-0), sino porque desde las graderías sintió el respaldo de sus papás. Incluso, los seguidores brumosos se volcaron a su favor, no hubo espacio para recriminaciones, algo que para nada se esperaba.

“Fue una lección de vida, porque mis padres son separados, pero en el juego ante Limón se unieron para venirme a apoyar, independientemente de las cosas. Vinieron mi tía y mi tío, así que fue una motivación extra, porque vi que mi familia está conmigo en estos momentos tan difíciles. No todo es malo, cuando suceden las cosas es por lago y al pasar por esto vi que muchos están conmigo. Ante Limón solo pasaron cosas positivas por mi cabeza”, señaló el cancerbero.

Darryl estaba convencido a tirar todo por la borda, tras cometer un error garrafal ante Herediano el miércoles anterior. Sobre la gramilla del Rosbal Cordero dijo “ya no más” y lanzó sus guantes. Un inicio de temporada con cinco fallos graves le pasó una factura mental muy alta y estaba convencido a no seguir.

No obstante, compañeros, rivales, amigos y hasta desconocidos le hicieron recapacitar. Sus redes sociales colapsaron con mensajes de aliento, según reveló. Eso sí, la llamada de su padre, Alberto Parker fue vital y se sumó a la confianza que desde el club también le transmitieron.

Darryl Parker sinitó que el mundo se le venía encima luego de fallar ante Herediano, en la fecha 10 del Clausura 2020. El arquero pensó en el retiro, pero sus familiares y amigos lo levantaron y en la fecha siguiente sacó un gran juego en el gane ante Limón 1 a 0. Fotografía: Rafael Pacheco.
Darryl Parker sinitó que el mundo se le venía encima luego de fallar ante Herediano, en la fecha 10 del Clausura 2020. El arquero pensó en el retiro, pero sus familiares y amigos lo levantaron y en la fecha siguiente sacó un gran juego en el gane ante Limón 1 a 0. Fotografía: Rafael Pacheco.

“Lo que hice fue motivarlo, porque hay que atacar el problema. Le dije que no le hiciera caso al público y a la prensa y que hiciera lo suyo, porque él puede y es más bueno de lo que se imagina… Nos unimos para apoyarlo. En mi caso vengo desde Limón y cada vez que puedo saco el ratito para verlo en vivo. Después de este partido ante Limón me sentí un padre feliz y más que atajó contra el equipo de mis amores, porque soy limonense. Apoyo a mi hijo 100% y voy con él, realmente me siento muy orgulloso”, señaló el papá del futbolista.

Parker reconoció que su principal problema estaba en la parte mental y que se llenó de desconfianza luego de equivocarse las primeras veces contra Saprissa y San Carlos. Es por esto que aceptó la ayuda de un persona que apareció de la nada en su vida y que le ofreció ayuda en este campo, pese a que él no fue quien la buscó.

El arquero prefirió reservarse el nombre de la “señora” que lo guía en este instante. El guardameta destacó que más adelante lo hará, pero por ahora prefiere enfocarse en agradecer a todos los que se acercaron a él y que lo motivaron a seguir.

“Fue muy bonito y agradezco mucho el apoyo. Pensé que la afición me iba a recibir de otra forma, pero fue todo lo contrario y esto demuestra que aún confían en uno, así que no hay mejor forma que devolver esto que con un buen trabajo… Empecé a trabajar con una señora que me brindó su apoyo, que me dijo que jalara cosas buenas, independientemente de si me iban a gritar o no, y gracias a Dios se vio en la cancha. El profesor y la directiva me dieron su confianza y eso vale mucho para mí”, añadió.

El guardameta también tuvo palabras para Carlos Watson, quien es uno de sus mentores y la semana anterior defendió las cualidades del brumoso en nota con La Nación. Darryl indicó que aún no habla con Watson, pero vio la nota y sabe bien lo que su padre futbolístico le recomendaría hacer.

“Watson me conoce, soy como un hijo para él y sé que he dejado de hacer algunas cosas. Debo retomarlas y le agradezco a él porque me di cuenta de los comentarios que hizo sobre mí, así que por más que exista distancia, uno sabe que hay personas como él que están con uno”, finalizó.