José Pablo Alfaro Rojas. 24 julio
Jorge Luis Pinto junto al presidente de Linafa, Juan Carlos Román, durante una capacitación ofrecida por el técnico en suelo tico. FotografÍa: Carlos González.
Jorge Luis Pinto junto al presidente de Linafa, Juan Carlos Román, durante una capacitación ofrecida por el técnico en suelo tico. FotografÍa: Carlos González.

Un grupo de 50 equipos que participaron en los últimos torneos de la liga de fútbol aficionado (Linafa) envió una carta al Comité Ejecutivo de la Fedefútbol solicitando la renuncia del presidente de la organización, Juan Carlos Román, por supuestas irregularidades en la compra de unos productos sanitarios.

Los clubes reclaman dos hechos esenciales: Primero, que el jerarca habría comprado parte de los productos de limpieza utilizados para aplicar el protocolo sanitario de los partidos de la fase final del último torneo a la empresa Central Distribuidora E J L (Cedigel), de la que forma parte Román, como secretario de la junta directiva.

El costo que se le cobró por el protocolo sanitario los equipos participantes ronda los ₡400.000. Estos clubes insisten en que han solicitado las facturas de esta compra, pero no han recibido respuesta alguna.

Segundo, que Linafa les cobró cerca de ₡500.000 de inscripción a cada equipo para jugar el próximo torneo y, como no cancelaron el monto, se quedaron fuera de la competición.

Según los clubes, las circunstancias actuales no permiten hacer tal pago, pues además de las limitantes económicas, es poco probable que se pueda jugar el torneo completo a causa de la pandemia provocada por la Covid-19.

“Estamos pidiendo la renuncia de Román porque sentimos que los montos de la inscripción son demasiado altos. Para qué vamos a pagar si este año es muy difícil que se juegue, para qué vamos a dar un dinero que va a quedar ahí guardado; entonces nos dijo que si no pagábamos, quedábamos fuera de Linafa. Y hay equipos que tienen 25 años de participar”, explicó Gustavo Picado, presidente del equipo de Desamparados y uno de los voceros del grupo opositor a Román.

Se defiende. Román rechazó las acusaciones y, por el contrario, afirmó que puede demostrar que Linafa no le compró los artículos de limpieza a la compañía de la que es parte.

El dirigente afirma que todos los productos que se adquirieron para cumplir con los protocolos sanitarios se le compraron a distintos proveedores y, en el caso del alcohol en gel, a una distribuidora.

Se le cuestionó por qué no ha entregado las facturas a los equipos, pero afirma que aún no está lista la liquidación y que la documentación se enviará en los próximos días.

Sobre el monto de inscripción de ₡500.000 que se realiza previo a cada torneo, señaló que es un precio ya establecido por la asamblea de Linafa desde mucho tiempo atrás como parte de los requisitos de inscripción.

Según Román, las molestias de algunos equipos no tienen relación con este pago, y más bien nacen por la forma en que la Asamblea repartió el premio mundialista de Rusia 2018. La liga de fútbol aficionado optó por no depositarle el dinero a cada equipo (cerca de ₡1,3 millones), pues decidió ofrecerle dos alternativas para canjear este monto.

En la primera opción se les ofreció cubrir con ese dinero el costo de la inscripción por un año, así con el pago de los árbitros por unos partidos. La segunda alternativa era darles unos uniformes, así como unos balones y una disminución en la inscripción.

Según el dirigente, otro factor que caldeó los ánimos fue el cambio de formato de la Primera cuando se acercaba la recta final, pues algunos equipos se sintieron perjudicados en los sorteos e incrementaron los reclamos.

Los clubes, en cambio, afirman estar muy molestos, pues aseguran que Román optó por echarlos de la Liga y subió de categoría a un grupo de clubes de tercera división solo para llenar los cupos. (Lea la entrevista completa con Juan Carlos Román, presidente de Linafa).

Entrevista con Juan Carlos Román, presidente de Linafa.

‘Puedo enseñarle todas las facturas’

Los equipos aseguran que usted está haciendo negocio con Linafa, pues le compró algunos productos de limpieza a una empresa de la que forma parte.

No es cierto y le voy a explicar lo que pasó: Luis Jiménez, el presidente de la Primera de Linafa, es el dueño de una empresa que se llama Cedigel, y yo también soy parte de esa compañía, que creamos en octubre pasado.

Cuando Luis Jiménez va a contestar unas consultas a los clubes sobre el protocolo, lo hace desde su WhatsApp personal, en donde dice que es el dueño de Cedigel.

Entonces estos chavalos dijeron que Linafa le había comprado todos los productos a esa empresa para que yo ganara plata, algo que no es cierto.

Yo puedo enseñar todas las facturas, de la primera a la última, que muestran que el producto se compró directamente a las distribuidoras.

¿Usted forma parte de esta empresa?

Yo acepto que soy parte de la empresa y eso no es ningún delito, pero lo que no es cierto es que yo haya comprado los productos de Linafa a mi empresa.

Le puedo decir que no le compramos nada. Las facturas de jabón en gel no tienen nada que ver con Cedigel. Yo cierro la serie final hace 15 días, entonces necesitamos hacer la liquidación.

Le digo que contratamos servicios de ambulancia, un doctor para todos los partidos, compramos la seguridad privada, compramos los servicios de licencia, compramos la desinfección a la gente que le hizo el trabajo a la Liga y Herediano.

Los clubes afirman que Linafa está cobrando ₡500.000 para iniciar el nuevo torneo, cuando no tienen plata para salir en medio de esta crisis. Ellos dicen que usted los amenazó con expulsarlos de Linafa al no querer pagar.

Primero que todo tengo que decir que ese monto no es de ahora, es de hace tres o cuatro torneos y no se ha subido. ¿Qué es lo que pasa? El año pasado, como parte de la negociación con los equipos por el premio del Mundial de Rusia, Linafa les hizo dos propuestas para utilizar este dinero.

La primera era que no pagaran nada de inscripción para el torneo siguiente y además se asumiera el costo del arbitraje de algunos partidos. La idea era llegar a los ₡1,3 millones de colones por equipo (correspondiente al premio mundialista).

Es decir, algunos equipos aceptaron esta propuesta y no pagaron nada de inscripción el año anterior.

La segunda opción, que la aceptaron otros clubes, era darles un uniforme, unos balones y que solo pagaran un porcentaje de la inscripción, cercano a los ₡200.000. Eso lo escogieron los equipos.

La Asamblea decidió darle este dinero a los equipos a través de estas dos opciones. Un 70% decidieron que se le diera la inscripción en el primer año más el arbitraje; el otro 30% optó por la segunda alternativa.

¿Qué pasó? Ellos se disgustaron porque no le dimos el efectivo a cada equipo. ¿Qué es lo que pasa? Que si yo les doy el equipo ese dinero nunca llega a los equipos.

Sobre el pago de este torneo, el reglamento establece que tienen 30 días para hacer el pago y 30 días para inscribir los equipos. Se le habló a los clubes de que íbamos a hacer la inscripción.

Como algunos se molestaron, les dijimos que hicieran el pago en dos tractos. Nosotros le dimos la fecha y después de esa fecha se cerró la inscripción. Yo no los estoy echando, pero si usted no quiere participar entonces no se inscribe. Punto, murió el tema.

Cuando se habla de 50 equipos menos, da la impresión de que son muchos. ¿Le preocupa la decisión que pueda tomar la Federación?

Bueno, pero yo puedo decir que son 100. El asunto es que yo tengo que ver ahora cuáles casos son recientes, porque yo sé de equipos que bajaron hace dos años y aparecen ahí, es decir, no son de Primera de Linafa.

No estoy preocupado porque lo de la empresa de limpieza es mentira y también tengo toda la documentación del premio del mundial para justificar las cosas.

¿Usted dice que la molestia de los clubes nace por la forma en que se repartió el premio del Mundial?

Eso es solo una parte. Es que ellos solo dicen una parte, no dicen que con ese premio se canceló una parte de la inscripción o del pago de árbitros, por ejemplo. Ellos también están peleando que no tienen representación en la Asamblea de Linafa, y es simplemente porque la Asamblea no ha querido aceptarlo.

Cuando se creó la Asamblea hace 38 años se constituyó por regiones y no por equipos. Porque son 1.000 equipos. ¿Entonces cómo va a lograr usted que se pongan de acuerdo 1.000 equipos? Ellos dicen que no tienen voz ni voto, pero en realidad sí tienen voz, ellos antes de iniciar el torneo se han reunido conmigo a hablar y a decir qué les parece y qué no. Nosotros tenemos que velar por la generalidad de todos los equipos.

¿Le preocupa que el Comité Ejecutivo de la Fedefútbol pueda tomar una decisión y quitarlo de su cargo?

A mí no me puede quitar el Ejecutivo, el que me puede quitar es la Asamblea de Linafa, que fue el órgano que me eligió. Nosotros tenemos independencia de la Federación.

Y además, estos equipos ya no forman parte de Linafa, entonces no tienen derecho a pedir nada. Sin embargo, yo no me pongo en ese extremo.