Steven Oviedo. 23 julio
Gerson Torres enfrenta a Rooney Mora en el juego de la UCR ante el Herediano, el sábado. Foto: Albert Marín
Gerson Torres enfrenta a Rooney Mora en el juego de la UCR ante el Herediano, el sábado. Foto: Albert Marín

La carrera de Gerson Torres en el fútbol ha ido a una velocidad que ni él mismo ha podido controlar, pero su regreso al Herediano aparece como la pausa necesaria para catapultar nuevamente todas sus cualidades deportivas.

Torres salió del conjunto rojiamarillo en diciembre del 2016 con la ilusión de llegar a uno de los equipos más grandes del continente: el América de México.

No obstante, terminó jugando la mayor parte del tiempo con el sub-20 de las Águilas y luego dio el paso al Necaxa, donde los minutos también escasearon.

“Creo que di pasos muy agigantados, me brinqué muchos procesos que debí haber llevado para que me ayudaran en este momento. Creo que ahora es luchar y trabajar. Quiero concentrarme más para volver a ser ese Gerson que ustedes vieron”, confesó Gerson Torres, volante del Herediano.

Torres finalizó el torneo anterior con la consigna clara de que su futuro estaba nuevamente en México, pero la historia tuvo un desenlace diferente.

El gerente deportivo de Necaxa le había dicho al volante que entraría en el equipo, pero Guillermo Vázquez, entrenador del club, consideró que requería un futbolista con un perfil distinto.

Luego del finiquito con Los Rayos, Torres estuvo cerca de firmar con el Querétaro de Víctor Manuel Vucetich, pero la opción no se concretó y también se valoró ir al Toluca de Ricardo La Volpe, pero el equipo del argentino tiene colmadas las plazas de extranjeros.

“Es una tranquilidad, quizá uno inmaduramente estaba en Herediano, pero uno sabía que tenía asegurado volver a México. Tengo 21 años, aún estoy muy joven. Quiero hacer las cosas bien y si se da la oportunidad de salir otra vez, bienvenido sea”, comentó el futbolista.

Torres ya no tiene ese plan B; ahora su realidad es distinta, pero se enfoca en sacar al jugador que brilló con el Herediano y Belén FC.

“Cuando estaba en México me desesperaba por no jugar, pero la gente me decía que debía estar tranquilo, que estoy muy joven. Ya uno piensa más maduro, aún tengo muchas oportunidades, en mi momento estuve muy bien futbolísticamente. También me desesperé porque nunca me llamaban a la Selección”, añadió Torres.

Uno de los puntos que rescata es el apoyo que ha tenido de Jafet Soto, quien siempre ha estado pendiente de lo que pasa con él.

Soto utilizó a Gerson Torres en 17 partidos del semestre anterior, en los que acumuló 878 minutos entre campeonato local y Liga de Campeones de la Concacaf.

“Él siempre ha estado pendiente de mí, desde que salí del Herediano. Siempre está en comunicación conmigo, nos hablamos y le dije que si no salía las opciones de México podía volver al Herediano”, finalizó el jugador.

Gerson Torres se amolda al perfil de futbolista que quiere Jafet Soto por los costados, con mucha velocidad y que encare al rival.

Una ventaja para Torres en este campeonato es que Jimmy Marín y Luis Díaz salieron del equipo; ambos eran los titulares en esas posiciones.

En el primer partido del torneo, el sábado, Torres jugó 19 minutos ante La U.