Fanny Tayver Marín. 8 febrero
Carol Sánchez publicó una fotografía con Hanna Gabriel mientras hacían escala en Panamá. Fotografía: Instagram Carol Sánchez
Carol Sánchez publicó una fotografía con Hanna Gabriel mientras hacían escala en Panamá. Fotografía: Instagram Carol Sánchez

Mientras hacían escala en Panamá por su viaje de regreso a casa, las integrantes de la Selección Femenina aún estaban invadidas por una mezcla de sentimientos encontrados.

Habían pasado pocas horas después de que perdieron ante Canadá (1-0) en las semifinales del Preolímpico, un resultado doloroso para ellas, porque a todas les quedó la sensación de que un detalle hizo la diferencia y que ellas perfectamente pudieron haber dado la sorpresa y lograr una histórica clasificación a Tokio 2020.

El resultado es difícil de digerir para las ticas, principalmente por cómo se dio el juego y mientras estaban ahí, en la sala de abordaje, se percataron de que en ese mismo vuelo iba como pasajera la boxeadora Hanna Gabriel.

Fuera del ring y sin guantes, la campeona mundial de las 154 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) dio un golpe de ánimo a las futbolistas.

Hanna pidió autorización a la tripulación e ingresó a la cabina junto al capitán. Su intención era emitir un mensaje para que lo escucharan todos los pasajeros.

El gesto caló hondo en la Sele Femenina y la defensora Carol Sánchez lo dio a conocer mediante una historia en su cuenta de Instagram.

Cuando la pugilista se presentó y se escuchó su voz en el avión, comenzaron los aplausos.

Seguidamente, Hanna dijo: “Yo quiere darles un mensaje a ellas, porque yo sé que los resultados es lo que la gente mayormente ve, pero, definitivamente, el valor y la valentía que conlleva simple y sencillamente decir yo quiero ser futbolista, yo quiero ser una profesional, yo quiero ir hacia adelante y quiero representar a mi país, va mucho más allá”.

Además, agregó: “Y yo como atleta sé los días incansables, los entrenamientos, el esfuerzo, sin el muchísimo apoyo que nuestro país nos da y yo quiero que esta noche, aunque muchos no lo reconozcan, nosotros reconozcamos todo ese esfuerzo con un aplauso desde el lugar más amoroso que tengamos para todas ellas”.

De forma inmediata, en el avión se escucharon aplausos y gritos de apoyo.

Hanna cerró su intervención diciendo: “Las felicito chicas y espero en algún momento ver el sueño materializado en unos Juegos Olímpicos, ojalá en los próximos. Son unas campeonas y las amamos y las reconocemos. Besos, besos, besos, besos... Y gracias al ‘capi’ por dejarme meterme aquí”.

El emotivo mensaje provocó que una vez finalizado su mensaje, en ese avión en el que arribaron a Costa Rica tanto la pugilista como las futbolistas, comenzara a cantarse: “Oeoeoeoé, ticos, ticos...”.