Juan Diego Villarreal. 9 mayo
Pedro Leal no puede contener su euforia y se funde en un abrazo con el delantero Álvaro Saborío (9), tras marcarle el gol a Herediano. Fotografía José Cordero
Pedro Leal no puede contener su euforia y se funde en un abrazo con el delantero Álvaro Saborío (9), tras marcarle el gol a Herediano. Fotografía José Cordero

La historia del lateral Pedro Leal con San Carlos había tenido más momentos amargos que alegrías. Su andar por las tierras norteñas había sido un calvario de lesiones y desilusiones, hasta el pasado miércoles.

Sin embargo, el aguerrido lateral porteño nunca claudicó y en su afán de demostrar sus condiciones le anotó al Herediano el tanto que le dio la clasificación a las norteños a la final del Torneo de Apertura y la posibilidad de campeonizar en caso de ganar la segunda ronda.

Afligido por las lesiones en el pasado, que le han impedido regularidad e incluso lo hicieron pensar en el retiro tempranero, Pedro una vez más volvió como el Ave Fénix para retomar protagonismo y por una noche ser el héroe sancarleño.

“Me siento contento. He pasado momentos complicados que nadie se imagina y a nadie se los deseo. Fue muy duro, pero anotarle el gol a Herediano es una gran satisfacción, colaborar con el equipo que en todo momento me ha respaldado”, aseguró Leal.

Los instantes amargos no se olvidan fácilmente: no poder jugar en el torneo anterior fue el pan de cada día para el lateral de 30 años.

“Cuando llegué a San Carlos tuve una lesión muy fuerte de cartílago en mi rodilla izquierda, por lo que me perdí cuatro meses. En ese campeonato solo jugué el partido de vuelta de la semifinal ante Alajuelense donde me tocó tirar un penal y me lo atajó (Patrick) Pemberton”, dijo con amargura Leal.

Para el Clausura 2019 todo pintaba diferente para Pedro; incluso fue titular durante los ocho primeros partidos del campeonato, hasta que una vez más las lesiones volvieron a hacer estragos y se perdió los restantes 14 partidos de la fase regular.

“Aunque venía jugando bien y teniendo regularidad me contracturé y a raíz de eso tuve un desgarro grado tres y no volví a jugar hasta el partido del sábado anterior en Heredia, donde jugué como un volante delante de la línea de cuatro, que realmente no es mi puesto”, recordó Leal.

El lateral, quien militó en Puntarenas FC, Carmelita, Pérez Zeledón y Universidad, volvió a ingresar de cambio frente al Team en el partido de vuelta, el miércoles en el Carlos Ugalde, para convertirse en el gran protagonista y darle el pase a la final a los sancarleños.

“No me sentí héroe. Fue una labor de equipo, mi granito de arena a un trabajo de todo el plantel. Fue un momento de desahogo, porque me sentía en deuda conmigo, con todo el equipo. Está es una gran institución y hemos luchado muy fuerte para estar entre los mejores del campeonato y estamos cumpliendo un objetivo al estar en la gran final”, expresó Leal.

Sobre la final ante Saprissa, que arranca este domingo a las 4 p. m., en el estadio Ricardo Saprissa, el exmundialista juvenil de Egipto 2009 indicó que será muy complicado.

“Saprissa es un rival difícil, pero tenemos que pasarle por encima a quién sea para ganar el campeonato. Contamos con un gran grupo, líderes que manejan muy bien el camerino y saben jugar estas instancias. Ahora nos toca a todos sacar la tarea y darle una gran alegría a esta afición que nos apoya de principio a fin”, enfatizó Leal.