Esteban Valverde. 22 marzo
Fernando Ocampo, presidente de Alajuelense, atendió a La Nación para hablar sobre el complicado momento que vive el fútbol nacional por la crisis que ha provocado el nuevo coronavirus. Fotografía: Rafael Murillo
Fernando Ocampo, presidente de Alajuelense, atendió a La Nación para hablar sobre el complicado momento que vive el fútbol nacional por la crisis que ha provocado el nuevo coronavirus. Fotografía: Rafael Murillo

Fernando Ocampo, presidente de Alajuelense, habla con preocupación. El jerarca de Alajuelense es consciente que el fútbol tico fue infectado fuertemente por el covid-19 y está a punto de ingresar a cuidados intensivos.

El jerarca de Alajuelense se quita la camisa rojinegra y lidera los esfuerzos de la Unafut en la crisis por el covid-19. Importa poco quién queda campeón, quién desciende o quién va a la Selección. Preocupado por los clubes pero más aún por el sustento de las familias que viven del fútbol, el jerarca lucha en el balompié contra la problemática que enfrentan todos los sectores empresariales del país

Se confiesa incómodo con la idea de declarar el certamen desierto, ya que las implicaciones económicas serían letales para ciertas instituciones.

Ocampo habló con La Nación sobre lo sombrío que es el futuro para el fútbol. Él asegura que a nivel de presidentes han pensado en todo y que son necesarias medidas, que no puede revelar todavía, de mitigación para aminorar el impacto. El liguista no esconde que habrá pérdidas, además de que el nivel económico de los salarios no se podrá mantener; empero, asegura que si se actúa en conjunto, los daños serán de alguna forma controlados.

¿Cuáles son las repercusiones de declarar el torneo por finalizado?

Yo lo que creo que hay que entender es que hoy en día hay una afectación importante en el fútbol. Recordemos que hay cuatro elementos fundamentales en los presupuestos de los equipos que son: taquillas, derechos de TV, todo lo que son patrocinios y mercadería. Dos de esos rubros, dos están prácticamente en cero, porque no hay taquillas y tampoco se está vendiendo mercadería.

Solo en taquillas y mercadería hay una afectación enorme.

Ahora, nosotros hemos venido evaluando muchas posibilidades y todas están sobre la mesa. Uno en tiempo de crisis debe trabajar con todas las posibilidades, respecto a eso la última posibilidad es suspender el torneo por las implicaciones que eso tiene.

¿Cuál es la implicación que más le preocupa?

La principal repercusión es que una gran cantidad de jugadores terminan contrato al momento en que finaliza el campeonato. Números preliminares que hemos establecido es que alrededor de un 65% a un 67% de los contratos terminarían en el momento en que termine el torneo, eso generaría un impacto muy fuerte en muchas de las familias de los futbolistas que están hoy en la Primera División, porque además es un periodo donde los clubes reduciremos al máximo el tema de contrataciones.

Yo no me imagino a ningún club contratando.

¿Qué pasa con los contratos de jugadores si se finaliza, en este momento, el torneo?

Se termina el contrato, quedan libres, quedan sin trabajo. Por la forma en que se estructuran los contratos, la relación laboral finaliza con la finalización del campeonato. Ese es, sin duda alguna, el principal impacto que esto tiene. Alguna gente, tal vez, no lo entendió, pero nosotros venimos insistiendo en que esto hay que verlo desde un punto de vista de cómo protegemos y mitigamos el impacto de las familias que están dependiendo hoy del fútbol.

¿Qué está pasando con los contratos con patrocinadores?, porque están sin exposición y no saben si la tendrán a futuro.

Hemos estado hablando con patrocinadores y ellos están apoyando. Todos tenemos la esperanza de que el torneo se reanude y ahí tendríamos que ir viendo caso por caso, viendo a ver si hay temas de exposición de marca, también los que pautan en las vallas del estadio. Si no hay fútbol pues tendremos que ver cómo les extendemos el plazo que no tuvieron, pero sin duda hay una afectación.

Yo lo que debo decir es que hay una solidaridad importante de todas las empresas; pero es fundamental que el campeonato vuelva para tener la exposición de vallas y de uniformes. La suspensión genera problemas de otra naturaleza con los patrocinadores.

Pero, ¿hay temor de que los patrocinadores desistan ante la evidente crítica situación económica que tendrá el país?

Es que uno tiene que programarse pensando en el peor escenario. Estamos en época de crisis y hay que ver los panoramas más complicados; por eso hay que tomar medidas urgentes como familia del fútbol para mitigar el impacto. Nosotros estamos apelando a la solidaridad de los patrocinadores, pero entendemos que la situación del país se complica.

Bajo esa perspectiva lo que es urgente es que todos tomemos las medidas desde ya. Hay varias medidas en la mesa, pero estamos discutiendo. Estamos Asojupro, clubes, jugadores, Federación... Todos de lleno buscando cómo aminorar el impacto que esto tiene en el fútbol.

Al inicio no se entendió por qué los presidentes queríamos continuar con la actividad, pero es que era necesario que fuera una petición del ministro porque si llega un patrocinador mañana a decirme a mí que no me va a pagar pues yo tengo que decirle que a mí me ordenaron suspender. Hay una diferencia entre eso y suspender porque yo quería.

¿Los derechos televisivos tienen una misma dinámica que los patrocinadores?

Estamos conversando con las televisoras, por supuesto, esto es un problema de todos hasta, de la prensa deportiva. ¿Cómo se van a sostener ustedes si en tres meses no hay torneo? La gente no ha entendido la magnitud de esto. Nosotros estamos con las televisoras trabajando, tratando de ver cómo generamos contenidos. Este es momento de ser creativos y la próxima semana se crearán estrategias para crear contenidos. Hay que buscar ideas nuevas y por eso tenemos el Juego de Estrellas, también la Supercopa, estamos viendo cómo generamos ingresos para aminorar la crisis, pero sí es claro que a todos nos va a doler esto.

A todos, con lo que ha pasado a hoy, nos va a doler.

¿Podrían desaparecer equipos después de esto?

Si no se toman medidas de urgencia, puede que de este golpe algunos equipos no se levanten y ahí pongo a todos, a los grandes y los pequeños. En este momento está en el interés de todos; Asojupro, patrocinadores y clubes hemos comprendido que si no nos unimos vamos a lamentar mucho el golpe. Urgen medidas, hemos hecho reuniones virtuales para buscar alternativas, sé que las próximas horas serán muy importantes.

Esto no se trata de que cada equipo por aparte tome medidas, esto es que se tome una medida pareja para todo el ecosistema fútbol y así buscar que el daño sea el menos posible, porque daño ya hay.

En Francia se habla de pagarle a los jugadores solamente el 84% de su salario y el resto que vaya a un ahorro de sueldos. ¿Algo así se podría hacer acá?

Vea, hemos revisado lo que han hecho en otras latitudes, pero acá hay que hacer nuestra propia solución. Yo en este momento no puedo dar detalles porque esto es de discusión y análisis, es un proceso de conversaciones que estamos teniendo. Yo espero que pronto podamos anunciar las medidas, pero hay varias sobre la mesa.

¿Cómo se valora lo deportivo en este momento donde lo trascendental es cómo sobrevivir el golpe en la salud, primero, y a la industria, como consecuencia?

Lo deportivo pasa a segundo plano. Yo a veces veo que la gente valora más la suspensión del campeonato y se enfoca en quién queda campeón y quién desciende... Eso es secundario porque hay una gran cantidad de familias que dependen del fútbol y si no salimos librados de eso nos va a costar muchísimo. En Alemania están diciendo que si no juegan quiebran, entonces imagínese aquí.

En Costa Rica hay equipos que los sostienen patrimonios personales y si no tomamos medidas para apoyarnos entre todos lo vamos a lamentar.

¿Qué piensa de El Salvador? Allá el torneo se declaró finalizado por completo.

Hacemos la valoración día a día. Jugar a puerta cerrada es una posibilidad acá cuando esto baje, pero también está la opción de suspender (dar por finalizado), aunque a mí no me agrada. Hoy lo primordial es mitigar el impacto para todos sin importar el equipo. Yo respeto a otros países que suspenden (finalizan) el campeonato, pero creo que es una decisión que lo que dice es: ‘sálvese quien pueda’.

¿Cómo se manejan las cláusulas de los contratos de los futbolistas en estos momentos? ¿Se contempla como una falta poner en riesgo su salud, en las circunstancias que vivimos?

Sí, vamos a ver... se suspendieron los entrenamientos, pero cada quien tiene como profesional la forma de mantenerse en este periodo. Se están haciendo valoraciones virtuales, ahora los jugadores deben ser conscientes de la magnitud del problema que hay y también la magnitud de su responsabilidad. Yo creo que el quedarse en casa aplica para todos y en el fútbol a eso súmele: ‘haga lo que le toca’.

¿Qué tanto pesará la opinión de los jugadores en las decisiones que se tomen? Porque ellos fueron los que pidieron no jugar más.

Lo que pasa es que cuando comienzan a ver la magnitud del problema llega la perspectiva. Aquí vamos a poner todos de nuestra parte, nosotros queremos un acuerdo entre todos para mitigar esto. Para mí en un escenario que usted diga: “usted salga adelante a cómo pueda”, pues se va a lamentar. Por eso la responsabilidad es no pensar en lo individual, sino en lo colectivo. Nada hacemos con que tres equipos sobrevivan a esto, pero otros no. Aquí no valen actitudes egoístas.

¿Cuánto puede aguantar un equipo, económicamente, sin jugar?

Va a depender de las medidas que implementemos cuánto antes y la próxima semana será clave.

¿En el fútbol podría aplicarse la ley de baja de salarios por el bajonazo de ingresos?

Se podría aplicar, claro que sí. Pero repito, yo esperaría que no sea una herramienta que sea así a ‘rajatabla’. Hay que buscar medidas para mitigar. Eso sí, hay que tener algo claro, alguien que esté en el fútbol no puede pretender que con esta situación sus ingresos queden iguales, mientras dure esta situación y afectación es imposible.

¿Hay preocupación porque bien el Gobierno podría decir sin fútbol hasta setiembre o el otro año?

Bueno es una posibilidad y aquí respetaremos lo que diga el Gobierno, pero como nadie puede saber cómo se desarrollará esto pues haremos medidas para mitigar.

¿Entonces esas medidas, que ya me dijo no puede adelantar, no dependen de jugar fútbol?

No, para nada. Partimos de una realidad de que por un tiempo no vamos a jugar, porque no estamos jugando. Entonces las medidas hay que implementarlas porque no sabemos cuánto durará esta situación.