Fanny Tayver Marín. 21 abril
Fernando Ocampo acude a prácticamente todos los partidos de fútbol femenino de la Liga. Fotografía: Rafael Pacheco
Fernando Ocampo acude a prácticamente todos los partidos de fútbol femenino de la Liga. Fotografía: Rafael Pacheco

Una situación muy peculiar se presentó en el partido de fútbol femenino que terminó 0-0 entre Herediano y Alajuelense, porque el presidente liguista Fernando Ocampo tuvo que salir del Estadio Nicolás Macís por orden del árbitro Kevin Ruiz.

Él acudió al reducto en Escazú junto al directivo Sebastián Trigueros para acompañar a las leonas.

A control remoto, ellos seguían la pista de la victoria del campeón nacional por 3-0 en el Morera Soto contra Jicaral.

Desde hacía tiempo, la propia afición rojinegra clamaba por tener un equipo femenino y Ocampo ha sido uno de los impulsores para que ese representativo naciera y se mantenga, dándoles a las futbolistas condiciones que prácticamente nunca habían tenido.

Cuando ellas juegan, la gran mayoría de veces él está presente en el estadio.

En aquella final a estadio lleno y con Shirley Cruz como capitana, el liguismo había prometido a sus jugadoras que nunca más volverían a jugar en silencio. En vista de que por la pandemia los partidos son a puerta cerrada, él se convirtió en la voz de la afición.

Siempre está ahí, alentando desde la grada y eso es algo que resaltan en las transmisiones televisivas.

En el clásico femenino, Saprissa se había quejado por los gritos de Ocampo, pero Saphire Stockman (la central) respondió que era apoyo y no pasaba nada.

Pero la situación cambió en el partido entre rojiamarillas y rojinegras.

Corría el minuto 70 y en TDMás informaban que no tenían claro qué escuchó el réferi, pero que mandaron a sacar del partido a Fernando Ocampo.

Dos minutos después, el jerarca de la Liga se marchó.

El periodista Rándall Álvarez decía en la transmisión: “Es un caballero, va a abandonar sin mayor problema. No se va a apuntar con semejante espectáculo, no va a contribuir con el papelón que hace el árbitro principal”.

Posteriormente, el presidente de la Liga se refirió a la situación.

“¡Increíble! El árbitro me pide que abandone el estadio por gritar. Si queremos promover que el fútbol femenino crezca hay que empezar por el arbitraje, especialmente cuando ponen hombres a pitar. Este no es lugar para experimentos. Si no tienen carácter, deben buscar otra profesión. No sé qué van a hacer cuando podamos volver al Alejandro Morera Soto y tengan que pitar con el estadio lleno”, expresó el jerarca manudo.

Originalmente, en los nombramientos arbitrales comunicados por la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), ese partido se le había encomendado a Marianela Araya.

Empero, hubo un cambio. Y el central fue Kevin Ruiz.

A Ocampo le llama la atención que casi siempre los partidos del fútbol femenino son dirigidos por mujeres, pero en esa ocasión la tarea se le asignó a un hombre.

“No pitan en ningún partido y como gran ‘gracia’ los traen a pitar supuestamente los partidos ‘bravos’, sin entender nada”, opinó.

Cuando quien arbitra siente que algún integrante de junta directiva está gritando improperios, primero se da una llamada de atención como advertencia.

En este caso, quienes estaban en el estadio no escucharon insultos de ningún tipo y la decisión inmediata del árbitro fue mandar a decirle a Ocampo que si no se retiraba del estadio, el partido no continuaba.

Herediano es líder del fútbol femenino con 23 puntos, seguido por Saprissa FF con 22 y Alajuelense con 20.

Dimas Escazú cierra la zona de clasificación con 19 unidades, seguido por Sporting FC con 18, Suva Sports con 16, Coronado con 7 y Pococí con 3.

Si desea unirse al canal AlajuelenseLN en Telegram, aquí encontrará el enlace directo.